Del ta­ma­ño

De la in­se­gu­ri­dad es el re­to que tie­ne en­fren­te el go­ber­na­dor elec­to de Ta­bas­co, Adán Au­gus­to Ló­pez Her­nán­dez; él co­no­ce la ne­ce­si­dad de los ta­bas­que­ños en es­ta área, por­que una de las de­man­das más so­co­rri­das de la gen­te du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral pa­sad

El Heraldo de Tabasco - - ANALISIS -

Por ello, sin ha­ber asu­mi­do el car­go de je­fe del Eje­cu­ti­vo, Adán Au­gus­to re­co­rre ya al­gu­nos mu­ni­ci­pios de la en­ti­dad, a efec­to de dar res­pues­ta al com­pro­mi­so, con ac­cio­nes con­cre­tas, que pro­du­ci­rán es­ta­bi­li­dad y, de esa for­ma, trans­mi­ti­rán tran­qui­li­dad a em­pre­sa­rios, obre­ros, maes­tros, co­mer­cian­tes, amas de ca­sa y es­tu­dian­tes; en fin, al pue­blo en ge­ne­ral.

Ve­mos en­ton­ces que du­ran­te es­te preám­bu­lo pa­ra to­mar el man­do del go­bierno del es­ta­do, el fu­tu­ro go­ber­nan­te ha en­ca­be­za­do dos actos, en Tea­pa y Ma­cus­pa­na, en los cua­les ha se­ña­la­do que es ne­ce­sa­rio dar un gol­pe de ti­món pa­ra ga­nar la ba­ta­lla a la in­se­gu­ri­dad, a fin de que ha­ya más in­ver­sión y ge­ne­ra­ción de em­pleos.

Es ob­vio que si pri­me­ro no se dan las con­di­cio­nes de se­gu­ri­dad ne­ce­sa­rias, los in­ver­sio­nis­tas no van a ve­nir a Ta­bas­co (por el con­tra­rio, mu­chos se han ido a otros es­ta­dos), no arries­ga­rán su ca­pi­tal, no ge­ne­ra­rán em­pleos y la po­bre­za y la de­lin­cuen­cia en vez de dis­mi­nuir au­men­ta­rá.

Eso ya lo vie­ron y vi­vie­ron los ta­bas­que­ños en el se­xe­nio que aún no con­clu­ye, pues con un ni­vel es­ta­dís­ti­co de pri­mer lu­gar en de­lin­cuen­cia, Ta­bas­co tam­bién se lo­gró ubi­car en un in­dis­cu­ti­ble pri­mer lu­gar en des­em­pleo, con­vir­tién­do­se los bue­nos au­gu­rios de ha­ce seis años en una ho­rri­ble pe­sa­di­lla.

Otros com­po­nen­tes que han man­te­ni­do a Ta­bas­co en el sub­de­sa­rro­llo, los cua­les Ló­pez Her­nán­dez pre­ten­de com­ba­tir con to­do, son la co­rrup­ción y la im­pu­ni­dad. Es­to es al­go difícil de aba­tir por­que tie­ne mu­cho que ver con la for­ma­ción del hom­bre, con la edu­ca­ción que le ha­yan da­do en su ca­sa y con la men­ta­li­dad de ca­da per­so­na que lle­ga al po­der.

Por ejem­plo, cam­biar de par­ti­do no re­no­va­rá la for­ma de pen­sar de los po­lí­ti­cos, sus prin­ci­pios ni sus vie­jas cos­tum­bres. Los ta­bas­que­ños ya vi­vie­ron en car­ne pro­pia una tran­si­ción con in­di­vi­duos que trans­mu­ta­ron de un par­ti­do a otro y los re­sul­ta­dos fue­ron lo que le si­gue a pé­si­mos.

De­bi­do a eso, el pa­sa­do 1 de ju­lio la gen­te vo­tó por una nue­va op­ción lla­ma­da Mo­re­na; sin em­bar­go, por esa vie­ja for­ma de pen­sar que al­gu­nos tie­nen y que va a es­tar difícil que cam­bien en los pró­xi­mos días, vi­mos a Cé­sar Yá­ñez (un hom­bre que ha ca­mi­na­do con Ló­pez Obra­dor du­ran­te los úl­ti­mos 20 años y no le ha apren­di­do na­da acer­ca de vi­vir en la jus­ta me­dia­nía) rea­li­zar una bo­da en la cual el tér­mino “fi­fi” se que­dó ab­so­lu­ta­men­te cor­to.

Por eso es que con­si­de­ro que com­ba­tir la co­rrup­ción se­rá una ver­da­de­ra ha­za­ña pa­ra el go­ber­na­dor elec­to Adán Au­gus­to Ló­pez Her­nán­dez, pues hay al­cal­des, y se­gu­ra­men­te fu­tu­ros fun­cio­na­rios es­ta­ta­les, que en su men­te so­lo ima­gi­nan el bo­tín que re­pre­sen­ta el pre­su­pues­to pú­bli­co y no el bie­nes­tar de la gen­te.

Sas­són

No quie­ro ser chis­mo­so pe­ro el es­ta­cio­na­mien­to del Con­gre­so del Es­ta­do pa­re­ce una agen­cia de au­tos de lu­jo, ahí se han ex­hi­bi­do el BMW de Ju­lia Par­do, la Sil­ve­ra­do nue­ve­ci­ta de Nel­son Ga­lle­gos Va­ca y la Hum­mer de Charly Va­len­tino, por men­cio­nar al­gu­nos mo­de­li­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.