LUM­BRE DESATA IN­FIERNO

» De nue­vo es­ta bom­ba de tiem­po es no­ti­cia por in­cen­dio

El Guardián - - Portada - Efrén Mal­do­na­do

Un fuer­te in­cen­dio de al me­nos ocho te­ja­bá­nes, de­jó a va­rias per­so­nas in­to­xi­ca­das y con­si­de­ra­bles da­ños ma­te­ria­les, pues al pa­re­cer una ve­ci­na del Quin­to Sec­tor de la am­plia­ción Mo­re­los en don­de es­tán las ca­sas he­chas de ma­de­ra y car­tón, es­ta­ba pren­dien­do lum­bre pa­ra co­ci­nar y cuan­do se me­tió a su ja­cal a co­mer, así de­jó la lum­bre y so­bre­vino la tra­ge­dia.

Fue mi­nu­tos des­pués de la 1 de la tar­de de és­te miér­co­les cuan­do los ve­ci­nos co­men­za­ron a per­ci­bir un fuer­te olor a que­ma­do, el hu­mo co­men­zó a en­trar por las puer­tas de sus tejabanes, de aler­ta­ron y sa­lie­ron a ver qué ocu­rría, el fue­go ya es­ta­ba avan­zan­do por va­rios de és­tos y co­men­zó a co­rrer la gen­te pa­ra po­ner­se a sal­vo del fue­go.

En cues­tión de se­gun­dos ya es­ta­ba los tejabanes con­ver­ti­dos en cenizas, las fa­mi­lias llo­ran­do y des­con­so­la­dos veían có­mo sus co­sas se con­su­mían en el fue­go, mien­tras tan­to es­pe­ra­ban la ayu­da de los res­ca­tis­tas de Bom­be­ros pa­ra que apa­ga­ran las lla­mas.

Va­rias fa­mi­lias se que­da­ron en la ca­lle pues per­die­ron to­do lo que te­nían, el fue­go con­su­mió to­do a cenizas pe­ro afor­tu­na­da-

mente no hu­bo per­so­nas le­sio­na­das, pe­ro al­gu­nos, in­clu­so ni­ños; su­frie­ron in­to­xi­ca­ción por el hu­mo pe­ro no tu­vie­ron que ser lle­va­dos a un hos­pi­tal.

Al­gu­nas de las per­so­nas que fue­ron aten­di­das son: Ma­ría de Je­sús San­ti­lla­na de Los San­tos, de 61 años, Ana Lui­sa Sa­li­nas Gar­cía, Ja­mi­leth Mo­ra­les, de 17 años; Es­car­leth Ro­drí­guez, de 7 años y Je­sús Adrián, de 9 años; a quie­nes los pa­ra­mé­di­cos de Cruz Roja les brin­da­ron aten­ción pre hos­pi­ta­la­ria.

Des­pués de re­mo­ver es­com­bros, ro­pa y otras per­te­nen­cias que que­da­ron cal­ci­nas en su to­ta­li­dad, los Bom­be­ros rea­li­za­ron ma­nio­bras de en­fria­mien­to pa­ra evi­tar que vol­vie­ra a pren­der el fue­go, ya que el sue­lo es­ta­ba bas­tan­te ca­lien­te y en oca­sio­nes pren­día.

1:10

De la tar­de, co­mien­za el fue­go que ni chan­ce le dio a la ma­yo­ría de afec­ta­dos de sal­var sus per­te­nen­cias.

SI­TUA­CIóN. La ma­de­ra, lá­mi­nas y plás­ti­cos ha­cen una com­bi­na­ción in­fla­ma­ble y mor­tal. MA­DRA­ZO. Su­pues­ta­men­te to­do se de­bió a un des­cui­do de una de las ve­ci­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.