“Gran­des Na­ves Ver­des”

El Heraldo de Tabasco - - Al Cierre - OBED ISAÍ JI­MÉ­NEZ DE LA CRUZ * El au­tor es es­tu­dian­te de la Li­cen­cia­tu­ra en Co­mu­ni­ca­ción de la UJAT

Pro­me­tían un avan­ce pa­ra la ca­pi­tal Ta­bas­que­ña, al­go que trae­ría re­no­va­ción en la vi­da de la so­cie­dad Vi­llaher­mo­si­na. Los te­nían co­mo la in­ver­sión del año y que trae­ría co­mo­di­dad al mo­men­to de tras­la­dar a cien­tos o tal vez mi­les de per­so­nas por to­da la en­ti­dad.

Co­mo to­dos los días, dis­pon­go a mo­ver­me de mi ca­sa en la co­lo­nia In­de­co a la zo­na de la cul­tu­ra pa­ra lle­gar a mis cla­ses en la Uni­ver­si­dad y me en­fren­to a la mis­ma pro­ble­má­ti­ca que des­de ha­ce al­gu­nos años aque­ja a los usua­rios de es­te me­dio de trans­por­te. Es­te trans­por­te que des­de ju­lio del año 2008 han ser­vi­do sin pa­rar, pa­ra mo­ver a los usua­rios de un lu­gar a otro. Es­tas gran­des na­ves co­lor ver­de bri­llan­te, de en­gra­na­jes re­chi­nan­tes, y con aro­ma a gra­sa ca­lien­te. El tan odia­do y a la vez tan ne­ce­si­ta­do Trans­bus.

So­lo el año pa­sa­do, el trans­por­te ta­bas­que­ño ce­rró con más de 200 re­por­tes en la se­cre­ta­ría de Co­mu­ni­ca­cio­nes y Trans­por­tes (SCT) de­bi­do a las ma­las con­di­cio­nes.

Al mo­men­to de su­bir al ca­mión y sa­lu­dar al con­duc­tor que ape­nas al­can­za a mas­cu­llar al­gu­na pa­la­bra, co­mo to­dos, mi­ro si ha­brá al­gún asien­to va­cío, des­pués de in­tro­du­cir al­gu­nas mo­ne­das que com­ple­ten la ta­ri­fa tan al­ta pa­ra el ser­vi­cio que ofre­ce, y que, por cier­to, al­gu­nas ve­ces le di­go adiós a mi mo­ne­da de diez pe­sos.

Len­to, len­to co­mo si de una ca­rre­ta ha­la­da a ca­ba­llos se tra­ta­ra y al rit­mo y com­pás del mo­vi­mien­to que oca­sio­na el pa­so de las llan­tas des­gas­ta­das por los ba­ches de las ca­lles de la be­llí­si­ma Villahermosa, el mo­vi­mien­to del cuer­po de las per­so­nas es inevi­ta­ble y que al pa­so de la ru­ta se va lle­nan­do de gen­te y con eso, el olor y el ca­lor sa­ca­do del mis­mo in­fierno vuel­ve el am­bien­te, ten­so, en­fer­mi­zo, desean­do no su­bir­se ja­más a es­tos. Por los úl­ti­mos asien­tos se es­cu­cha el tan gri­ta­do “en la pa­ra­da ba­jan por fa­vor” que, al fal­tar la alar­ma del bo­tón na­ran­ja, se ha­ce pre­sen­te.

Len­to, tan len­to via­ja, que es no­ta­ble los acha­ques del pa­so del tiem­po y la ne­gli­gen­cia. Los cris­ta­les su­cios, man­cha­dos, y em­ba­rra­dos de por­que­ría mues­tran per­fec­ta­men­te co­mo es­tá la ad­mi­nis­tra­ción de la se­cre­ta­ría, los asien­tos des­gas­ta­dos es la so­cie­dad de tan­to so­por­tar abu­sos; y la fal­ta de ai­re acon­di­cio­na­do, la fal­ta de im­por­tan­cia al asun­to de par­te de los usua­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.