SE DA MUER­TE A CU­CHI­LLA­DAS

» Na­ta­lio Fuen­tes fue ha­lla­do con un ro­sa­rio en la mano y to­do ta­sa­jea­do

El Guardián - - Portada - Uli­ses Mar­tí­nez

En la mano de­re­cha te­nía un ro­sa­rio. En el bra­zo iz­quier­do va­rias le­sio­nes cor­tan­tes, una de ellas de gran ta­ma­ño, des­de la mu­ñe­ca has­ta la al­tu­ra del co­do; su ex­tre­mi­dad es­ta­ba prác­ti­ca­men­te des­tro­za­da, por lo que pre­su­men que mu­rió de­san­gra­do.

To­do ta­sa­jea­do, así fue en­con­tra­do por sus fa­mi­lia­res Na­ta­lio Fuen­tes Ro­drí­guez, de 60 años, la ma­ña­na de ayer. Se­gún la Po­li­cía In­ves­ti­ga­do­ra de Ra­mos Ariz­pe, se tra­tó de un sui­ci­dio.

A las 7:27 de la ma­ña­na del martes, el per­so­nal de Bom­be­ros de Ra­mos acu­dió a la Man­za­na 5, lo­te 7, de la co­lo­nia Ce­rri­to de la Cruz -atrás de la em­pre­sa Chrys­ler-, don­de con­fir­ma­ron el de­ce­so del se­xa­ge­na­rio.

En el pa­tio de la pro­pie­dad ha­bía gran­des man­chas de san­gre que llevaban al cuar­to don­de fue en­con­tra­do Na­ta­lio, ti­ra­do bo­ca arri­ba.

En una me­sa del pa­tio es­ta­ba el cu­chi­llo. Se­ría el ar­ma que uti­li­zó pa­ra aca­bar con su exis­ten­cia.

Es­ta­ba de­pri­mi­do

Su so­brino, Román Fuen­tes Pa­di­lla, ma­ni­fes­tó a las au­to­ri­da­des que su tío te­nía ya un tiem­po so­lo. Su pa­re­ja lo ha­bía de­ja­do y es­ta­ba de­pri­mi­do, aun­que se­gún él con­ti­nua­ba vi­vien­do con ella, pe­ro no era ver­dad.

Ha­ce días tu­vo una fuer­te le­sión en el bra­zo iz­quier­do; él les de­cía que ha­bía su­fri­do una caí­da, pe­ro ya sos­pe­cha­ban que se es­ta­ba ha­cien­do da­ño. Aun así ma­ni­fes­ta­ba que es­ta­ba bien y ya des­pués se aten­de­ría.

A sus her­ma­nos, Jo­sé Joa­quín y En­ri­que­ta, tam­bién les de­cía que su es­po­sa aún se­guía con él. Su fa­mi­lia lo es­cu­cha­ba pe­ro sa­bía que ella lo ha­bía de­ja­do.

Au­to­ri­da­des y pe­ri­tos arri­ba­ron al lu­gar pa­ra co­men­zar las in­ves­ti­ga­cio­nes y le­van­tar evi­den­cias, en­tre ellas el ar­ma que apa­ren­te­men­te ha­bía lim­pia­do con un tra­po.

Lue­go se or­de­nó que el cadáver fue­ra tras­la­da­do a las ins­ta­la­cio­nes del Ser­vi­cio Mé­di­co Fo­ren­se, don­de se con­fir­ma­rá la cau­sa de la muer­te con la ne­crop­sia.

CLA­VA­DO. En la mano de­re­cha el hom­bre apre­ta­ba un ro­sa­rio. Las he­ri­das pro­fun­das cau­sa­ron que se de­san­gra­ra has­ta mo­rir. DE­PRI­MI­DO. Aun­que a sus pa­rien­tes les men­tía di­cien­do que se­guía con su pa­re­ja, la fa­mi­lia re­ve­ló que el aban­dono lo te­nía mal.

DE­CE­SO. Los ras­tros de san­gre llevaban has­ta el cuar­to don­de fue en­con­tra­do el cadáver del se­xa­ge­na­rio.

AR­MA. El cu­chi­llo es­ta­ba en una me­sa del pa­tio de la ca­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.