**Elec­cio­nes sin pe­li­gro

El Heraldo de Chiapas - - Analisis - JA­QUE CON DA­MA Co­rreo: ra­mi­re­zir­ma77@hot­mail.com Fa­ce­book: ir­ma­ra­mi­rez.mx Twit­ter: @ir­ma­ja­que Ir­ma Ra­mí­rez

Con­tra vien­to y ma­rea, el pro­ce­so elec­to­ral se rea­li­za­rá es­te 1 de ju­lio, tal co­mo es­tá en el cro­no­gra­ma; las au­to­ri­da­des elec­to­ra­les es­tán pre­pa­ra­das, aun cuan­do hay una com­pe­ten­cia ál­gi­da, don­de los par­ti­dos po­lí­ti­cos tie­nen el con­trol de las can­di­da­tu­ras.

El pre­si­den­te del Ins­ti­tu­to de Elec­cio­nes y Par­ti­ci­pa­ción Ciudadana (IEPC), Os­wal­do Cha­cón ha de­ja­do cla­ro que el pro­ce­so elec­to­ral no es­tá en ries­go, aun­que qui­zá cam­bie los tiem­pos de en­tre­gar los re­sul­ta­dos pre­li­mi­na­res, pues hay que re­cor­dar que son seis bo­le­tas que se­rán en­tre­ga­das pa­ra ele­gir: pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, se­na­dor, dipu­tado fe­de­ral, le­gis­la­dor lo­cal, go­ber­na­dor y al­cal­de.

Y aun­que es­te mar­tes se pre­sen­tó un he­cho de vio­len­cia, afor­tu­na­da­men­te no hu­bo con­se­cuen­cias la­men­ta­bles, pero se es­pe­ra que se lo­gre en lo que res­ta de cam­pa­ña, un pac­to de ci­vi­li­dad en­tre to­dos los can­di­da­tos pa­ra evi­tar pre­ci­sa­men­te ac­tos de vio­len­cia.

SIS­TE­MA DE DENUNCIA

El Ór­gano de Fis­ca­li­za­ción Su­pe­rior del Con­gre­so del Es­ta­do, que pre­si­de Ale­jan­dro Cu­le­bro Gal­ván, dio a co­no­cer un nue­vo sis­te­ma pa­ra po­der rea­li­zar las de­nun­cias con­tra los fun­cio­na­rios, so­bre to­do al­cal­des, más fá­cil, a tra­vés de su pá­gi­na web www. ofs­ce­chia­pas.gob.mx, lo cual trae­rá co­mo con­se­cuen­cia una au­di­to­ria en tiem­po real a la obra se­ña­la­da.

Así los edi­les po­drán es­tar más vi­gi­la­dos, por­que las de­nun­cias se in­ves­ti­ga­rán de ma­ne­ra in­me­dia­ta, sin es­pe­rar a ver si tie­ne o no en­tre­ga­da la cuen­ta pú­bli­ca el al­cal­de, pa­ra así po­der fin­car res­pon­sa­bi­li­da­des.

De­re­cho de ré­pli­ca de la C. De­lia Es­tra­da Sán­chez

He­chos que desea acla­rar: El pá­rra­fo de la no­ta que en se­gui­da se des­cri­be: BA­SE DE DA­TOS…LA resolución del juez pri­me­ro de dis­tri­to, Juan Mar­cos Dávila Ran­gel, que in­ten­ta “tam­ba­lear” a Juan Jo­sé Ze­pe­da Ber­mú­dez en la pre­si­den­cia de la Co­mi­sión Es­ta­tal de los De­re­chos Hu­ma­nos (CEDH), tie­ne ca­rac­te­rís­ti­cas sos­pe­cho­sas co­mo su víncu­lo a una de las tres per­so­nas que im­pug­na­ron su de­sig­na­ción, De­lia Es­tra­da Sán­chez.

In­for­ma­ción lo­ca­li­za­ble en: https:// www.el­he­ral­do­de­chia­pas.com.mx/co­lum­na/pre­su­pues­to-ga­ran­te/

El tex­to con las acla­ra­cio­nes res­pec­ti­vas por el que se rec­ti­fi­ca la in­for­ma­ción re­pli­ca­da:

Cla­ri­fi­co que mis fun­cio­nes en el ejer­ci­cio pro­fe­sio­nal son emi­nen­te­men­te aca­dé­mi­cas, coor­di­nan­do los tra­ba­jos del Cen­tro de Es­tu­dios en men­ción, que tie­ne co­mo ob­je­to prin­ci­pal el coad­yu­var con las ins­ti­tu­cio­nes, or­ga­nis­mos no gu­ber­na­men­ta­les y la so­cie­dad ci­vil en ge­ne­ral en la cons­truc­ción de ciu­da­da­nía y la se­gu­ri­dad de la en­ti­dad, a tra­vés de la do­cen­cia, la in­ves­ti­ga­ción y la ex­ten­sión uni­ver­si­ta­ria, es­ta­ble­cien­do pa­ra tal efec­to, re­des de co­la­bo­ra­ción en el ám­bi­to in­ter­na­cio­nal, na­cio­nal, es­ta­tal y mu­ni­ci­pal, ofer­ta la Li­cen­cia­tu­ra en De­re­chos Hu­ma­nos en lí­nea y la Maes­tría pro­fe­sio­na­li­zan­te (prác­ti­ca) en De­fen­sa de los De­re­chos Hu­ma­nos, es­tá úl­ti­ma den­tro del Pro­gra­ma Na­cio­nal de Pro­gra­mas de Ca­li­dad de Con­se­jo Na­cio­nal de Cien­cia y Tec­no­lo­gía”; cons­tru­yen­do así, ciu­da­da­nía par­ti­ci­pa­ti­va, co­mo un ejer­ci­cio aca­dé­mi­co y de res­pon­sa­bi­li­dad ciudadana.

Es im­por­tan­te de­ta­llar que cuan­do la co­lum­nis­ta se­ña­la tex­tual­men­te: “Tie­ne ca­rac­te­rís­ti­cas sos­pe­cho­sas co­mo su víncu­lo a una de las tres per­so­nas que im­pug­na­ron su de­sig­na­ción, De­lia Es­tra­da Sán­chez”, es­to me oca­sio­na un agra­vio, de­bi­do a que se in­tu­ye des­de ese con­tex­to la exis­ten­cia de una re­la­ción sen­ti­men­tal; trans­gre­dien­do así, mi vi­da pri­va­da y po­nien­do en­tre di­cho mi ho­no­ra­bi­li­dad co­mo per­so­na y ser­vi­do­ra pú­bli­ca.

Lo an­te­rior, de­bi­do a que el de­re­cho de ex­pre­sión tie­ne co­mo lí­mi­te res­pe­tar la mo­ral, co­sa que no se res­pe­ta en la no­ta que des­cri­be el es­ta­do que guar­da la impugnación del Om­buds­man en el es­ta­do de Chiapas, po­nien­do en­tre­di­cho las fun­cio­nes ju­ris­dic­cio­na­les del Tri­bu­nal Fe­de­ral; ya que, si exis­tie­ra al­gún im­pe­di­men­to pa­ra juz­gar, el Juez que re­suel­ve, el Con­gre­so del Es­ta­do, pu­do ha­cer­lo va­ler, en el mo­men­to pro­ce­sal opor­tuno; sin em­bar­go, no exis­tió ma­ni­fes­ta­ción al­gu­na.

Ser­vi­da se­ño­ra, gra­cias por leer­me.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.