Del “boi­cot” y el cam­bio ge­ne­ra­cio­nal

El Financiero - - DEPORTES - Mi­guel Gur­witz Opi­ne us­ted: de­por­tes@el­fi­nan­cie­ro.com.mx @Mi­gue­l_Gur­witz

Me­nu­do se­gun­do se­mes­tre de la Se­lec­ción Me­xi­ca­na de Fut­bol: un mun­dial me­dio­cre, la ter­mi­na­ción de con­tra­to de Juan Car­los Oso­rio, in­de­fi­ni­ción con el nue­vo en­tre­na­dor y el su­pues­to en­fren­ta­mien­to con los li­de­res del equi­po.

En re­la­ción con es­te ul­ti­mo pun­to, ini­ciar di­cien­do que na­die es­ta por en­ci­ma de los in­tere­ses ins­ti­tu­cio­na­les po­dría so­nar a lu­gar co­mún, pero no lo es. Nin­gún jugador o gru­po pue­de con­di­cio­nar el ma­ne­jo de un equi­po, pero siem­pre será ne­ce­sa­ria la voz de quie­nes tie­nen la je­rar­quía y re­pre­sen­tan los in­tere­ses del gru­po. No es la pri­me­ra ni la úl­ti­ma vez que su­ce­den es­tos ro­ces, so­lo cam­bian los nom­bres con las ge­ne­ra­cio­nes. Hoy son Guar­da­do, Her­nán­dez o La­yún, ma­ña­na se­rán los Lo­zano y ayer eran los Már­quez, Par­do o Blan­co.

Y cla­ro que es de lla­mar la aten­ción la au­sen­cia de ju­ga­do­res im­por­tan­tes en el equi­po me­xi­cano, pero en es­te an­cho mun­do de las in­ter­pre­ta­cio­nes, chis­mes, ru­mo­res y fal­se­da­des, es fá­cil es­ta­ble­cer un “boi­cot” co­mo escenario prin­ci­pal, pero si en lu­gar de aven­tu­rar­nos es­ta­ble­ce­mos la ló­gi­ca de por me­dio, esa que nos in­di­ca que de los cua­tro ju­ga­do­res men­cio­na­dos, uno tie­ne un mes de inac­ti­vi­dad por en­fer­me­dad, el otro es­ta­rá fue­ra al me­nos 30 dias por le­sión, otro no es re­gu­lar y el que so­bra di­jo que no tie­ne co­no­ci­mien­to de al­gún pro­ble­ma con la Fe­de­ra­ción.

Aho­ra bien, asis­tir a la Se­lec­ción no de­be ser va­lo­ra­do co­mo un ac­to obli­ga­to­rio sino co­mo un pri­vi­le­gio, co­mo una opor­tu­ni­dad pa­ra tras­cen­der y po­si­cio­nar­se me­jor co­mo fut­bo­lis­ta, pero la Se­lec­ción co­mo institución de­be en­ten­der­lo igual, con­tar con los ju­ga­do­res más ca­pa­ces im­pli­ca tra­ba­jar me­jor y bus­car me­jo­res con­di­cio­nes que in­clu­yen el pro­yec­to a me­diano y lar­go pla­zo, es de­cir, el be­ne­fi­cio y el pri­vi­le­gio de­be ser de ida y vuel­ta, por­que si bien es cier­to que na­die es­ta por en­ci­ma de la institución, cier­to tam­bién es que las ins­ti­tu­cio­nes se cons­tru­yen gra­cias al ta­len­to y el es­fuer­zo de sus tra­ba­ja­do­res.

La ne­ce­si­dad es mu­tua: la Se­lec­ción Me­xi­ca­na ocupa el ta­len­to y la ca­pa­ci­dad de los que hoy no es­tán pa­ra in­ten­tar tras­cen­der en el cor­to y me­diano pla­zo, así co­mo los ju­ga­do­res ne­ce­si­tan la ca­mi­se­ta na­cio­nal pa­ra in­ten­tar for­mar par­te de una ge­ne­ra­ción que lo­gre sa­car del es­tan­ca­mien­to en el que se en­cuen­tra el equi­po, y quien crea que la se­lec­ción pue­de ser me­jor sin los que es­tán au­sen­tes, es­tán com­ple­ta­men­te equi­vo­ca­dos, así co­mo equi­vo­ca­dos tam­bién quie­nes crean que só­lo de­ben ser lla­ma­dos aque­llos ju­ga­do­res que por edad ten­gan la po­si­bi­li­dad lle­gar al si­guien­te Mun­dial. Se tra­ta de un pro­ce­so, de ha­cer me­nos brus­co el cam­bio ge­ne­ra­cio­nal ya pro­ve­char en el ca­mino el ta­len­to de los que es­tán dis­po­ni­bles. Se tra­ta de unir ju­ven­tud y ex­pe­rien­cia pa­ra po­der ge­ne­rar el cam­bio que el fut­bol me­xi­cano lle­va bus­can­do ha­ce mu­chos años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.