Juan Pa­lo­mar

Dia­rio de un es­pec­ta­dor

El Informador - - Portada - Juan Pa­lo­mar

At­mos­fé­ri­cas. Días del pá­ja­ro do­ra­do. Es di­fí­cil sa­ber su es­pe­cie. A es­tas al­tu­ras la ciu­dad acen­túa su in­di­fe­ren­cia ha­cia los ha­bi­tan­tes ala­dos, y ya na­die pa­re­ce sa­ber el ape­la­ti­vo de cier­tas aves que, con­for­me a mis­te­rio­sas mi­gra­cio­nes, com­ple­tan la vi­da de to­dos. Es de ta­lla me­dia­na, con un cuer­po co­mo sa­li­do del torno de un ex­per­to ce­ra­mis­ta. Los to­nos de su plu­ma­je van de un os­cu­ro ri­be­te par­do has­ta un ama­ri­llo ca­si cla­ro. El re­sul­ta­do es una pre­sen­cia in­só­li­ta, un ful­gor de oro que ilu­mi­na el jar­dín. El es­tío y sus tor­men­tas abun­dan­tes pro­pi­cian un in­sos­pe­cha­do avan­ce de cier­tos ra­ma­jes. Cre­ci­mien­tos sú­bi­tos, reaco­mo­dos, to­mas de po­si­cio­nes ines­pe­ra­das. Ya em­pren­de me­di­das el vie­jo jar­di­ne­ro y cal­cu­la con el ojo ex­per­to de sus años las pa­cien­tes ac­cio­nes a lle­var ade­lan­te. El jar­dín así, por ge­ne­ra­cio­nes, vie­ne a ser el re­sul­ta­do de in­nu­me­ra­bles pe­que­ñas o ma­yo­res pro­vi­den­cias, de ojos e ins­tin­tos que lo con­si­de­ran, adi­vi­nan su me­jor fu­tu­ro, lo cui­dan.

**

Es un jo­ven ár­bol que pros­pe­ra, con no­vel ím­pe­tu, a la vera de la ca­sa. Tras de ser la­bo­rio­sa­men­te tras­plan­ta­do reunió sus fuer­zas y re­ga­ló a quien pa­sa to­do el brío de sus bro­tes. Pe­ro he aquí que el pro­pio pe­so de su en­tu­sias­mo aho­ra lo la­dea, ver­de na­vío es­co­ra­do jun­to a un arro­yo cual­quie­ra. Ma­nos ex­per­tas en­ton­ces im­pro­vi­san sa­bios ama­rres, po­das pre­ci­sas, cor­da­jes que le re­gre­san a la ar­bo­la­du­ra su rum­bo, su fuer­za an­tes men­gua­da pa­ra re­sis­tir ven­da­va­les y mal­tra­tos. Una an­cia­na se­ño­ra se de­tie­ne jun­to al jo­ven gua­ya­bo, con­si­de­ra los ajus­tes, aprue­ba la ope­ra­ción, si­gue su ca­mino. Bien sa­be que an­te ella se re­pi­te la an­ti­quí­si­ma cos­tum­bre de dar a los ár­bo­les per­du­ra­bi­li­dad, co­rrec­ta di­rec­ción, fu­tu­ro. De es­ta­ble­cer las cui­da­do­sas con­di­cio­nes pa­ra com­par­tir el mun­do con tron­cos y ra­ma­jes que re­ga­la­rán des­pués sus ben­di­cio­nes so­bre to­dos.

**

Cal­vi­nia­na: de las ciu­da­des vi­si­bles: Al­tai­re es una ciu­dad en don­de siem­pre, en al­gún la­do, llue­ve, y en mu­chos otros el sol de­cli­na sus ra­yos con ale­gre po­de­río. Ca­lles hay que de re­pen­te se con­vier­ten en ríos abun­dan­tes y por otras an­da­du­ras una piel de oro re­cu­bre los pa­vi­men­tos. Por cier­tos rum­bos los ai­res de la des­ven­tu­ra aso­lan ca­sas y ve­cin­da­rios, y las gen­tes in­cli­nan el sem­blan­te so­bre el amar­go pla­to de la amar­gu­ra; en otros, una ines­pe­ra­da ra­cha de fe­li­ci­dad es­ta­ble­ce en las ace­ras un bri­llo sin­gu­lar, y los ha­bi­tan­tes ca­mi­nan en­ton­ces oyen­do una can­ción des­co­no­ci­da, pe­ro que sa­ben que re­gre­sa de muy le­jos. Cier­tos sue­los se nie­gan a dar sus­ten­to, por más que la sus­tan­cia de la tie­rra sea pro­pi­cia, a los ár­bo­les que en ellos son sem­bra­dos. Y no muy le­jos pa­re­cen emer­ger de la na­da in­só­li­tas es­pe­cies que dan fru­tos in­creí­bles. Nin­gún sa­bio ha sa­bi­do ex­pli­car la na­tu­ra­le­za de to­das esas mu­dan­zas, fi­jar las cau­sas de las suer­tes dis­pa­res que re­co­rren los ám­bi­tos ci­ta­di­nos. So­la­men­te una mi­ra­da ca­paz de abar­car de un gol­pe de vis­ta los mi­le­nios reconoce en esas ma­reas la ines­cru­ta­ble suer­te que a to­da hu­ma­na co­mu­ni­dad co­rres­pon­de.

**

Poe­mas al­te­ra­dos. Al­gu­nas ve­ces pu­die­ra ve­nir al ca­so in­ter­ve­nir cier­tos poe­mas que de re­pen­te son con­du­ci­dos a otras ori­llas, a pe­sar de con­te­ner ver­sos des­lum­bran­tes, por el pro­pio poeta. Es el ca­so de Blas de Otero, quien en la épo­ca de la “poe­sía com­pro­me­ti­da” pro­du­jo es­tos ver­sos, con tres es­tro­fas es­plén­di­das re­ma­ta­das con un es­tri­bi­llo que cor­ta las alas a un vue­lo ma­yor, y que re­za “me que­da la pa­la­bra”. Así que con una sen­ci­lla sus­trac­ción se ob­tie­ne el si­guien­te re­sul­ta­do que de­ja en el ai­re cual­quier po­si­bi­li­dad, qui­zá la gran pre­gun­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.