Po­der ab­so­lu­to

El Heraldo de Chihuahua - - Nacional - Por Ma­rio Gón­go­ra Her­nán­dez

“El pe­li­gro pa­ra la de­mo­cra­cia no es­tá prin­ci­pal­men­te en el ma­te­ria­lis­mo, sino en un fal­so y mal en­ten­di­do idea­lis­mo”

Pma­loa­ra la per­so­na tra­ba­ja­do­ra y de bue­na fe, es igual­men­te

que sea un un jefe, o que sea un lí­der, o el go­bierno quien ten­ga ex­ce­so de po­der por­que de él abu­sa­rá siem­pre.

Unas cuan­tas per­so­nas fue­ra de la ley, pe­ro “le­gal­men­te” con la ley en la mano por su ca­pa­ci­dad de mo­di­fi­car y cam­biar to­das las le­yes por su po­der ab­so­lu­to, pi­so­tea­rán to­das las ac­tua­les le­yes y re­glas pú­bli­ca­men­te. El la­drón en el po­der se con­vier­te en due­ño de prác­ti­ca­men­te to­do.

Ha­ce cua­tro mil año un es­cri­ba egip­cio de­ta­lló: “El la­drón (go­ber­nan­te) es due­ño de to­do; el oro es­tá es­ca­so, al

ar­te­sano le fal­ta tra­ba­jo; uno es el que siem­bra, otro el que co­se­cha y otro más el que se lo que­da y lo con­tro­la to­do. El mun­do es­tá ex­haus­to. Hoy hay más man­da­ta­rios que nun­ca”.

Así, nos da­mos cuen­ta que el mun­do, cuan­do se lo en­tre­ga­mos a un in­di­vi­duo (co­mo lo aca­ba­mos de ha­cer), o a un gru­po, si­gue sien­do lo mis­mo y si­gue ha­bien­do lo mis­mo: pa­rá­si­tos, bu­ro­cra­cia, cri­men, ava­ri­cia, des­alo­jo, de­socu­pa­ción. Ayer y hoy y siem­pre. La gen­te de hoy es so­la­men­te dis­tin­ta.

Phi­neas Taylor Bar­num (em­pre­sa­rio, po­lí­ti­co y ar­tis­ta cir­cen­se es­ta­dou­ni­den­se, re­cor­da­do por sus cé­le­bres en­ga­ños en el mun­do del en­tre­te­ni­mien­to) des­cu­brió que a la gen­te le gus­ta ser en­ga­ña­da y se hi­zo mi­llo­na­rio con tal idea.

Lo que la ma­yo­ría de los po­lí­ti­cos nos pre­sen­tan co­mo su san­ti­dad, su ho­nes­ti­dad, su hon­ra­dez, su pu­re­za, su in­te­rés por el pue­blo, y su lu­cha an­ti­co­rrup­ción, no es otra co­sa que su in­sa­cia­ble am­bi­ción de lu­cro, de po­der y de man­do. De sim­ple­men­te con­tar con au­to­ri­dad, aho­ra con el po­der ab­so­lu­to, és­te se­rá con­ver­ti­do en un au­to­ri­ta­rio y pre­po­ten­te.

Un pro­fe­ta en la po­lí­ti­ca, co­mo to­do buen po­pu­lis­ta, mien­tras es­tá en cam­pa­ña, se­rá vis­to co­mo el sal­va­dor de to­dos los ma­les, per­fec­to, amo­ro­so muy ho­nes­to y has­ta di­vino, pe­ro en la reali­dad una vez go­ber­nan­do se­rá cau­sa de los do­lo­res de ca­be­za de la na­ción. Mien­tras más in­cul­to el ciu­da­dano y más in­ca­paz de bas­tar­se a sí mis­mo, más va­lio­so y me­re­ce­dor se con­vier­te pa­ra el ti­rano.

Na­die más in­to­le­ran­te que el man­da­ta­rio ig­no­ran­te y equi­vo­ca­do que cree es­tar obran­do con “jus­ti­cia re­pu­bli­ca­na” y peor aún, cuan­do le han otor­ga­do au­to­ri­dad ili­mi­ta­da y siem­pre se en­cuen­tra ro­dea­do de una at­mós­fe­ra de ser­vi­lis­mo.

Por mu­cho que di­gan sa­ber los nue­vos lí­de­res, no pue­den sa­ber­lo to­do, a me­nos que usen la pre­po­ten­cia. No pue­de be­ne­fi­ciar­nos nin­gu­na fi­lo­so­fía ni mu­cho me­nos un nue­vo mo­de­lo eco­nó­mi­co que con­tra­di­ga nues­tra pro­pia ex­pe­rien­cia y la del mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.