ZAR­PA­ZOS

El Guardián - - Policiaca -

Lo que es no te­ner ni idea de có­mo ser una or­ga­ni­za­ción que ve­le por la se­gu­ri­dad de la co­mu­ni­dad, pe­ro sí aga­rrar bi­lle­tes y ha­cer­le al lo­co co­mo que tra­ba­jan. Eso es la tan men­ta­da Fuer­za Coahui­la, que por cier­to siem­pre la mien­tan pa­ra mal.

Y có­mo no ha­brían de ha­cer­lo, pues se lo ga­nan a pul­so en ca­da bu­rra­da que co­men­ten y les en­can­ta co­me­ter­las se­gui­do.

Co­mo ejem­plo te­ne­mos lo ocu­rri­do ayer en que va­rios go­ri­las de de­pen­den­cia, asig­na­dos a la ca­se­ta de vi­gi­lan­cia, se com­por­ta­ron co­mo lo que son, o sea el ga­to del ga­to del ga­to del pa­trón.

Ayer que los re­por­te­ros de los di­fe­ren­tes me­dios de co­mu­ni­ca­ción lo­ca­les acu­die­ron a rea­li­zar sus la­bo­res in­for­ma­ti­vas los man­tu­vie­ron a ra­ya.

Es­to mien­tras se cu­bría una ma­ni­fes­ta­ción por par­te de abo­ga­dos que de­nun­cia­ron a los an­ge­li­tos con pis­to­la co­man­da­dos por Luis Án­gel Es­tra­da Pi­ce­na “El Pa­chon­ci­to”.

No pa­só nin­guno sin que la bás­cu­la se hi­cie­ra pre­sen­te, no va­ya a ser que lle­va­ran al­gua bom­ba.

En cam­bio, a los ven­de­do­res am­bu­lan­tes y re­par­ti­dor de re­ga­los y de­ta­lles les die­ron ma­nos li­bres pa­ra in­gre­sa­ran con fa­ci­li­dad sin re­vi­sar­les el con­te­ni­do.

Cla­ro esos re­ga­li­tos iban di­rec­to a la ofi­cia­na del Bo­xer. Iban de di­ver­sas de­pen­den­cias. Por cier­to, y a la sa­li­da de los re­par­ti­do­res, los ofi­cia­les no re­sul­ta­ron na­da men­sos, pues les pi­die­ron sus “pro­pi­nas”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.