El Seminario era co­mo un bur­del

Víc­ti­ma del Pa­dre Me­ño cuen­ta to­do lo que vi­vió en el claus­tro de Pie­dras Ne­gras

El Guardián - - Policiaca - Armando Ríos

A raíz de las acu­sa­cio­nes que in­cri­mi­na­ron des­de ha­ce un año al sa­cer­do­te Juan Ma­nuel Rio­jas Mar­tí­nez por ac­tos de pe­de­ras­tia en el Seminario de Pie­dras Ne­gras, Ig­na­cio Mar­tí­nez Pa­che­co, una de sus su­pues­tas víc­ti­mas, em­pe­zó con el es­bo­zo de su ver­dad en­torno a la vi­da del cle­ro en la fron­te­ra de Coahui­la.

Jus­to el día en que el sa­cer­do­te me­jor co­no­ci­do co­mo “El Pa­dre Me­ño”, es­cu­chó por úl­ti­ma vez el dic­ta­men de su sen­ten­cia por el de­li­to de vio­la­ción ca­li­fi­ca­da con gra­do de ten­ta­ti­va, el li­bro de “Na­cho” vio la luz pú­bli­ca

Ba­jo el tí­tu­lo de “El Se­mi­na­ris­ta”, el li­bro re­ve­la los más os­cu­ros de­ta­lles de la vi­da en el Seminario; los abu­sos en­tre re­zos, los in­sul­tos, las omi­sio­nes y la vi­da se­xual que lle­va­ban en­tre los se­mi­na­ris­tas que po­co a po­co de­ja­ron de ser un se­cre­to a vo­ces, pues en ca­da pie­dra le­van­ta­da ha­bía un cóm­pli­ce.

Las es­ce­nas fo­to­gra­fia­das ex­plí­ci­ta­men­te en la men­te del au­tor da­tan des­de ini­cios del 2000, cuan­do su fuer­te an­he­lo de des­pren­der­se de una fa­mi­lia dis­fun­cio­nal, po­bre y en­cru­de­ci­da por la fal­ta de edu­ca­ción, lo lle­vó a in­te­grar­se a las fi­las del cle­ro; sin em­bar­go, la si­tua­ción que lo pu­so ahí, era pa­re­ci­da en va­rios de los otros jóvenes al man­do del Pa­dre Me­ño y de una Dió­ce­sis en­ton­ces di­ri­gi­da por Raúl Ve­ra López, ac­tual obis­po de Sal­ti­llo.

En más de diez ca­pí­tu­los de la ver­sión de 120 pá­gi­nas, el ex­se­mi­na­ris­ta de 33 años re­ve­la que aún con la vigilancia del Pre­fec­to, an­tes de ha­ber si­do abu­sa­do por el Pa­dre Me­ño, fue abu­sa­do se­xual­men­te por al me­nos cin­co com­pa­ñe­ros más, y a la par vio pa­sio­na­les amo­res y re­la­cio­nes se­xua­les en el pa­tio, en los dor­mi­to­rios y en las re­ga­de­ras, mis­mas que en reite­ra­das oca­sio­nes fue­ron de­nun­cia­das sin ob­te­ner ni­gu­na res­pues­ta.

“Con los cha­vos de se­cun­da­ria es­ta­ba el abu­si­vo de Erik. Lle­gué a ver­lo en va­rias oca­sio­nes, en di­fe­ren­tes ho­ras, ama­gan­do a Abel, quien era me­nor que él, mien­tras lo pe­ne­tra­ba”, ex­po­ne.

Ade­más, re­ve­la que du­ran­te las vi­si­tas de otros pá­rro­cos, las ho­ras fa­vo­ri­tas pa­ra es­tar cer­ca de los se­mi­na­ris­tas eran du­ran­te o pos­te­rio­res al ac­to de­por­ti­vo.

“Los pa­dres que vi­si­ta­ban el seminario por las tar­des lo ha­cían siem­pre en la ho­ra del de­por­te o des­pués (…) Les gus­ta­ba ver a to­dos los ado­les­cen­tes ba­ñar­se y an­dar en toa­lla, de esa ma­ne­ra em­pe­za­ban a te­ner acer­ca­mien­to con no­so­tros”, con­fie­sa el au­tor.

Den­tro de los dos ca­pí­tu­los de­fi­ne a de­ta­lle có­mo fue­ron los ac­tos se­xua­les em­pren­di­dos en su con­tra por par­te del pa­dre Me­ño.

En los úl­ti­mos tres ca­pí­tu­los, ti­tu­la­dos “Sa­lir del In­fierno”, “En­tre­vis­ta pa­ra el des­tie­rro”, y “Vol­ver a em­pe­zar de nue­vo”, de­ta­lla có­mo fue su sa­li­da del seminario y el em­pren­di­mien­to de la lucha pa­ra re­ve­lar to­do lo su­ce­di­do al­re­de­dor del “dis­cur­so do­ble­mo­ral” que se ma­ne­ja en la Igle­sia, así co­mo la ba­ta­lla del Frente Nacional Con­tra la Pe­dofi­lia que fi­nal­men­te desem­bo­có en el to­mo pu­bli­ca­do en la pla­ta­for­ma Ama­zon.

“Se­guía pen­san­do en que al­gún día regresaría ya pre­pa­ra­do y lis­to pa­ra de­mos­trar­les quién era, que no era nin­gún “ado­les­cen­te in­sig­ni­fi­can­te” y que ya no se­ría el mis­mo al que po­dían ha­cer y des­ha­cer cuan­to qui­sie­ran. Ya no más. Nun­ca más. Aho­ra ha lle­ga­do mi mo­men­to de ha­blar y a par­tir de aquí ya ja­más po­drán ca­llar­me”, concluye el au­tor.

(A los Pa­dres) les gus­ta­ba ver a to­dos los ado­les­cen­tes ba­ñar­se y an­dar en toa­lla, de esa ma­ne­ra em­pe­za­ban a te­ner acer­ca­mien­to con no­so­tros”. IG­NA­CIO MAR­Tí­NEZ PA­CHE­CO, au­tor del li­bro “El Se­mi­na­ris­ta”.

AñOS DE VIO­LA­CIO­NES. El Seminario de Pie­dras Ne­gras fue tes­ti­go de abu­sos de cu­ras y se­mi­na­ris­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.