Pres­ta­mis­ta po­dría ha­ber­se sui­ci­da­do

El Guardián - - Portada - Juan Fran­cis­co Val­dés

La muer­te del pres­ta­mis­ta de as­cen­den­cia is­rae­lí Ah­mad Mor­ta­ji Re­za, que fue lo­ca­li­za­do en un charco de san­gre al in­te­rior de sus ofi­ci­nas ubi­ca­das en la co­lo­nia La He­rra­du­ra, es­tá le­jos de es­cla­re­cer­se.

Mien­tras las in­ves­ti­ga­cio­nes de la Fis­ca­lía Ge­ne­ral del Es­ta­do (FGE) apun­tan a que se tra­tó de un sui­ci­dio por par­te del usu­re­ro, quien era co­no­ci­do por los ha­bi­tan­tes del sec­tor co­mo “El Gor­do”, la es­po­sa de la víc­ti­ma in­sis­te en que fue atra­ca­do.

Aun­que en un prin­ci­pio se in­for­mó que pre­sen­ta­ba un gol­pe, se con­fir­mó que tenía un im­pac­to de ar­ma de fue­go en la ca­be­za de un ar­ma ca­li­bre .38, que le cau­só una con­tu­sión pro­fun­da.

In­for­mes ex­tra­ofi­cia­les de la Di­rec­ción de Ser­vi­cios Pe­ri­cia­les dan a co­no­cer que la he­ri­da tie­ne en­tra­da en la pa­rie­tal de­re­cha y le­sión de sa­li­da en la re­gión oc­ci­pi­tal iz­quier­da. El ar­ma de fue­go se ha­bría lo­ca­li­za­do a un cos­ta­do de su cuer­po, ver­sión que has­ta el mo­men­to no ha si­do con­fir­ma­da.

El área de Ho­mi­ci­dios de la Fis­ca­lía Ge­ne­ral del Es­ta­do aún no cuen­ta con los re­sul­ta­dos de la prue­ba de ro­dio­zo­na­to de so­dio a las que fue so­me­ti­do, pa­ra con­fir­mar si de­to­nó el ar­ma.

Han de­cla­ra­do cua­tro per­so­nas, tres de ellas sus trabajadores, que re­fie­ren que Amad Mor­ta­ji rea­li­za­ba prés­ta­mos a cam­bio de de­jar co­mo ga­ran­tía fac­tu­ras de vehícu­los y es­cri­tu­ras de vi­vien­das.

A las per­so­nas que no cum­plían con pa­gos pun­tua­les el mis­mo usu­re­ro les rea­li­za­ba los “em­bar­gos”, y por su for­ma de ves­tir, con cor­ba­ta, sa­co y pan­ta­lón ca­sual, lo con­fun­dían con abo­ga­do.

Tam­bién se ha de­cla­ra­do de ma­ne­ra for­mal a la es­po­sa de la víc­ti­ma, Day­si Ran­gel Val­dés, de 19 años, quien cree que su pa­re­ja fue víc­ti­ma de un ro­bo ya que ma­ne­ja­ba di­ver­sas tar­je­tas ban­ca­rias, aun­que al­gu­nas fue­ron ase­gu­ra­das por la FGE.

SAN­GRIEN­TO. La ofi­ci­na don­de en­con­tra­ron muer­to al usu­re­ro es­tá ase­gu­ra­da, así co­mo su ca­mio­ne­ta Hum­mer y otras per­te­nen­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.