¿Cla­ve po­li­cia­ca pa­ra el amor?

Ariad­na cuen­ta có­mo su tra­ba­jo en Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca per­mi­tió ha­cer pa­re­ja con el hom­bre de su vi­da

El Guardián - - Policiaca - Juan Fran­cis­co Val­dés

Un dul­ce y lue­go un cho­co­la­te al la­do del par­te in­for­ma­ti­vo, co­men­za­ron a te­ner sig­ni­fi­ca­do pa­ra Ari. De­ta­lles que en­cen­die­ron la me­cha de lo que ha­bría de ex­plo­tar des­pués; una his­to­ria que con­si­de­ra ma­ra­vi­llo­sa y dig­na de con­tar­se en es­te día del Amor y la Amis­tad.

Ariad­na García Contreras, de 35 años, se ha­bía uni­do al área ad­mi­nis­tra­ti­va de la Po­li­cía de Ar­tea­ga, ahí co­no­ció a Eli­seo Vida­les Al­vi­zo, de 36, co­rría el mes de di­ciem­bre del 2015

“Los dos éra­mos nue­vos en la po­li­cía; él era ofi­cial ope­ra­ti­vo, y yo ela­bo­ra­ba los ofi­cios, los in­for­mes en el mis­mo turno de la ma­ña­na que ese en­ton­ces 8 de la ma­ña­na a seis de la tar­de, nos fui­mos co­no­cien­do”

“Pri­me­ro nos hi­ci­mos bue­nos com­pa­ñe­ros, por­que Eli­seo to­dos los días acu­día a mi ofi­ci­na a so­li­ci­tar ayu­da pa­ra ela­bo­rar un par­te in­for­ma­ti­vo, por que co­mo ten­go la ca­rre­ra de li­cen­cia­da en de­re­cho lo ase­so­ra­ba”.

En­tre otros do­cu­men­tos, Eli­seo le lle­va­ba tam­bi­pen las bo­le­tas de in­frac­ción pa­ra que las re­gis­tra­ra en el sis­te­ma y lue­go en­tre­gar­las a un juez ca­li­fi­ca­dor.

Una se­ma­na des­pués de co­no­cer­se Eli­seo le lle­vó un in­for­me es­cri­to en bo­rra­dor y de­ba­jo de la ho­ja le in­clu­yó un dul­ce, la ac­ción se re­pi­tió y en caía en sus ma­nos una pa­le­ta.

“Yo le acep­te el de­ta­lli­to que me lle­va­ba y co­mo no cap­ta­ba sus in­ten­cio­nes a los 15 días me em­pe­zó a lle­var cho­co­la­tes pe­ro ni así en­ten­día su men­sa­je, has­ta que me lle­vó una rosa, me e pu­se ner­vio­sa y me reí” .

Re­cuer­da que des­pués de un me­ses de co­no­cer­se, fue­ron in­vi­ta­dos por se­pa­ra­do a una fies­ta de cum­plea­ños en ho­nor a la hi­ja de otro de sus com­pa­ñe­ros y se sen­ta­ron en la mis­ma me­sa, fue ahí don­de Eli­seo le de­cla­ró su amor.

Ariad­na le acla­ró que tie­ne dos hi­jos de su an­te­rior pa­re­ja, pe­ro eso a Eli­seo no le qui­tó las in­ten­cio­nes, al pa­so del tiem­po los co­no­ció y les agra­dó.

A los tres me­ses de no­viaz­go le pi­dió ma­tri­mo­nio y se dio la opor­tu­ni­dad de dar­le el si y con­ti­nuar con su nue­va vi­da.

No nos que­ja­mos, es al­go ma­ra­vi­llo­so, nos ha ido muy bien, ya son cer­ca de tres años de ca­sa­dos y to­da­vía nos que­re­mos mu­cho, de he­cho mi es­po­so se fue su­peran­do. En el tiem­po que es­tu­vo en la Po­li­cía por las tar­des es­tu­dioó la ca­rre­ra de Ad­mi­nis­tra­ción de Empresas, don­de ya lo­gró gra­duar­se de la mis­ma y pa­ra ejer­cer­la y re­nun­ció a la cor­po­ra­ción.

EN­SUE­ÑO. La ofi­cial y su pa­re­ja Eli­seo en­con­tra­ron en la de­pen­den­cia mu­ni­ci­pal su­fi­cien­tes ra­zo­nes pa­ra creer en el amor eterno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.