BIEN­VE­NI­DO VINNY

AQUE­LLA NE­GRA FI­NAL DE 1950 A BRA­SIL LE BAS­TA­BA EL EM­PA­TE PA­RA SER CAMPEON. PE­RO URU­GUAY HI­ZO LA HOMBRADA

El Guardián - - Portada -

El 16 de ju­lio es de ma­la suer­te en Bra­sil. Ese día, na­die quie­re sa­lir a las ca­lles y los va­lien­tes que se atre­ven a desafiar­lo res­pi­ran los ai­res de de­s­es­pe­ran­za que se que­da­ron pa­ra siem­pre des­de 1950.

El pe­so de la his­to­ria ca­yó aquel día ne­gro pa­ra los es­pec­ta­do­res en la ca­sa de la hoy “ver­dea­ma­re­la” —en aquel tiem­po ves­tían de blan­co y ese día fue la úl­ti­ma vez—, mien­tras los uru­gua­yos fes­te­ja­ban su se­gun­do tí­tu­lo en la his­to­ria de las Co­pas del mun­do. El “Ma­ra­ca­na­zo” lle­gó pa­ra que­dar­se en la me­mo­ria de la afi­ción carioca.

Bra­sil es­ta­ba en su ca­sa y an­te su gen­te. Só­lo ne­ce­si­ta­ba un em­pa­te pa­ra lle­var­se su pri­mer mun­dial, mien­tras que los uru­gua­yos te­nían que ga­nar obli­ga­da­men­te pa­ra con­quis­tar su se­gun­do tí­tu­lo.

La fies­ta co­men­zó des­de que abrie­ron las puer­tas del es­ta- dio, y al mo­men­to del sil­ba­ta­zo ini­cial los afi­cio­na­dos bra­si­le­ños so­la­men­te es­pe­ra­ban que el tiem­po pa­sa­ra pa­ra ce­le­brar su pri­mer tí­tu­lo.

Friaça abrió el mar­ca­dor pa­ra Bra­sil en el mi­nu­to 47 an­te una ex­plo­sión del Ma­ra­ca­ná. A pe­sar del gol de Schiaf­fino al mi­nu­to 66’, los bra­si­le­ños con­fia­ban en su equi­po y que lo­gra­rían su pri­mer cam­peo­na­to.

To­do se tor­nó gris al mi­nu­to 69’. Ghig­gia mar­có el gol de­ci­si­vo y Uru­guay se pro­cla­mó cam­peón del mun­do por se­gun­da vez.

Cruz que car­ga­ron por años

Los afi­cio­na­dos en el Ma­ra­ca­ná y en to­do Bra­sil no po­dían creer lo que aca­ba­ban de ver, su se­lec­ción ha­bía si­do de­rro­ta­da por Uru­guay y su im­pac­to ne­ga­ti­vo fue una cruz que car­ga­ron al­gu­nos ju­ga­do­res.

El por­te­ro Bar­bo­sa afir­mó des­pués que ha si­do el úni­co bra­si­le­ño que ha­bía pur­ga­do una pe­na por más de 30 años. Otros bus­ca­ron el sui­ci­dio y las imá­ge­nes del se­gun­do gol que- da­ron pa­ra siem­pre en la me­mo­ria bra­si­le­ña.

Al­gu­nos bra­si­le­ños con­fir­ma­ron que “fue su pro­pio Hi­ros­hi­ma” o que “ha­bía si­do la tra­ge­dia más gran­de de la his­to­ria con­tem­po­rá­nea de Bra­sil”.

Le­yen­das ur­ba­nas sur­gie­ron so­bre per­so­nas que de­ci­die­ron aca­bar con su vi­da tras la tra­ge­dia, sin em­bar­go, han que­da­do co­mo sim­ples his­to­rias.

Só­lo tres per­so­nas han he­cho ca­llar al Ma­ra­ca­ná: Frank Si­na­tra, el Pa­pa y yo”. Al­ci­des Ghig­gia, ano­ta­dor del se­gun­do gol en aque­lla Fi­nal del “Ma­ra­ca­na­zo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.