Gra­cias a Fuen­tes Ma­res fue ca­te­drá­ti­co de la UACh

El Heraldo de Chihuahua - - Local - Raúl Lu­ján Pan­to­ja

Sr. Di­rec­tor:

Sien­do es­tu­dian­te de la Fa­cul­tad de De­re­cho de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Chihuahua, tu­ve co­mo maestro de la ma­te­ria Tí­tu­los y Ope­ra­cio­nes de Cré­di­to al Lic. Jo­sé Fuen­tes Ma­res, el hom­bre de los ape­lli­dos lí­qui­dos co­mo él se ha­cía lla­mar.

Ca­da cla­se que nos per­mi­tía era prác­ti­ca­men­te una con­fe­ren­cia con el es­ti­lo pro­pio que él só­lo sa­bía im­pri­mir. Se sen­ta­ba so­bre el es­cri­to­rio, en­cen­día su pu­ro, veía ha­cia la ave­ni­da Uni­ver­si­dad, des­pués de­te­ni­da­men­te pa­sa­ba la vis­ta so­bre el gru­po y has­ta en­ton­ces ini­cia­ba su cla­se.

Re­cuer­do que cuan­do le to­có tra­tar la fi­gu­ra ju­rí­di­ca del aval, nos dio la que es­ta­ble­ce la Ley de Tí­tu­los y Ope­ra­cio­nes de Cré­di­to, di­cién­do­nos que “me­dian­te el aval se garantiza en to­do o en par­te el pa­go de la le­tra de cam­bio”, pe­ro que sin em­bar­go él te­nía su pro­pia de­fi­ni­ción: “que el aval era un pen­de­jo con una plu­ma en la mano”.

Des­pués de ha­ber ter­mi­na­do mi ca­rre­ra de abo­ga­do, un buen día es­tan­do to­man­do mis sa­gra­dos ali­men­tos en mi ca­sa, se me pre­sen­ta­ron el abo­ga­do de una mue­ble­ría y el ac­tua­rio del juz­ga­do se­gun­do de lo ci­vil pa­ra re­que­rir­me de pa­go y en ca­so de no ha­cer­lo em­bar­gar­me el au­to­mó­vil que se en­con­tra­ba en la por­ta co­che­ra, es­to de­bi­do a que yo le ha­bía otor­ga­do mi aval a un ami­go pa­ra que ad­qui­rie­ra cier­tos mue­bles de la ci­ta­da mue­ble­ría, pe­ro que no le pa­gó.

En ese mo­men­to me vino a la men­te la de­fi­ni­ción del aval que nos ha­bía da­do el maestro Fuen­tes Ma­res. Te­nía ra­zón en to­do.

Tiem­po des­pués, es­tan­do yo co­mo jefe del De­par­ta­men­to Ju­rí­di­co Fi­du­cia­rio de Fi­nan­cie­ra Co­mer­mex y el li­cen­cia­do Fuen­tes Ma­res co­mo ase­sor del se­ñor D. Eloy Va­lli­na, en­ton­ces pre­si­den­te del con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción del Ban­co Co­mer­mex, un día co­mo a las 11 de la ma­ña­na se me pre­sen­tó el Lic. Fuen­tes Ma­res en mi ofi­ci­na y me di­ce: “oi­ga, Lu­ján, quie­ro que us­ted me su­pla en la cla­se de Tí­tu­los y Ope­ra­cio­nes de Cré­di­to que es­toy im­par­tien­do en la Fa­cul­tad de Con­ta­du­ría y Ad­mi­nis­tra­ción de la uni­ver­si­dad, en vir­tud de que ya no ten­go tiem­po de im­par­tir­la de­bi­do al ex­ce­so de tra­ba­jo”. Pa­ra mí fue la más gran­de sor­pre­sa del mun­do di­cién­do­le que có­mo era po­si­ble que yo lo fue­ra a su­plir. Su res­pues­ta fue: “a las cua­tro de la tar­de pa­so por us­ted pa­ra lle­var­lo a pre­sen­tar al gru­po”.

Así fue, a las cua­tro pa­só por mí y nos di­ri­gi­mos a lo que hoy es el edi­fi­cio de Rec­to­ría de la UACh en don­de es­ta­ba la Fa­cul­tad de Con­ta­du­ría y Ad­mi­nis­tra­ción de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Chihuahua. Soy maestro ju­bi­la­do de di­cha institución.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.