Uni­dad

El Financiero - - OPINIÓN -

El desafío más im­por­tan­te que te­ne­mos ade­lan­te es el de po­ner­nos de acuer­do en lo mí­ni­mo que ne­ce­si­ta­mos pa­ra cre­cer co­mo país. Han pa­sa­do va­rios me­ses des­de el día de la elec­ción y pa­re­cie­ra que, en lu­gar de es­tar crean­do los con­sen­sos ju­rí­di­cos, eco­nó­mi­cos y hasta éti­cos que re­quie­re es­te cam­bio de época, nos di­vi­di­mos sin re­me­dio.

Si bien la op­ción política que arra­só en los pa­sa­dos co­mi­cios es un mo­vi­mien­to com­pues­to de mu­chos gru­pos con vi­sio­nes dis­tin­tas, su opo­si­ción no es di­fe­ren­te. Re­cu­pe­ra­dos de lo que pien­san fue una de­rro­ta, hoy se re­or­ga­ni­zan pa­ra ha­cer de con­tra­pe­so.

Bas­ta re­vi­sar las re­des so­cia­les (el cam­po de ba­ta­lla de es­ta gue­rra por la pro­pa­gan­da) o di­ver­sos es­pa­cios en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción pa­ra ad­ver­tir (só­lo co­mo ciu­da­dano en búsqueda de in­for­ma­ción con­fia­ble) que la ver­dad ya tie­ne va­rias in­ter­pre­ta­cio­nes. El ries­go es que en el cen­tro de es­ta ca­rre­ra por la in­dig­na­ción –cier­ta o no– la sociedad me­xi­ca­na em­pie­za a po­la­ri­zar­se de nue­vo. Pue­de que no sea no­ve­do­so, aun­que a juz­gar por la ma­ne­ra en que se in­ter­pre­tan los acon­te­ci­mien­tos, la re­con­ci­lia­ción a la que se ha lla­ma­do em­pie­za a de­bi­li­tar­se. Es com­pren­si­ble (no sé si ló­gi­co) que, du­ran­te es­ta tran­si­ción tan his­tó­ri­ca co­mo atí­pi­ca, los anun­cios se so­bre­es­ti­men y los erro­res se mag­ni­fi­quen. Con es­to no quie­ro de­cir que no exis­tan, por­que son más que evi­den­tes, pero tam­bién es­tá ese otro la­do de la mo­ne­da en la que va­rios per­so­na­jes tra­tan a dia­rio de cohe­sio­nar a una na­ción que vi­ve en la des­con­fian­za, in­clu­so hasta de ella mis­ma. Ha lle­ga­do a tal gra­do es­ta pug­na por lo que es real, que pa­ra cons­truir un cri­te­rio ob­je­ti­vo es re­qui­si­to ver el vi­deo com­ple­to, leer dos o tres dia­rios, y es­cu­char va­rias ve­ces el au­dio ín­te­gro pa­ra reducir las in­ter­pre­ta­cio­nes.

Pa­ra los que so­mos op­ti­mis­tas, es­te fe­nó­meno es só­lo el re­fle­jo de los ajus­tes de la nueva época; pa­ra quie­nes no lo son, se tra­ta de se­ña­les omi­no­sas so­bre lo que vie­ne. En el fondo, lo que pro­vo­ca es con­fu­sión y una in­cer­ti­dum­bre ar­ti­fi­cial se­me­jan­te a la que se fo­men­tó du­ran­te y an­tes de la cam­pa­ña pre­si­den­cial. No al­can­za­mos a po­ner los su­ce­sos en su jus­to me­dio, tal vez por­que he­mos te­ni­do po­cas oca­sio­nes a lo lar­go de nues­tra his­to­ria don­de un lí­der ab­so­lu­to y su as­fi­xian­te apa­ra­to de go­bierno de­ja­ran que los ciu­da­da­nos de­ter­mi­ná­ra­mos el rum­bo más con­ve­nien­te. La lec­ción que le di­mos al sis­te­ma po­lí­ti­co en ju­lio fue pre­ci­sa­men­te que sí po­de­mos to­mar de­ci­sio­nes sin mie­do al cam­bio o a los cos­tos im­plí­ci­tos que trae una trans­for­ma­ción. Pero ese mo­men­to ya pa­só. Hoy te­ne­mos la obli­ga­ción de pa­sar de la pro­tes­ta a la pro­pues­ta y a la ac­ción, esa que de­be po­ner a ca­da institución en el sitio que le co­rres­pon­de pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de to­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.