REZAGO DE 10 MIL 600 CÉDULAS PRO­FE­SIO­NA­LES EN EL ES­TA­DO DE CHIHUAHUA

La má­qui­na pa­ra im­pri­mir­las no sir­ve des­de ha­ce un año

El Heraldo de Chihuahua - - Portada - VENESSA RIVAS MEDINA

El rezago de 7 mil 600 cédulas en Chihuahua y otras 3 mil en la Uni­ver­si­dad de Ciu­dad Juárez es la afec­ta­ción que exis­te en la Di­rec­ción Es­ta­tal de Pro­fe­sio­nes, de­bi­do al in­cum­pli­mien­to de una em­pre­sa de Mon­te­rrey, la cual ga­nó una li­ci­ta­ción pú­bli­ca de un mi­llón 200 mil pe­sos.

El re­cla­mó de in­cum­pli­mien­to y pro­vee­du­ría de ma­te­rial pa­ra la im­pre­sión de las cédulas de pro­fe­sio­nes, mo­ti­vó que la di­rec­to­ra Fá­ti­ma Guz­mán Ga­llar­do fue­ra vic­ti­ma de vio­len­cia ins­ti­tu­cio­nal, por par­te Al­fre­do At­to­li­ni Pes­quei­ra, sub­se­cre­ta­rio de Ad­mi­nis­tra­ción y Pla­nea­ción de la Se­cre­ta­ría de Edu­ca­ción y De­por­te, pues in­clu­so la si­guió a una ofi­ci­na ubi­ca­da en el ter­cer pi­so del edi­fi­cio Hé­roes de la Re­vo­lu­ción, don­de la aco­rra­ló, gri­to, pro­fi­rió pa­la­bras al­ti­so­nan­tes, apun­tó con el de­do y la hi­zo llo­rar has­ta su­pli­car que la de­ja­rá sa­lir.

La si­tua­ción se tor­nó di­fí­cil y de­ci­dió in­ter­po­ner la de­nun­cia an­te la Se­cre­ta­ría de la Fun­ción Pú­bli­ca.

“Yo los in­sul­tos me los pue­do aguan­tar, pe­ro no que las per­so­nas que vie­nen a tra­mi­tar su cé­du­la ten­gan que via­jar has­ta 10 ho­ras de ca­mino, en­fren­tar­se a re­te­nes de la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da y que se va­yan so­lo con un cer­ti­fi­ca­do de la cé­du­la por­que no te­ne­mos ma­te­rial”, re­sal­tó Fá­ti­ma Guz­mán Ga­llar­do, en en­tre­vis­ta con El He­ral­do de Chihuahua.

Re­la­tó que des­de ha­ce un año la má­qui­na pa­ra im­pri­mir PVC se des­com­pu­so, ra­zón por la cual se ad­qui­rió una nue­va pe­ro de muy ba­ja ca­li­dad, por lo que pa­ra no ha­cer un do­ble gas­to se pi­dió un ma­te­rial de ma­yor ca­li­dad en la ba­se pre im­pre­sa de las ce­du­las y la mi­ca, las cua­les se man­dan ha­cer por mi­les.

An­te el rezago que exis­tía que era de me­nos de 600 cédulas se lan­zó una li­ci­ta­ción, pe­ro se te­nía que es­pe­rar a la su­fi­cien­cia pre­su­pues­tal. La pri­me­ra li­ci­ta­ción es­ta­ba mal re­dac­ta­da, por lo que se tu­vo que vol­ver a lan­zar si­tua­ción que cau­so más de­mo­ra y que las cédulas se fue­ran acu­mu­lan­do.

Por fin se ad­ju­di­ca a una em­pre­sa de la ciu­dad de Mon­te­rrey, de la cual no qui­so re­ve­lar nom­bre, pe­ro vol­vie­ron a te­ner una de­mo­ra de­bi­do a la re­for­ma a la Ley Es­ta­tal de Pro­fe­sio­nes, don­de el de­par­ta­men­to cam­bia a Di­rec­ción Es­ta­tal de Pro­fe­sio­nes. El pri­mer ma­te­rial que la em­pre­sa en­tre­gó te­nía muy ba­ja ca­li­dad, “No es­ta­ba a gus­to con el pro­duc­to que se nos iba a en­tre­gar, en­ton­ces lo re­por­te, hi­zo los ofi­cios co­rres­pon­dien­tes in­for­man­do que no co­rres­pon­día al la­mi­na­do es­pe­ci­fi­ca­do y otras cues­tio­nes téc­ni­cas”, ex­pli­có.

La pre­sión era por­que el rezago cre­cía, ya ha­bía mi­les de pro­fe­sio­nis­tas es­pe­ran­do su cé­du­la es­ta­tal pa­ra rea­li­zar al­gún trá­mi­te, in­clu­so ob­te­ner un pri­mer em­pleo.

La em­pre­sa se com­pro­me­tió a ayu­dar­les con la im­pre­sión des­de Mon­te­rrey y con ello aba­tir el rezago, así mis­mo se com­pro­me­tió a man­dar el in­su­mo ne­ce­sa­rio pa­ra que pu­die­ran im­pri­mir en Chihuahua, sin em­bar­go no su­ce­dió, nin­gu­na de las co­sas.

Fá­ti­ma Guz­mán cuen­ta con to­da la do­cu­men­ta­ción so­bre la si­tua­ción, pues hay tres ofi­cios de ul­ti­má­tum a la em­pre­sa, don­de se ad­vier­te que se so­li­ci­ta­ran las ga­ran­tías y se res­cin­di­rá el con­tra­to. In­clu­so tie­nen bien iden­ti­fi­ca­das las clau­su­las de las ga­ran­tías.

“No me gus­tó que me man­da­ran una in­vi­ta­ción pa­ra ir a la ciu­dad de Mon­te­rrey con los gas­tos cu­bier­tos pa­ra mi y un acom­pa­ñan­te, les hi­ce sa­ber el desacuer­do”.

La em­pre­sa al no po­der ha­cer na­da con Fá­ti­ma Guz­mán Ga­llar­do via­ja­ron a Chihuahua don­de se en­tre­vis­ta­ron con Al­fre­do At­to­li­ni, quien no per­mi­tió que la Di­rec­to­ra Es­ta­tal de Pro­fe­sio­nes es­tu­vie­ra pre­sen­te en la reunión.

Tras la reunión, se en­con­tra­ron en el pa­si­llo de la Sub­se­cre­ta­ria de Edu­ca­ción, don­de Fá­ti­ma le re­cla­mó a Ato­lli­ni Pes­quei­ra el no ha­ber de­ja­do que el área afec­ta­da par­ti­ci­pa­ra en la reunión. “Me con­tes­ta: ¡así se va a tra­ba­jar! Van a im­pri­mir en Mon­te­rrey”. La fun­cio­na­ria le re­pli­co que ade­más re­que­ría in­su­mo pa­ra con­ti­nuar con la aten­ción en ven­ta­ni­lla. Fue en­ton­ces que con palabra al­ti­so­nan­tes y se­ña­lán­do­la con el de­do le re­pi­tió que se iba a tra­ba­jar des­de Mon­te­rrey.

Fá­ti­ma se in­tro­du­jo en una ofi­ci­na que es­ta­ba a os­cu­ras, el sub­se­cre­ta­rio de me­tió tras ella pa­ra se­guir gri­tán­do­le, se­ña­lan­do y ma­no­te­na­do. Con­duc­tas que a de­cir de va­rios en la Se­cre­ta­ría de Edu­ca­ción son el pan de ca­da día con el fun­cio­na­rio.

“Le pe­dí que me de­ja­rá pa­sar que me es­ta­ba fal­tan­do al res­pe­to, pe­ro ce­rró la puer­ta, nos que­da­mos en área os­cu­ra, me sol­té llo­ran­do y le su­pli­ca­ba que por fa­vor me de­ja­ra pa­sar”.

Es­ta si­tua­ción de fal­ta de res­pe­to no es la pri­me­ra vez que la su­fre, pues con an­te­rio­ri­dad le qui­tó el es­pa­cio de es­ta­cio­na­mien­to asig­na­do pa­ra ella pa­ra otor­gár­se­lo a gen­te alle­ga­da a él, con me­nos je­rar­quía la­bo­ral. En­ton­ces tu­vo que acre­di­tar una le­sión en la co­lum­na, si­tua­ción que mo­ti­vó que la agre­die­ra di­cién­do­le “li­sia­da”, que era una exa­ge­ra­da, pe­ro de to­dos mo­dos se te­nía que sa­lir del es­ta­cio­na­mien­to. An­te ello tu­vo que ir a la Se­cre­ta­ría de Ha­cien­da a con­se­guir un es­pa­cio.

Ade­más ha “cas­ti­ga­do” al per­so­nal de la Di­rec­ción y el jue­ves an­tes de que se hi­cie­ra pú­bli­ca la de­nun­cia so­li­ci­tó la re­nun­cia de dos co­la­bo­ra­do­res que son pi­la­res en el tra­ba­jo que rea­li­zan, una con 20 años de an­ti­güe­dad y la otra con 12 años, una de ellas es pa­dre del Ma­gis­tra­do Leo Al­va­ra­do.

“He es­ta­do en desacuer­do de mu­chas co­sas, las ha­bía to­le­ra­do co­mo una ma­ne­ra de se­guir tra­ba­jan­do y sa­car los pen­dien­tes, pe­ro ya es mu­cho el rezago, son mu­chos los pro­fe­sio­nis­tas afec­ta­dos por es­ta si­tua­ción, por tra­ba­jar con per­so­nas que no tie­nen el mis­mo com­pro­mi­so ha si­do un des­gas­te”.

Fá­ti­ma Guz­mán di­jo que no ha­bla por ella, sino por to­das las per­so­nas afec­ta­das por la fal­ta de de­ci­sión.

La de­nun­cia por vio­len­cia la in­ter­pu­so pri­me­ro en el Ins­ti­tu­to Chihuahuen­se de la Mu­jer, don­de la mis­mas Emma Sal­da­ña ti­tu­lar del área la aten­dió. Lue­go fue a la Fun­ción Pú­bli­ca don­de le to­ma­ron el ac­ta de com­pa­re­cen­cia, don­de ma­ni­fes­tó los he­chos so­bre las agre­sio­nes a su per­so­na y a su tra­ba­jo. Cuen­ta con una co­pia de la de­nun­cia, don­de ade­más so­li­ci­tó ins­ti­tu­cio­na­li­dad y se­gui­mien­to del ca­so ya que to­do es­ta do­cu­men­ta­do.

Así mis­mo ya man­do to­da la do­cu­men­ta­ción al Co­mi­té de Ad­qui­si­cio­nes de la Se­cre­ta­ría de Ha­cien­da pa­ra re­vi­sar el pro­ce­so de san­ción a la em­pre­sa por el in­cum­pli­mien­to.

“Es­toy muy ner­vio­sa, co­mo quien di­ce me pe­lle con la co­ci­ne­ra y su ya es­toy en es­to no voy a pa­rar has­ta que lle­gue el ma­te­rial y la gen­te ten­ga su cé­du­la, por­que so­lo se es­tán yen­do con una ho­ja cer­ti­fi­ca­da de su cé­du­la. Me da ver­güen­za, pi­do dis­cul­pas por es­to”.

Fá­ti­ma Guz­mán fi­na­li­zó di­cien­do que las fal­tas de res­pe­to se las pue­de aguan­tar pe­ro que le sur­tan el ma­te­rial pa­ra tra­ba­jar, “yo lo úni­co que pi­do es te­ner ma­te­rial de la em­pre­sa que sea”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.