To­da una vi­da en el mun­do de la mú­si­ca

A sus 38 años de edad, es­te mú­si­co no pier­de la es­pe­ran­za de ser un ar­tis­ta re­co­no­ci­do, aun­que sa­be que requiere de mu­cho es­fuer­zo; "No hay ma­yor gra­ti­fi­ca­ción que el aplau­so", se­ña­la

El Heraldo de Tabasco - - Cultura - RA­QUEL MAY OLÁN Carlos Pé­rez MÚ­SI­CO

¡Te pue­do yo ju­rar an­te un al­tar mi amor sin­ce­ro…! Se es­cu­cha en voz de Carlos, al tiem­po que sus de­dos so­bre las cuer­das de una gui­ta­rra ha­cen el acor­de per­fec­to de acom­pa­ña­mien­to; sus clien­tes, quie­nes lo co­no­cen de años lo es­cu­chan gus­to­sos, brin­dán­do­le un aplau­so que es la ma­yor gra­ti­fi­ca­ción de es­te tro­va­dor de na­ci­mien­to.

Carlos Pé­rez Pé­rez se de­di­ca a la mú­si­ca des­de ha­ce 10 años, sin em­bar­go, obli­ga­do por las ca­ren­cias eco­nó­mi­cas, des­de ha­ce cin­co se de­di­ca a can­tar en los res­tau­ran­tes, ta­que­rías y de­más es­ta­ble­ci­mien­tos de co­mi­da asen­ta­dos en el Pri­mer Cua­dro de Vi­llaher­mo­sa, en don­de ob­tie­ne de 300 a 500 pe­sos dia­rios, los cua­les son para el sus­ten­to de su fa­mi­lia.

A sus 38 años de edad, es­te mú­si­co no pier­de la es­pe­ran­za de ser un ar­tis­ta re­co­no­ci­do, aun­que sa­be que eso requiere de mu­cho es­fuer­zo y por aho­ra se con­for­ma con la ova­ción de los clien­tes, que ya lo co­no­cen y le piden las can­cio­nes de su agra­do a cam­bio de una mo­ne­da.

Los Baby’s y Los Pan­chos son sus agru­pa­cio­nes fa­vo­ri­tas –re­cor­dó- que con esas can­cio­nes con­quis­tó el co­ra­zón de su hoy es­po­sa, quien le dio dos hi­jos, uno de ellos ya pro­fe­sio­nis­ta; ca­rre­ra que fue cos­tea­da –co­men­tó or­gu­llo­sa­men­te- con el ofi­cio de can­tar.

“Con es­ta ba­se eco­nó­mi­ca he lo­gra­do la ca­rre­ra de uno de mis hi­jos y el otro que es­tá por ter­mi­nar, mi hi­ja ma­yor tie­ne 23 y el más chi­co tie­ne

19 yo los he sa­ca­do ade­lan­te de es­te ofi­cio”, ase­ve­ró. De lu­nes a vier­nes se le­van­ta a las 7:30 de la ma­ña­na, desa­yu­na, se pre­pa­ra y se tras­la­da des­de la co­lo­nia Ga­vio­tas has­ta el Cen­tro His­tó­ri­co de Vi­llaher­mo­sa, en don­de can­ta de 9:00 a 15:00 ho­ras apro­xi­ma­da­men­te, re­co­rrien­do más de 10 es­ta­ble­ci­mien­tos por día.

An­tes –pla­ti­có a es­te me­dio de co­mu­ni­ca­ción- to­có con gru­pos mu­si­ca­les y tra­ba­jo en ac­ti­vi­da­des de man­te­ni­mien­to eléc­tri­co, pe­ro pre­fi­rió lan­zar­se a la aven­tu­ra so­lo con su gui­ta­rra, pues ade­más le re­sul­tó más re­di­tua­ble eco­nó­mi­ca­men­te. Fi­nal­men­te, se­ña­ló que el gus­to por la mú­si­ca le sur­gió de­bi­do a que en su fa­mi­lia hay de dos a tres per­so­nas de­di­ca­das a es­te ofi­cio, en tan­to, agradeció a Dios la opor­tu­ni­dad de vi­vir de ello, pues po­cas per­so­nas tie­nen la di­cha de tra­ba­jar en lo que aman. “En mi fa­mi­lia hay dos o tres mú­si­cos y de ahí me sur­gió la idea y las ga­nas de apren­der, a mí me lla­mó la aten­ción des­de chi­co, an­tes tra­ba­ja­ba en el man­te­ni­mien­to eléc­tri­co pe­ro me­tién­do­me más a fon­do me gus­tó la mú­si­ca”, con­clu­yó.

“En mi fa­mi­lia hay dos o tres mú­si­cos y de ahí me sur­gió la idea y las ga­nas de apren­der, a mí me lla­mó la aten­ción des­de chi­co, an­tes tra­ba­ja­ba en el man­te­ni­mien­to eléc­tri­co pe­ro me­tién­do­me más a fon­do me gus­tó la mú­si­ca

"Con es­ta ba­se eco­nó­mi­ca he lo­gra­do la ca­rre­ra de uno de mis hi­jos y el otro que es­tár por ter­mi­nar"

Foto: Carlos Pé­rez.

An­tes Carlos Pé­rez se de­di­ca­ba a to­car con gru­pos mu­si­ca­les y pe­que­ños tra­ba­jos de man­te­ni­mien­to eléc­tri­co, pe­ro se de­ci­dió a lan­zar­se a la aven­tu­ra so­lo con su gui­ta­rra /

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.