To­tal de ac­tos de co­rrup­ción, cer­ca­na al de ro­bos en el país

El Heraldo de Chihuahua - - Local -

La co­rrup­ción es­tá nor­ma­li­za­da en Mé­xi­co, al gra­do que la ta­sa de pre­va­len­cia en ac­tos de co­rrup­ción es cer­ca­na a la de ro­bo en Mé­xi­co, ex­pli­có Fer­nan­do Nie­to Mo­ra­les, pro­fe­sor del Co­le­gio de Mé­xi­co, al par­ti­ci­par en el pa­nel “Nor­ma­li­za­ción y ra­cio­na­li­za­ción de la co­rrup­ción”.

Pa­ra mu­chos me­xi­ca­nos la co­rrup­ción es un me­dio fac­ti­ble y ra­zo­na­ble, in­clu­so ne­ce­sa­rio aho­ra re­sol­ver pro­ble­mas co­ti­dia­nos, lo que se con­vier­te en un pro­ble­ma.

Ten­de­mos a pen­sar en la co­rrup­ción co­mo una des­via­ción y un error, por eso se le apli­can va­lo­res ex­cep­cio­na­les, por lo que di­jo que es ne­ce­sa­rio pen­sar­la co­mo la re­gla en lu­gar de la ex­cep­ción.

La co­rrup­ción de­ja de ser un he­cho pa­ra con­ver­tir­se en un mo­do de vi­da, pa­ra­fra­seó a Cai­den que es­ta­ble­ce:

“En otros lu­ga­res la co­rrup­ción se ha con­ver­ti­do en un equi­li­brio y nor­mas so­cia­les”. Con ello ex­pli­có que se nor­ma­li­za en la me­di­da que las re­glas per­mi­ten y alien­tan la co­rrup­ción. Ade­más de que las per­so­nas se con­ven­cen de que la co­rrup­ción les fa­vo­re­ce, co­mo un ac­to de so­bre­vi­ven­cia que ayu­da a vi­vir con la co­rrup­ción. “Yo no le doy mor­di­da, le doy pa­ra el re­fres­co”.

Re­fi­rió a un es­tu­dio que rea­li­za­ron en­tre fun­cio­na­rios pú­bli­cos fe­de­ra­les, don­de el 31% dar re­ga­los a cam­bio de un fa­vor son nor­ma­les. El 34% dar di­ne­ro es per­fec­ta­men­te nor­mal.

Aque­llos fun­cio­na­rios que ha­bían ob­ser­va­do a otros acep­tan­do di­ne­ro o re­ga­los, nor­ma­li­zan un ac­to de co­rrup­ción, “el he­cho de que yo vea que otros acep­tan re­ga­los o di­ne­ro me ayu­da a nor­ma­li­zar un ac­to de co­rrup­ción”.

Mo­ra­les.

Fer­nan­do Nie­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.