De­bi­li­dad y for­ta­le­za de la UNAM

El Heraldo de Tabasco - - Analisis - Pro­fe­sor emé­ri­to de la UNAM @Raul­ca­rran­ca www.fa­ce­book.com/des­pa­cho.raul­ca­rran­ca Raúl Ca­rran­cá y Ri­vas

Coin­ci­do con el rec­tor En­ri­que Graue Wie­chers, quien le di­jo al pre­si­den­te elec­to, An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, que la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co es dé­bil, en el sen­ti­do, creo, de que es una es­pe­cie de man­jar de dio­ses pa­ra los “po­rros”, los al­bo­ro­ta­do­res que se ven­den al me­jor pos­tor y los que tie­nen “vo­ca­ción” de po­li­ti­que­ros ser­vi­les, bru­ju­le­ros sin es­crú­pu­los.

Es ver­dad. Cen­tro de con­cen­tra­ción de mi­les de jó­ve­nes pa­ra­li­zar­la equi­va­le a gol­pear el co­ra­zón y el al­ma de la Re­pú­bli­ca. Se di­ce, in­clu­so, que su con­cien­cia. Pe­ro jun­to a la som­bra de su de­bi­li­dad, que es la de los per­ver­sos, es­tá su for­ta­le­za que es la pa­la­bra del es­pí­ri­tu uni­ver­si­ta­rio. Pa­la­bra sin la cual Mé­xi­co per­de­ría su rum­bo y has­ta su des­tino, pues cor­tar el flu­jo de esa pa­la­bra equi­val­dría a en­mu­de­cer su pen­sa­mien­to. Por eso la Uni­ver­si­dad pi­de y re­cla­ma, y tam­bién la Co­mi­sión Na­cio­nal de De­re­chos Hu­ma­nos, ex­pli­car la li­be­ra­ción de dos “po­rros” que es­ta­ban sien­do in­ves­ti­ga­dos por su pro­ba­ble par­ti­ci­pa­ción en los he­chos. La Uni­ver­si­dad ha ma­ni­fes­ta­do a la Pro­cu­ra­du­ría de la Ciu­dad de Mé­xi­co su “asom­bro y des­con­cier­to” por esa de­ci­sión, exi­gien­do “una ex­pli­ca­ción pa­ra la co­mu­ni­dad uni­ver­si­ta­ria y pa­ra la so­cie­dad me­xi­ca­na de par­te de las au­to­ri­da­des”. Ade­más el rec­tor ha ad­ver­ti­do que “la uni­dad mos­tra­da por los jó­ve­nes (en su pro­tes­ta pa­cí­fi­ca) es y se­rá la vía más cer­te­ra pa­ra erra­di­car la vio­len­cia en nues­tros plan­te­les y lo­grar que la Uni­ver­si­dad de la Na­ción pue­da se­guir cum­plien­do con sus ta­reas subs­tan­ti­vas”.

Aho­ra bien, no hay que per­der de vis­ta que en los mo­men­tos de­li­ca­dos por los que atra­vie­sa el país des­es­ta­bi­li­zar a la Uni­ver­si­dad se­ría im­pe­dir el cam­bio que se ave­ci­na. Cam­bio im­pres­cin­di­ble y que no pue­de, no de­be, ir apar­te o al mar­gen del pen­sa­mien­to uni­ver­si­ta­rio, li­bre y au­tó­no­mo. Se tra­ta de un cam­bio po­lí­ti­co, de­mo­crá­ti­co e in­clu­so ju­rí­di­co in­con­ce­bi­ble sin el análisis se­reno y ob­je­ti­vo de las ideas. Tal es la for­ta­le­za de la Uni­ver­si­dad y su pa­pel de­ci­si­vo en la his­to­ria de Mé­xi­co. En tal vir­tud se­ña­lar su de­bi­li­dad es re­cla­mar su for­ta­le­za, de­fen­di­da por la co­mu­ni­dad uni­ver­si­ta­ria y pro­te­gi­da, am­pa­ra­da cons­ti­tu­cio­nal­men­te por el Es­ta­do en el ar­tícu­lo 3o de la Car­ta Mag­na.

Sí, dé­bi­les que se creen fuer­tes por­que no dis­tin­guen la he­ren­cia cul­tu­ral de Mé­xi­co de su ig­no­ran­cia que es­gri­me la vio­len­cia co­mo “ra­zón” de su sin­ra­zón.

Sos­te­ne­mos, pues, y con el ma­yor én­fa­sis, que la Uni­ver­si­dad es un ele­men­to fun­da­men­tal del cam­bio, sin com­pro­mi­so po­lí­ti­co, en el pleno ejer­ci­cio de su au­to­no­mía y es­gri­mien­do la li­ber­tad de cá­te­dra y de in­ves­ti­ga­ción co­mo pri­vi­le­gio de la ju­ven­tud es­tu­dio­sa e ins­tru­men­to pre­cio­so, ex­ce­len­te, en las ma­nos de pro­fe­so­res e in­ves­ti­ga­do­res. For­ta­le­za in­com­pa­ra­ble que la ha­ce ten­ta­ción per­ver­sa y la vuel­ve de­bi­li­dad en los dé­bi­les.

Sí, dé­bi­les que se creen fuer­tes por­que no dis­tin­guen la he­ren­cia cul­tu­ral de Mé­xi­co de su ig­no­ran­cia que es­gri­me la vio­len­cia co­mo “ra­zón” de su sin­ra­zón. De­fen­da­mos la ra­zón fun­da­men­tal que es el bla­són que en­mar­ca nues­tro li­na­je, as­cen­den­cia y des­cen­den­cia que es el es­pí­ri­tu de Mé­xi­co. ¡Fue­ra po­rros! ¡Fue­ra vio­len­cia! Que im­pe­re el De­re­cho en una in­ves­ti­ga­ción cla­ra, trans­pa­ren­te, di­fun­di­da am­plia­men­te. Que no ha­ya se­cre­tos que se es­ca­bu­llan de la ver­dad. La Uni­ver­si­dad ha ha­bla­do: “Las in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre el par­ti­cu­lar de­ben ser a fon­do y has­ta sus úl­ti­mas con­se­cuen­cias pa­ra dar cas­ti­go a los res­pon­sa­bles”. Los uni­ver­si­ta­rios ha­ce­mos nues­tras las pa­la­bras del Pre­si­den­te elec­to ra­ti­fi­ca­das por el rec­tor Graue Wie­chers: “En la Uni­ver­si­dad no pros­pe­ra­rá nin­gún in­ten­to de des­es­ta­bi­li­za­ción”. La uni­dad de los jó­ve­nes nos am­pa­ra jun­to con el apo­yo to­tal de pro­fe­so­res, in­ves­ti­ga­do­res y tra­ba­ja­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.