La ciu­dad que pien­sa al fu­tu­ro

El Go­bierno de Gua­da­la­ja­ra tra­ba­ja pa­ra cons­truir es­pa­cios de con­vi­ven­cia so­cial y par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na

El Informador - Suplemento 1 - - Contenido -

El Go­bierno mu­ni­ci­pal es­ta­ble­ció co­mo una de sus prio­ri­da­des el re­cu­pe­rar la ciu­dad pa­ra su gen­te. Du­ran­te los úl­ti­mos tres años, el Ayun­ta­mien­to tra­ba­jó pa­ra sen­tar las ba­ses de una me­jor Gua­da­la­ja­ra en el fu­tu­ro. La ad­mi­nis­tra­ción no se ha li­mi­ta­do a tra­tar que la me­tró­po­li vuel­va al mí­ni­mo de su po­ten­cial, sino de po­ner la mi­ra­da en lo que pue­de con­ver­tir­se: una ciu­dad que cuen­te con un Go­bierno al ser­vi­cio de su gen­te y que alien­te la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na. Una co­mu­ni­dad res­pe­tuo­sa de las nor­mas, que cre­ce y se desa­rro­lla de ma­ne­ra in­te­li­gen­te, que cuen­ta con ser­vi­cios de ca­li­dad y ca­lles se­gu­ras. Una ciu­dad don­de los es­pa­cios pú­bli­cos per­te­ne­cen a su gen­te. Una Gua­da­la­ja­ra jus­ta don­de hay igual­dad de opor­tu­ni­da­des pa­ra to­dos.

Sen­tar las ba­ses de la Gua­da­la­ja­ra del fu­tu­ro ha si­do un pro­ce­so lar­go y ex­te­nuan­te, a lo lar­go del cual se to­ma­ron de­ci­sio­nes que ge­ne­ra­ron in­con­for­mi­da­des y con­tro­ver­sia. Sin em­bar­go, siem­pre pre­va­le­ció el diá­lo­go di­rec­to con la ciu­da­da­nía pa­ra lle­gar a acuer­dos que bus­quen el bien co­mún.

Tras años de aban­dono, el Go­bierno de Gua­da­la­ja­ra pu­so en mano ac­cio­nes que pon­gan a la ciu­dad en el ca­mino ha­cia un fu­tu­ro bri­llan­te. Se tra­ta de una trans­for­ma­ción que no de­be de­te­ner­se, la cual im­pli­có im­ple­men­tar ac­cio­nes des­de los si­guien­tes seis ejes de tra­ba­jo:

Cons­truir un Go­bierno mano a mano con la gen­te

En 2015, el Go­bierno ta­pa­tío re­que­ría re­es­truc­tu­rar­se pa­ra vol­ver­se un or­ga­nis­mo más sim­ple y efi­cien­te, digno de ga­nar­se la con­fian­za de la gen­te. Ac­tual­men­te, Gua­da­la­ja­ra es el mu­ni­ci­pio más trans­pa­ren­te del país. El con­tar con re­cau­da­do­ras con cer­ti­fi­ca­cio­nes de ca­li­dad y una Asamblea Mu­ni­ci­pal de Par­ti­ci­pa­ción Ciu­da­da­na son ejem­plos de las ac­cio­nes que han vuel­to a ca­pi­tal de Ja­lis­co la ciu­dad más de­mo­crá­ti­ca de Mé­xi­co.

Me­jo­res ser­vi­cios pú­bli­cos pa­ra un mu­ni­ci­pio digno

Ad­mi­nis­tra­cio­nes an­te­rio­res ha­bían de­ja­do de la­do su res­pon­sa­bi­li­dad de pro­por­cio­nar ser­vi­cios pú­bli­cos de ca­li­dad que per­mi­tie­ran una ca­li­dad de vi­da dig­na a sus ha­bi­tan­tes. Pa­ra co­rre­gir es­to, se rea­li­za­ron in­ver­sio­nes sin pre­ce­den­tes en­fo­ca­das a la me­jo­ra de la in­fra­es­truc­tu­ra ur­ba­na, lo que re­sul­tó en uni­da­des mé­di­cas acre­di­ta­das en ca­li­dad y se­gu­ri­dad y un sis­te­ma de alum­bra­do pú­bli­co re­no­va­do. Tam­bién se re­cu­pe­ró pa­pel de los mer­ca­dos co­mo cen­tros de con­vi­ven­cia en los ba­rrios.

Gua­da­la­ja­ra jus­ta e igua­li­ta­ria

Gua­da­la­ja­ra ne­ce­si­ta vol­ver a ser la ciu­dad tran­qui­la de an­ta­ño. El ca­mino es lar­go, pe­ro ya se han da­do los pri­me­ros pa­sos en esa di­rec­ción. Fue ne­ce­sa­rio aban­do­nar po­lí­ti­cas pú­bli­cas asis­ten­cia­lis­tas pa­ra en­fo­car­se en la per­ma­nen­cia de ni­ños y jó­ve­nes en las es­cue­las y en que las mu­je­res pue­dan in­ser­tar­se en la eco­no­mía for­mal. El pa­so más im­por­tan­te fue la pro­fe­sio­na­li­za­ción de la Po­li­cía y su acer­ca­mien­to a la co­mu­ni­dad pa­ra la que tra­ba­jan.

Una ciu­dad de di­men­sio­nes hu­ma­nas

Gua­da­la­ja­ra es­ta­ba en cri­sis en mu­chos as­pec­tos al ini­cio de es­ta ad­mi­nis­tra­ción. El res­pe­to a las nor­mas era uno de ellos. La im­ple­men­ta­ción de me­di­das pa­ra que el cre­ci­mien­to ur­bano se lle­ve a ca­bo de ma­ne­ra in­te­li­gen­te, la crea­ción de es­pa­cios pa­ra pea­to­nes y ci­clis­tas, ade­más de me­ca­nis­mos de pro­tec­ción a los ani­ma­les con­vier­te a Gua­da­la­ja­ra en una ciu­dad pen­sa­da pa­ra las per­so­nas que la ha­bi­tan.

Una ciu­dad pa­ra sus ha­bi­tan­tes

Es en los es­pa­cios pú­bli­cos don­de na­ce la au­tén­ti­ca ciu­da­da­nía, por lo que se ne­ce­si­ta­ba ha­bi­li­tar es­pa­cios de los que los ta­pa­tíos pu­die­ran apro­piar­se. Es­ta ad­mi­nis­tra­ción re­ti­ró el co­bro por ac­ce­der a par­ques y pla­zas, vol­vién­do­los es­pa­cios de ac­ce­so li­bre. Ade­más, la crea­ción del Fes­ti­val Su­ce­de y el Ma­ra­tón y Me­dio Ma­ra­tón de Gua­da­la­ja­ra se han po­si­cio­na­do co­mo even­tos re­fe­ren­tes en sus áreas a ni­vel na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal.

La Gua­da­la­ja­ra del ma­ña­na

En dos dé­ca­das, Gua­da­la­ja­ra per­dió más de 200 mil ha­bi­tan­tes, al tiem­po que la de­pen­den­cia al au­to­mó­vil au­men­tó. Se tra­ta de ten­den­cias que se ne­ce­si­ta re­ver­tir. El Go­bierno apos­tó por el uso del trans­por­te pú­bli­co y la bi­ci­cle­ta. Ade­más, se creó la Red de Bos­ques Ur­ba­nos y se in­cen­ti­vó la in­cor­po­ra­ción de Gua­da­la­ja­ra en re­des con otras ciu­da­des del mun­do. To­do con el fin de te­ner una ciu­dad más co­nec­ta­da tan­to en in­fra­es­truc­tu­ra co­mo en sus re­la­cio­nes con el res­to del mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.