¡Lo aplas­ta su tro­ca!

El hom­bre re­pa­ra­ba la ca­mio­ne­ta, pe­ro no la afian­zó bien; le cos­tó la muer­te

El Guardián - - Policiaca - Juan Fran­cis­co Val­dés

Luis Ernesto Mur­guía Ma­ni­lla per­dió la vi­da al mo­men­to de ser in­gre­sa­do a la clí­ni­ca del Ma­gis­te­rio, al ser atro­pe­lla­do por su pro­pia ca­mio­ne­ta que el mis­mo re­pa­ra­ba en el ex­te­rior de su do­mi­ci­lio.

Los res­tos del hom­bre de 57 años fue­ron lle­va­dos a las ins­ta­la­cio­nes del Ser­vi­cio Me­di­co Fo­ren­se, pa­ra ser so­me­ti­do a la au­top­sia de ley y de­ter­mi­nar las cau­sas.

Por otra par­te per­so­nal de la Po­li­cía Es­ta­tal In­ves­ti­ga­do­ra así co­mo el per­so­nal de Ser­vi­cios Pe­ri­cia­les acu­die­ron al lu­gar del ac­ci­den­te que fue en la ca­lle de Plan de Gua­da­lu­pe 340, en la colonia 26 de Mar­zo.

Se apre­ció una ca­mio­ne­ta Ae­ros­tar es­ta­cio­na­do so­bre una ram­pa y de­ba­jo de la ca­mio­ne­ta se me­tió Luis Ernesto a tra­tar de des­mon­tar pie­zas, la ca­mio­ne­ta se mo­vi­li­zó y aplas­to al due­ño cau­sán­do­le se­ve­ras le­sio­nes.

Su hi­jo Da­niel Mur­guía Ama­ya, se hi­zo car­go de so­li­ci­tar ayu­da al sis­te­ma de emer­gen­cias 911, don­de arribó per­so­nal de bom­be­ros de la es­ta­ción y se en­car­go de tras­la­dar­lo a la sa­la de ur­gen­cias de di­cho cen­tro mé­di­co.

Tras las in­ves­ti­ga­cio­nes se de­ter­mi­nó que no hay de­li­to que per­se­guir, ya que se ha in­for­ma­do me­dian­te tes­ti­gos que todo fue un ac­ci­den­te, pe­ro aún fal­ta por de­ter­mi­nar­los los pe­ri­ta­jes de la Fis­ca­lía Ge­ne­ral del Es­ta­do, ( FGE).

SE PE­LA. Al­can­zó a lle­gar a la clí­ni­ca, pe­ro ahí la que­bró.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.