Pac­tar pa­ra no de­jar en la to­tal impunidad a au­to­res prin­ci­pa­les

Se pue­de lle­gar a un acuer­do efi­caz, una si­tua­ción que en pri­mer lu­gar se pue­de ver has­ta in­mo­ral

El Heraldo de Chihuahua - - Local - KARINA RO­DRÍ­GUEZ CHA­CÓN/ El He­ral­do de Chihuahua

El fis­cal es­pe­cia­li­za­do en de­li­tos de co­rrup­ción de la Fis­ca­lía de la Na­ción de Pe­rú, Jo­sé Do­min­go Pé­rez Gó­mez, de­fen­dió la co­la­bo­ra­ción efi­caz que en bue­na cuen­ta “im­pli­ca ne­go­ciar con los de­lin­cuen­tes”, al­go que en Pe­rú ge­ne­ró una si­tua­ción de con­flic­to mo­ral, al cues­tio­nar có­mo es que se po­día sen­tar a ne­go­ciar con una per­so­na que ha co­me­ti­do un de­li­to.

Pa­ra sus­ten­tar su fun­da­men­to, se ba­só en Jo­sé Ogaz, quien de­cla­ró: “hu­bo quie­nes cri­ti­ca­ron la pues­ta en vi­gen­cia de la Ley de Co­la­bo­ra­ción, se­ña­lan­do que re­sul­ta in­mo­ral tran­sar con los criminales; en mi opi­nión, más in­mo­ral es de­jar en la ab­so­lu­ta impunidad a los au­to­res prin­ci­pa­les de crí­me­nes que nun­ca se­rán san­cio­na­dos por des­co­no­ci­mien­to de los he­chos o fal­tas de prue­bas. Es más in­mo­ral de­jar que el co­rrup­to no ten­ga una san­ción, que tran­sar con al­guien que nos pue­da dar in­for­ma­ción pa­ra lle­gar ha­cia él”, al­go que Pé­rez Gó­mez apro­bó.

El po­ten­te ex­pli­có que la co­la­bo­ra­ción efi­caz es un pro­ce­di­mien­to que pre­ci­sa­men­te les ha per­mi­ti­do a las au­to­ri­da­des bra­si­le­ñas con su pro­pia le­gis­la­ción, y en el ca­so pe­ruano con su pro­pia nor­ma­ti­va, es­ta­ble­cer acuer­dos en el cual se les en­tre­ga­rá in­for­ma­ción, do­cu­men­ta­ción, prue­bas. De acuer­do con el fis­cal, es un pro­ce­so au­tó­no­mo, no de­pen­de de la in­ves­ti­ga­ción que se pue­da es­tar si­guien­do por el he­cho co­rrup­tor, por­que por ese pro­ce­so, esa per­so­na se­gui­rá sien­do pro­ce­sa­da, pe­ro se lle­ga a un acuer­do con la Fis­ca­lía y pro­ba­ble­men­te no va a su­frir las con­se­cuen­cias de ese pro­ce­so.

“Co­la­bo­rar o de­la­tar es fi­nal­men­te pro­por­cio­nar in­for­ma­ción pe­ro una in­for­ma­ción útil que per­mi­ta per­se­guir con efi­ca­cia con­duc­tas de­lic­ti­vas gra­ves o co­me­ti­das por or­ga­ni­za­cio­nes criminales, pa­ra efec­tos de ob­te­ner un de­ter­mi­na­do be­ne­fi­cio”, aco­tó.

Asi­mis­mo, de­ta­lló que el sis­te­ma acu­sa­to­rio en Pe­rú ha in­cre­men­ta­do pro­gre­si­va­men­te pa­ra de­li­tos co­mu­nes des­de 2006 y en 2011 pa­ra de­li­tos de co­rrup­ción de fun­cio­na­rios. Es­to fue una de­ci­sión po­lí­ti­ca más que téc­ni­ca, por­que el Má­xi­mo Tri­bu­nal de In­ter­pre­ta­ción de la Cons­ti­tu­cio­nal ha se­ña­la­do que Pe­rú es un país co­rrup­to y de­fi­ni­ti­va­men­te asu­mir el sis­te­ma acu­sa­to­rio pa­ra de­li­tos de co­rrup­ción de fun­cio­na­rios es dis­tin­to que asu­mir­lo pa­ra de­li­tos co­mu­nes.

En el tras­cur­so de es­te sis­te­ma acu­sa­to­rio en de­li­tos de co­rrup­ción de fun­cio­na­rios lle­gó la no­ti­cia del ca­so Ode­brecht. En di­ciem­bre de 2006 se to­mó co­no­ci­mien­to del acuer­do que fir­man las au­to­ri­da­des de los Es­ta­dos Uni­dos de cul­pa­bi­li­dad, ce­le­bra­do en­tre el Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia, en el cual, en el ca­so pe­ruano, se re­co­no­ció el pa­go de so­bor­nos has­ta de 9 mi­llo­nes en­tre 2005 y 2014 de pa­gos pa­ra fun­cio­na­rios gu­ber­na­men­ta­les con el fin de ob­te­ner con­tra­tos de obras pú­bli­cas.

Y pa­ra Mé­xi­co, de 2010 a 2014, Ode­brecht pa­gó e hi­zo que se efec­tua­ran pa­gos co­rrup­tos por la su­ma apro­xi­ma­da de 10.5 mi­llo­nes de dó­la­res a fun­cio­na­rios pú­bli­cos me­xi­ca­nos, con el mis­mo ob­je­ti­vo.

La reac­ción de la Fis­ca­lía de la Na­ción de Pe­rú fue crear un gru­po es­pe­cial den­tro de la Fis­ca­lía Es­pe­cia­li­za­da en ac­tos de co­rrup­ción de fun­cio­na­rios, al cual de­no­mi­nó Equi­po Es­pe­cial, pre­ci­sa­men­te pa­ra es­tos ca­sos a de­di­ca­ción ex­clu­si­va, pa­ra ver no so­la­men­te los ca­sos de la em­pre­sa Ode­brecht, sino tam­bién de las otras em­pre­sas bra­si­le­ñas que ha­bían eje­cu­ta­do al­gún ti­po de ser­vi­cio en Pe­rú.

Pa­ra 2012, en es­te país, se es­ta­ble­ció que es­te de­li­to de la­va­do ac­ti­vo es un de­li­to au­tó­no­mo. Se es­ta­ble­cen pe­nas de 8 a 15 años de pe­na pri­va­ti­va de la li­ber­tad y si es en or­ga­ni­za­ción criminal, as­cien­de de 10 a 20 años.

“Ha ha­bi­do per­so­nas que se han pres­ta­do pa­ra co­me­ter es­tos ac­tos de con­ver­sión, de trans­fe­ren­cia, de ocul­ta­mien­to; pe­ro tam­bién hay be­ne­fi­cia­rios fi­na­les que son los fun­cio­na­rios que fi­nal­men­te es­tán es­pe­ran­do re­ci­bir ese ac­ti­vo, ese di­ne­ro, su­pues­ta­men­te la­va­do y por lo tan­to, te­ne­mos des­de el mo­men­to en que se es­tá re­ci­bien­do el di­ne­ro o el ac­ti­vo con el pa­go de la hi­po­te­ca, con el pa­go de la ad­qui­si­ción de un in­mue­ble, con la tras­fe­ren­cia ban­ca­ria, la fa­cul­tad pa­ra pro­ce­sar­los por ese de­li­to de la­va­do de ac­ti­vos”, di­jo el fis­cal.

Jo­sé Do­min­go Pé­rez Gó­mez es un abo­ga­do más­ter en De­re­cho cons­ti­tu­cio­nal; es­pe­cia­lis­ta en De­re­cho pe­nal y pro­ce­sal; ha si­do fis­cal pro­vi­sio­nal pe­nal en Pe­rú de 2008 a la fe­cha. Se le asig­nó la in­ves­ti­ga­ción del fi­nan­cia­mien­to in­de­bi­do de la em­pre­sa Ode­brecht a Kei­ko Fu­ji­mo­ri, hi­ja del ex­pre­si­den­te Al­ber­to Fu­ji­mo­ri, pa­ra su cam­pa­ña pre­si­den­cial.

En Pe­rú exis­te la “Ley de Co­la­bo­ra­ción” que per­mi­te al go­bierno pac­tar con de­lin­cuen­tes pa­ra lo­grar cas­ti­go a los au­to­res prin­ci­pa­les de de­li­tos, ex­pli­có fis­cal Jo­sé Do­min­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.