Ga­ran­ti­zar los su­fra­gios, un re­to

Emi­tir un su­fra­gio en la cos­ta jalisciense cos­ta­rá 200 pe­sos, que es la ta­ri­fa de un taxi acuá­ti­co

El Heraldo de Chiapas - - Nacional - VÍC­TOR RA­MÍ­REZ Y CRYS BE­NÍ­TEZ/EL Oc­ci­den­tal

Con las llu­vias, los ca­mi­nos ru­ra­les en la cos­ta jalisciense son in­tran­si­ta­bles y la vía ma­rí­ti­ma se vuel­ve op­ción pa­ra vo­tan­tes com­pro­me­ti­dos; los ca­pa­ci­ta­do­res elec­to­ra­les lle­gan en el trans­por­te me­nos pen­sa­do con ca­si­llas y pa­pe­le­ría a los lu­ga­res más re­mo­tos de la geo­gra­fía na­cio­nal.

AYU­DA

GUADALAJARA, Jal.- Pa­ra mu­chos el pri­me­ro de ju­lio emi­tir un vo­to cos­ta­rá 200 pe­sos, la ta­ri­fa por per­so­na de un taxi acuá­ti­co en la cos­ta del es­ta­do de Ja­lis­co, aun­que pa­ra los ca­pa­ci­ta­do­res esa anéc­do­ta se­rá ga­nan­cia, pues im­pli­ca­rá que la ca­si­lla se ins­ta­ló y el re­to ma­yor de la elec­ción fue su­pe­ra­do: que los ciu­da­da­nos ac­ce­dan a par­ti­ci­par co­mo fun­cio­na­rios

En la cos­ta jalisciense con las llu­vias los ca­mi­nos son in­tran­si­ta­bles y la vía ma­rí­ti­ma se vuel­ve op­ción no só­lo pa­ra vo­tan­tes, sino pa­ra au­to­ri­da­des en el trans­por­te de pa­que­tes elec­to­ra­les. Es el ca­so de Ye­la­pa y El Chi­mo, a tres ho­ras de dis­tan­cia en ca­rre­te­ra des­de Puer­to Va­llar­ta, don­de ha­bi­tan­tes tie­nen co­mo pri­me­ra al­ter­na­ti­va utilizar la vía ma­rí­ti­ma pa­ra su des­pla­za­mien­to, lo cual pue­de im­pli­car gas­tos que van des­de 60 has­ta 200 pe­sos por per­so­na pa­ra tras­la­dar­se a los cen­tros de vo­ta­ción en ta­xis acuá­ti­cos, co­lec­ti­vos o pri­va­dos.

En es­te ca­so, con­tra­tar una lan­cha pa­ra pa­sar por los pa­que­tes por mar im­pli­ca al Ins­ti­tu­to elec­to­ral lo­cal un gas­to de mil 500 pe­sos, con­fian­do en que el mar no ten­ga olea­je al­to o que la llu­via no sea tan in­ten­sa y se im­pi­da la na­ve­ga­ción, ya que en zo­nas de mon­ta­ña se ha te­ni­do que pe­dir el apo­yo de las au­to­ri­da­des es­ta­ta­les y so­li­ci­tar los he­li­cóp­te­ros pa­ra ir por las bo­le­tas de la elec­ción.

Es el mis­mo ca­so en la zo­na nor­te de la en­ti­dad, co­mo los mu­ni­ci­pios de Mez­qui­tic o Bo­la­ños, don­de las au­to­ri­da­des han so­li­ci­ta­do in­clu­so el apo­yo de un he­li­cóp­te­ro del go­bierno del es­ta­do, afir­ma el pre­si­den­te del Ins­ti­tu­to Elec­to­ral y de Par­ti­ci­pa­ción Ciudadana (IEPC), Gui­ller­mo Al­ca­raz Cross.

En San Mi­guel Huaix­ti­ta, en esa zo­na, cer­ca del 70% de los ciu­da­da­nos emi­te su vo­to, el cual tar­da has­ta nue­ve ho­ras en lle­gar al con­se­jo dis­tri­tal de Te­qui­la.

EN ZO­NAS de mon­ta­ña se ha te­ni­do que pe­dir el apo­yo de he­li­cóp­te­ros pa­ra ir por las bo­le­tas

En Na­ya­rit, des­de la pre­sa de Agua­mil­pa, en Tepic, los ca­pa­ci­ta­do­res su­ben a lan­chas pa­ra sa­lir ha­cia las co­mu­ni­da­des de Za­po­te de Pi­ca­chos y Co­lo­ra­do de la Mo­ra, en re­co­rri­dos es­ta­ble­ci­dos, no a li­bre cri­te­rio, con nor­mas y una re­la­ción de vi­si­tas, pues en oca­sio­nes se dan in­clu­so una de­ce­na de via­jes en los que la la­bor de con­ven­ci­mien­to es cla­ve.

HAY RIES­GOS

Pa­ra el vo­cal eje­cu­ti­vo del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal Elec­to­ral, Car­los Ma­nuel Ro­drí­guez Mo­ra­les, lle­var la de­mo­cra­cia en oca­sio­nes im­pli­ca te­ner que re­co­rrer ca­mi­nos si­nuo­sos, cru­zar mon­ta­ñas, pero re­co­no­ce que lo más com­pli­ca­do es con­ven­cer a los ciu­da­da­nos pa­ra que sean fun­cio­na­rios de ca­si­lla.

“La po­lí­ti­ca es re­clu­tar per­so­nal que co­noz­ca la zo­na y que sea re­co­no­ci­do por los ha­bi­tan­tes de las co­mu­ni­da­des y así disminuir los ries­gos de ser agre­di­dos”.

En Na­ya­rit, co­mo en mu­chas en­ti­da­des, ca­pa­ci­ta­do­res afir­man que se tie­nen que en­fren­tar a gen­te gro­se­ra, puer­tas que nun­ca se abren o se la cie­rran de pron­to, gri­tos ofen­si­vos y mu­chas ma­las ca­ras.

No obs­tan­te, esos son ries­gos me­no­res, pues en­tre los re­la­tos de los ca­pa­ci­ta­do­res cuen­tan in­clu­so ha­ber si­do re­ci­bi­dos con ar­mas de fue­go o con na­va­jas en al­gu­nas co­lo­nias en la ca­pi­tal y, an­te ello, han de­ci­di­do tra­ba­jar en pa­re­jas con el ob­je­ti­vo de disminuir el pe­li­gro.

La sa­lud es otro pun­to, pues en los lar­gos re­co­rri­dos tam­bién se cuen­tan gol­pes de ca­lor o des­hi­dra­ta­ción y fre­cuen­tes cua­dros de es­trés, ade­más del cam­bio en sus to­nos de piel por per­ma­ne­cer ba­jo los ra­yos del sol.

Sin em­bar­go, afir­man, no to­do es ma­lo, pues en el ca­mino se han en­con­tra­do a gen­te ama­ble, que les in­vi­ta un va­so con agua o a pa­sar a su ca­sa y al­gu­nos has­ta a ce­nar.

COR­TE­SÍA

En Na­ya­rit, en ta­xis acuá­ti­cos o vía aé­rea, ca­pa­ci­ta­do­res lle­gan a las po­bla­cio­nes bus­can­do la par­ti­ci­pa­ción de ciu­da­da­nos/cor­te­sía

En los lar­gos re­co­rri­dos tam­bién se cuen­tan gol­pes de CA­LOR/COR­TE­SÍA

En Ja­lis­co, co­mo en otras en­ti­da­des, lo com­pli­ca­do es in­te­grar las me­sas di­rec­ti­vas/cor­te­sía

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.