Co­no­ce los pros y con­tras de los mo­de­los pe­da­gó­gi­cos

Ex­plo­ra la me­jor for­ma de ele­gir la es­cue­la pa­ra tus hi­jos, así co­mo los tó­pi­cos que te ayu­da­rán a iden­ti­fi­car sus ne­ce­si­da­des

El Informador - Suplemento 1 - - Portada -

Si es­tás in­de­ci­so so­bre cuál es el me­jor mé­to­do edu­ca­ti­vo de en­se­ñan­za pa­ra tus hi­jos y bus­cas una no­ción más es­pe­cí­fi­ca de los pros y los con­tras de los mé­to­dos pe­da­gó­gi­cos que se desa­rro­llan en la ac­tua­li­dad, la es­pe­cia­lis­ta Jazmín Se­rrano Ol­me­do, li­cen­cia­da en psi­co­lo­gía por la Uni­ver­si­dad de Gua­da­la­ja­ra (UdeG) y quien tie­ne una maes­tría en edu­ca­ción con in­ter­ven­ción en la prác­ti­ca edu­ca­ti­va por la Se­cre­ta­ría de Edu­ca­ción Pú­bli­ca (SEP), nos brin­da un pa­no­ra­ma con­cre­to so­bre es­tos y ofre­ce al­gu­nos con­se­jos pa­ra que pue­das orien­tar­te de una me­jor ma­ne­ra y es­co­ger la es­cue­la más idó­nea.

Jazmín, quien tam­bién tie­ne una es­pe­cia­li­dad en neu­ro­psi­co­lo­gía edu­ca­ti­va por la Or­ga­ni­za­ción de Estados Ame­ri­ca­nos y es es­pe­cia­lis­ta en in­clu­sión edu­ca­ti­va, co­la­bo­ran­do en At­zan, des­ta­ca que pri­me­ro hay que iden­ti­fi­car que es un mo­de­lo edu­ca­ti­vo de un mo­de­lo pe­da­gó­gi­co, son dos tó­pi­cos dis­tin­tos. “Los mo­de­los edu­ca­ti­vos par­ten de pla­nes y pro­gra­mas na­cio­na­les co­mo el nue­vo mo­de­lo que en­tra­rá en vi­gen­cia en el ci­clo 2018-2019 y es­te es un plan que to­das las es­cue­las —pú­bli­cas y pri­va­das— te­ne­mos que adop­tar, ha­bla de prin­ci­pios de equi­dad, de igual­dad, de justicia, de pro­yec­tos académicos y de que se les do­ta­rá a las es­cue­las de au­to­no­mía cu­rri­cu­lar”.

Es­to quie­re de­cir que to­das las es­cue­las es­ta­rán com­pro­me­ti­das a dar más allá de lo aca­dé­mi­co, un acom­pa­ña­mien­to en el te­ma de la li­ber­tad, de las ar­tes y de la ex­pre­sión. “Tam­bién va­mos a aten­der un as­pec­to muy im­por­tan­te que es el área so­cio-afec­ti­va, es­te mo­de­lo edu­ca­ti­vo en­tra­rá en vi­gor a par­tir del 20 de agos­to del pre­sen­te año en to­das las es­cue­las del país. Sin em­bar­go, ca­da es­cue­la, so­bre to­do en el ám­bi­to pri­va­do, eli­ge su mo­de­lo edu­ca­ti­vo que se re­fie­re a lo pe­da­gó­gi­co, es de­cir có­mo yo voy a en­se­ñar a ca­da alumno”.

Ahí se pun­tua­li­za la di­fe­ren­cia en­tre un tó­pi­co y otro, hay mé­to­dos o mo­de­los pe­da­gó­gi­cos co­mo el tra­di­cio­nal, cons­truc­ti­vis­ta, Mon­tes­so­ri, ac­ti­vo y kind­ful­ness, de los cua­les la es­pe­cia­lis­ta a con­ti­nua­ción ex­pli­ca.

Tra­di­cio­nal: En es­te mo­de­lo se bus­ca la ex­ce­len­cia aca­dé­mi­ca y la for­ma­ción dis­ci­pli­na­ria de co­no­ci­mien­to. “Es­tos co­le­gios en par­ti­cu­lar, bus­can que el alumno sea al­ta­men­te com­pe­ten­te en ha­bi­li­da­des y co­no­ci­mien­tos”. Se­ña­la Se­rrano que sus pros es que se for­man alum­nos con ni­ve­les de exi­gen­cia bas­tan­te al­tos con un ni­vel de ha­bi­li­da­des bas­tan­te pu­li­do pa­ra ma­ne­jar la in­for­ma­ción, mien­tras que los con­tras son que si el es­tu­dian­te no tie­ne una ha­bi­li­dad me­mo­rís­ti­ca o de ad­qui­rir co­no­ci­mien­tos ha­bría limitantes, el sis­te­ma le com­pli­ca­ría lle­gar a los es­tán­da­res del pro­ce­sa­mien­to de la in­for­ma­ción.

“Ca­da vez es­tán más en desuso es­tas prác­ti­cas por­que ani­qui­lan el pen­sa­mien­to crí­ti­co, la li­ber­tad, la igual­dad, la equi­dad, et­cé­te­ra. Aun­que mu­chos co­le­gios lo si­guen eli­gien­do por­que creen que el pres­ti­gio aca­dé­mi­co es la ca­li­fi­ca­ción”. En es­te mé­to­do es en el que ge­ne­ra­cio­nes y ge­ne­ra­cio­nes han es­ta­do y don­de el maes­tro es el que di­ri­ge y da la pau­ta y los alum­nos son agen­tes re­cep­to­res de in­for­ma­ción. Sin em­bar­go, des­ta­ca Jazmín, es­tos mo­de­los pe­da­gó­gi­cos a par­tir de es­te nue­vo ci­clo es­co­lar, no se­rán per­mi­ti­dos se­gún la le­gis­la­ción de la SEP.

Es­cue­las ac­ti­vas: Es­tas re­fuer­zan el cu­rrícu­lo con clases ex­tra, es­tán in­ten­cio­na­das a pro­mo­ver el tra­ba­jo co­la­bo­ra­ti­vo. “Tra­ba­jan mu­cho ba­jo pro­yec­to y es­tán en­fo­ca­das a fo­men­tar la par­te tec­no­ló­gi­ca del alumno, la par­te de ha­cer­lo un ciu­da­dano di­gi­tal. Es­te mo­de­lo tie­ne mu­chos be­ne­fi­cios por­que los ha­ce muy com­pe­ten­tes, crí­ti­cos y pen­san­tes que so­lu­cio­nan pro­ble­mas. Sin em­bar­go, si el chi­co pre­sen­ta al­gu­na con­di­ción, ha­blan­do de una dis­ca­pa­ci­dad o de una ne­ce­si­dad edu­ca­ti­va, es­ta es­cue­la no tie­ne la po­si­bi­li­dad de dar­le co­ber­tu­ra por­que no tie­ne un se­gui­mien­to per­so­na­li­za­do”.

Cons­truc­ti­vis­ta: Par­ten de la pre­mi­sa y del he­cho de que el alumno es el eje cen­tral en el au­la. “Es la an­tí­te­sis to­tal del mo­de­lo tra­di­cio­nal por­que aquí to­do el apren­di­za­je se cen­tra en el alumno. La cons­truc­ti­vis­ta se ba­sa más que en la ca­li­fi­ca­ción y en el nú­me­ro, en si el alumno al­can­za los apren­di­za­jes es­pe­ra­dos y tam­bién en que él cons­tru­ye su co­no­ci­mien­to y que el maes­tro só­lo es un fa­ci­li­ta­dor”.

Con el nue­vo mo­de­lo edu­ca­ti­vo que pone la SEP, ade­más de ser cons­truc­ti­vis­ta, es­te mo­de­lo tie­ne que ser so­cio-cons­truc­ti­vis­ta, “eso quie­re de­cir que te­ne­mos que ser ciu­da­da­nos res­pon­sa­bles en un en­torno don­de no so­mos úni­cos, te­ne­mos que ser in­clu­yen­tes, te­ne­mos que ge­ne­rar igual­dad y aba­tir la vio­len­cia”. En el te­ma de las es­cue­las pú­bli­cas, se­ña­la Jazmín, se­rán las más in­no­va­do­ras, por­que tie­nen que le­gis­lar­se con el nue­vo mo­de­lo edu­ca­ti­vo.

Sin em­bar­go, pue­de ha­ber la­gu­nas por­que en al­gu­nas ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas po­drían de­cir que sí es­tán lle­van­do a ca­bo el mé­to­do, pe­ro en reali­dad es­tán rea­li­zan­do prác­ti­cas tra­di­cio­na­les. Lo que sí es un he­cho es que a par­tir del nue­vo ci­clo se im­ple­men­ta en ellas, pe­ro las es­cue­las pri­va­das pue­den abs­te­ner­se, “es­tas to­da­vía pue­den ele­gir sus me­to­do­lo­gías”.

En cuan­to a con­tras de las es­cue­las cons­truc­ti­vis­tas, se li­mi­ta en cuan­to a que no con­tem­pla mu­cho qué su­ce­de cuan­do se en­fren­ta a alum­nos con ne­ce­si­da­des edu­ca­ti­vas es­pe­cí­fi­cas, por­que no es po­si­ble del to­do aten­der­les ya que se cons­tru­ye a par­tir de la cog­ni­ción.

Mé­to­do Mon­tes­so­ri: Pro­pues­ta pe­da­gó­gi­ca en­fo­ca­da a los ni­ños, no hay es­cue­las Mon­tes­so­ri pa­ra se­cun­da­ria y pre­pa­ra­to­ria por­que ha­bla de pro­ce­sos de desa­rro­llo de apren­di­za­je en el pe­que­ño. “Los es­tu­dian­tes apren­den a tra­vés de la ex­pe­rien­cia y de que ellos de­ci­dan qué es lo que van a apren­der, hay mu­cha fle­xi­bi­li­dad, mu­cha li­ber­tad, se apre­cia mu­cho la in­tui­ción del ni­ño, sí, los maes­tros van guian­do los apren­di­za­jes, pe­ro tam­bién le dan la ca­pa­ci­dad de ex­plo­ra­ción to­tal al alumno”.

El be­ne­fi­cio es que cual­quier ni­ño pue­de des­ta­car cual­quier ta­len­to, pe­ro los con­tras, “es que al no ha­ber un sis­te­ma es­truc­tu­ra­do dis­ci­pli­na­rio, cuan­do pa­san a se­cun­da­ria hay una li­ge­ra di­fi­cul­tad pa­ra adap­tar­se a las nor­mas por­que no hay res­tric­ción desde an­tes, ni pau­tas es­truc­tu­ra­les de edu­ca­ción”.

Kind­ful­ness: Edu­car desde el área so­cio-afec­ti­va, es­te es un mé­to­do ame­ri­cano. “Si el alumno tie­ne to­das es­tas re­gu­la­cio­nes, la par­te aca­dé­mi­ca es se­cun­da­ria, las ven­ta­jas de una for­ma­ción de es­te mo­de­lo es que sa­len ciu­da­da­nos com­pe­ten­tes pa­ra el ma­ne­jo de con­flic­tos y de re­so­lu­ción de pro­ble­mas al­ta­men­te exi­gen­tes. Un po­co la li­mi­tan­te es que ten­drían que ha­cer­se es­pe­cia­lis­tas au­to­di­dac­tas en con­cep­tos por­que le dan prio­ri­dad al área so­cio-afec­ti­va.

PIXABAY

LI­BER­TAD. En México ca­da es­cue­la pue­de ele­gir li­bre­men­te la for­ma en la que im­par­ti­rá la en­se­ñan­za a sus alum­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.