Pa­la­bra del Pre­si­den­te

El Heraldo de Chiapas - - Local - Romeo Or­te­ga Ló­pez TE­MA Y VOZ

Es­tu­vo el pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña

Nie­to en Ba­ja Ca­li­for­nia, se re­fi­rió al pro­ce­so elec­to­ral que es­tá en mar­cha, pa­ra ex­pre­sar ca­te­gó­ri­co: “Res­pe­ta­re­mos la pre­fe­ren­cia que ex­pre­sen los vo­tan­tes en las ur­nas, por­que en la de­ci­sión de los me­xi­ca­nos del 1º de ju­lio, es­tá la ru­ta de México ha­cia ade­lan­te”.

Des­de lue­go que el Pre­si­den­te reite­ró lo que siem­pre ha di­cho so­bre el res­pe­to que le me­re­ce el vo­to de los me­xi­ca­nos, so­bre to­do en la pre­sen­te elec­ción pre­si­den­cial que es la más tras­cen­den­te pa­ra el pue­blo.

Pe­ña Nie­to en­tra a ejer­cer el po­der con un gran con­sen­so na­cio­nal que no du­ró mu­cho y co­men­zó a de­caer cuan­do vi­nie­ron las re­for­mas es­truc­tu­ra­les, al­gu­nas de ellas ne­ce­sa­rias co­mo la ener­gé­ti­ca otras, co­mo la edu­ca­ti­va cau­sa­ron ma­les­tar y pro­tes­tas con el ma­gis­te­rio que ale­ga­ba vio­la­ción a sus de­re­chos la­bo­ra­les y otras in­con­ve­nien­cias.

Sien­do el ma­gis­te­rio un sec­tor tan nu­me­ro­so y con­tes­ta­ta­rio, de­bió ser lla­ma­do a con­sul­ta su­pues­to que era el des­ti­na­ta­rio de la re­for­ma, pero sin par­ti­ci­pa­ción en la ela­bo­ra­ción de la ley y an­te es­ta cir­cuns­tan­cia se pu­sie­ron en pie de lucha y allí si­guen sin per­mi­tir que avan­ce la re­for­ma.

Va a con­cluir el pe­río­do de Pe­ña Nie­to y los maes­tros no ce­san en sus re­cla­mos, en pleno pro­ce­so elec­to­ral es­tán en pa­ro de

ac­ti­vi­da­des y así se­gui­rán has­ta que sean es­cu­cha­dos en sus re­cla­mos, lo que sig­ni­fi­ca que el pró­xi­mo go­ber­nó se­rá quien los es­cu­che pa­ra re­sol­ver lo con­du­cen­te. No se bus­ca eli­mi­nar la re­for­ma pero sí, ade­cuar­la al in­te­rés so­cial dan­do par­ti­ci­pa­ción a los maes­tros a fin de que sus de­re­chos sin­di­ca­les que­den ga­ran­ti­za­dos.

Tie­ne buen tiem­po que los pre­si­den­tes de la Re­pú­bli­ca ema­na­dos del Par­ti­do Re­vo­lu­cio­na­rio Ins­ti­tu­cio­nal (PRI), han si­do acu­sa­dos de im­po­ner su­ce­sor y de co­me­ter frau­de en con­tra de la vo­lun­tad po­pu­lar lo cual es dis­cu­ti­ble, por­que cuan­do el PRI na­ció lo hi­zo co­mo una gran fuer­za que aglu­ti­na­ba a los sec­to­res po­pu­lar, cam­pe­sino y obre­ro que en ca­da elec­ción vo­ta­ban con dis­ci­pli­na y con­vic­ción.

La fuer­za del PRI fue ma­yor y cohe­ren­te cuan­do en 1946, se ini­cia la era de la ci­vi­li­dad, no más un pre­si­den­te mi­li­tar, ahora se­rán los ciu­da­da­nos ci­vi­les los que di­ri­jan el go­bierno, con­for­me lo es­ti­pu­le la vo­lun­tad ma­yo­ri­ta­ria del pue­blo. Es más, los go­bier­nos del PRI siem­pre tu­vie­ron una ra­quí­ti­ca opo­si­ción que tar­dó mu­cho en or­ga­ni­zar­se y con­ver­tir­se en una real opo­si­ción.

El PRI sí ha co­me­ti­do re­cu­rren­tes frau­des elec­to­ra­les por­que cuan­do tu­vo fren­te a si a una opo­si­ción con res­pal­do po­pu­lar, hi­zo mu­chas tram­pas pa­ra re­te­ner el po­der, pero con­for­me co­me­tía frau­des más se de­bi­li­ta­ba y era ob­je­to de du­ras crí­ti­cas. El frau­de más vi­si­ble e im­pu­ne lo co­me­tió en el se­xe­nio 1988-2004, es­to marcó el ini­cio de su de­ba­cle cuan­do en dos elec­cio­nes con­se­cu­ti­vas per­dió el po­der pa­ra en­tre­gár­se­lo al Par­ti­do Ac­ción Na­cio­nal (PAN), has­ta que Pe­ña Nie­to lo re­cu­pe­ró.

La elec­ción actual se an­to­ja di­fí­cil pa­ra el PRI, por el des­per­tar que ha te­ni­do el pue­blo y re­cla­ma un cam­bio inapla­za­ble.

Es­ta elec­ción por sí mis­ma se ha blin­da­do y no per­mi­te la me­nor po­si­bi­li­dad de frau­de. Por es­to, el pre­si­den­te Pe­ña se con­gra­cia con la na­ción al reite­rar su dis­po­si­ción de res­pe­tar la vo­lun­tad po­pu­lar. Ha­cia el fu­tu­ro es­to le va a traer sa­tis­fac­to­rias re­com­pen­sas, cuan­do los me­xi­ca­nos lo re­cuer­den co­mo hom­bre de pa­la­bra y de só­li­das con­vic­cio­nes de­mo­crá­ti­cas.

CO­LO­FÓN.- El can­di­da­to al go­bierno del es­ta­do res­pal­da­do por el PVEM y por dos par­ti­dos lo­ca­les, Luis Fer­nan­do Cas­te­lla­nos es­tu­vo en los mu­ni­ci­pios de Emi­li­ano Za­pa­ta, Su­chia­pa e Ix­ta­pa, en sen­das reunio­nes con ga­na­de­ros a quie­nes ofre­ció im­pul­sar des­de el go­bierno es­ta ac­ti­vi­dad, ya que nues­tro es­ta­do ocu­pa el ter­cer lu­gar a ni­vel na­cio­nal en ga­na­de­ría.

En es­tos mu­ni­ci­pios le tri­bu­ta­ron mul­ti­tu­di­na­rias mues­tras de apo­yo a su can­di­da­tu­ra y allí ex­pu­so di­fe­ren­tes pun­tos de vis­ta so­bre la pro­ble­má­ti­ca exis­ten­te en los pue­blos, plan­tean­do via­bles so­lu­cio­nes que con be­ne­plá­ci­to es­cu­cha­ron los mi­les de asis­ten­tes al ac­to.

Cas­te­lla­nos es un com­pe­ne­tra­do de la reali­dad so­cial y po­lí­ti­ca de Chiapas, por es­to sus plan­tea­mien­tos los ha­ce con au­to­ri­dad y co­no­ci­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.