De­be ser en­tre­ga­da en adop­ción ple­na: AC

El Heraldo de Tabasco - - CIUDAD - RUTH PÉ­REZ MA­GA­ÑA

Mé­xi­co es el se­gun­do lu­gar en aban­dono de in­fan­tes des­pués de Bra­sil, en pro­me­dio anual, Mé­xi­co es­tá ca­si lle­gan­do al mi­llón de ni­ños aban­do­na­dos.

ALE­JAN­DRA ARIAS PRE­SI­DEN­TA DE AL­DEA POR LOS NI­ÑOS A.C. La me­jor al­ter­na­ti­va es pro­ce­der a dar a la ni­ña en adop­ción don­de re­ci­ba el cui­da­do y el amor, don­de es evi­den­te que la per­so­na que la aban­do­nó no le pue­de dar"

De acuer­do a la Ley Ge­ne­ral de Ni­ñas y Ni­ños y Ado­les­cen­tes, la be­bé que fue aban­do­na­da por sus pa­dres en el de­por­ti­vo de Na­ca­ju­ca y res­ca­ta­da por las au­to­ri­da­des, de­be ser en­tre­ga­da en adop­ción ple­na o res­guar­da­da por par­te de una Fa­mi­lia de Aco­gi­da a la bre­ve­dad, afir­mó Ale­jan­dra Arias Gó­mez, pre­si­den­ta de Al­dea por los Ni­ños A.C.

Las nue­vas dis­po­si­cio­nes se­ña­lan que se de­be evi­tar la ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción en los me­no­res, ya que el marco nor­ma­ti­vo es­ta­ble­ce que el en­cie­rro de ni­ños en al­ber­gues no es lo más sano pa­ra el de­sa­rro­llo fí­si­co y emo­cio­nal de los in­fan­tes, por lo que se han fle­xi­bi­li­za­do las nor­mas pa­ra que un me­nor pue­da ser adop­ta­dos a tra­vés de Fa­mi­lias de Aco­gi­da.

"De­be ser in­me­dia­to por que el nue­vo marco nor­ma­ti­vo re­du­ce los tiem­pos, ya no se pue­de con­de­nar al in­fan­te a una de­mo­ra por bu­ro­cra­cia o des­co­no­ci­mien­to de la au­to­ri­dad, se es­ta­ble­ce que la jus­ti­cia pa­ra un me­nor de­be ser pron­ta y ex­pe­di­ta, es­ta­mos ha­blan­do de días y de se­ma­nas. Eso sí, tie­nen que apli­car la ley y to­do el trá­mi­te a la bre­ve­dad", abun­dó.

Las au­to­ri­da­des de Na­ca­ju­ca de­be­rán in­ter­po­ner una de­nun­cia an­te la Fis­ca­lía Ge­ne­ral del Es­ta­do, úni­ca­men­te pa­ra pro­tec­ción de la in­fan­te por aban­dono de per­so­na, de­nun­cia que ten­dría co­mo ob­je­ti­vo no que fin­quen res­pon­sa­bi­li­da­des o bus­car a los fa­mi­lia­res bio­ló­gi­cos, sino pa­ra el des­lin­de de res­pon­sa­bi­li­da­des fu­tu­ras.

"La me­jor al­ter­na­ti­va es pro­ce­der a dar a la ni­ña en adop­ción don­de re­ci­ba el cui­da­do y el amor, don­de es evi­den­te que la per­so­na que la aban­do­nó no le pue­de dar", ex­pli­có.

El có­di­go pe­nal y la ley de ni­ñas y ni­ños y ado­les­cen­tes es­ta­ble­ce que en aban­dono de un in­fan­te, los pa­dres bio­ló­gi­cos no pue­den ha­cer el reclamo co­rres­pon­dien­te, Pues el aban­dono de per­so­na pu­do de­ri­var en el fa­lle­ci­mien­to del in­fan­te, se agre­ga una ten­ta­ti­va de ho­mi­ci­dio por que al aban­do­nar a una per­so­na in­de­fen­sa lo es­tás co­lo­can­do en ries­go de una muer­te se­gu­ra.

Mé­xi­co es el se­gun­do lu­gar en aban­dono de in­fan­tes des­pués de Bra­sil, es­te úl­ti­mo país acu­mu­la más de tres mi­llo­nes de ni­ños aban­do­na­dos, en pro­me­dio anual, Mé­xi­co es­tá ca­si lle­gan­do al mi­llón de ni­ños aban­do­na­dos.

El có­di­go pe­nal de Ta­bas­co por aban­dono de per­so­na es un de­li­to que prác­ti­ca­men­te no se san­cio­na, no al­can­za más de tres años de pri­sión y al­can­za de­re­cho a fian­za, di­jo Arias Gó­mez.

La ac­ti­vis­ta cri­ti­có la pre­pa­ra­ción con la que cuen­tan las nue­vas au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les por lo que se­rá in­dis­pen­sa­ble que se ga­ran­ti­ce el in­te­rés su­pe­rior de la ni­ña.

Foto: Ja­vier Chá­vez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.