El que quie­ra se­guir a Jesús

El Informador - - Religiosa - Jo­sé Ro­sa­rio Ra­mí­rez M.

El Se­ñor Jesús, el Maes­tro, pla­neó una reunión con sus do­ce dis­cí­pu­los; Él y ellos na­da más. Ese día no ha­bría la mul­ti­tud an­sio­sa de es­cu­char sus pa­la­bras de amor, de vi­da. No se es­cu­cha­rían tam­po­co los ge­mi­dos y las sú­pli­cas de quie­nes im­plo­ra­ban mi­la­gros, los cie­gos, los sor­dos, los co­jos.

Le­jos, en Ce­sa­rea de Fi­li­po, fue el lu­gar es­co­gi­do pa­ra su reunión, por va­rios as­pec­tos tras­cen­den­tes.

Ce­sa­rea de Fi­li­po era una ciu­dad al pie del mon­te Her­món, cer­ca de una de las fuen­tes del río Jor­dán. He­ro­des el Gran­de cons­tru­yó allí un tem­plo de már­mol en ho­nor del em­pe­ra­dor ro­mano Cé­sar Au­gus­to; y Fi­li­po, hi­jo de He­ro­des, si­guió con el es­ti­lo de adu­lar al po­de­ro­so, y a la ciu­dad lla­ma­da Pa­neas le pu­so el nom­bre de Ce­sa­rea de Fi­li­po.

Ya en esa in­ti­mi­dad pla­nea­da, en­con­tra­da y só­lo pa­ra ellos, el Se­ñor ini­ció el diá­lo­go con dos pre­gun­tas. Es­ta fue la pri­me­ra: “¿Quién di­ce la gen­te que soy yo?” No era ig­no­ran­cia, pues bien sa­bía cuál era el con­cep­to en que lo te­nían sus ami­gos; y tam­bién to­das las opi­nio­nes de sus enemi­gos, mo­vi­dos no por la fe -no la te­nían- ni por la ra­zón, por­que no que­rían pen­sar, sino mo­vi­dos por la pa­sión, y és­ta ad­ver­sa siem­pre.

Que la pre­gun­ta fue­ra en el Se­ñor li­ge­re­za o va­ni­dad, que­da del to­do fue­ra, sin sen­ti­do. Era una for­ma de ha­cer­los en­trar al fon­do de la re­ve­la­ción, dis­pues­ta pa­ra ese día, ya en el tercer año de su vi­da pú­bli­ca y con la mi­ra­da pues­ta en una cruz que le es­pe­ra­ba.

Esa pri­me­ra pre­gun­ta fue la ober­tu­ra, el nor­te, la en­tra­da al mo­men­to so­lem­ne que ven­dría lue­go. Los dis­cí­pu­los le res­pon­die­ron: “Pa­ra unos, tu eres Juan el Bautista; pa­ra otros, Elías (pro­fe­ta de la an­ti­güe­dad), y pa­ra otros, al­guno de los pro­fe­tas”. Aho­ra ya ve­nía la aus­cul­ta­ción di­rec­ta a ellos, ami­gos, se­gui­do­res, tes­ti­gos ab­sor­tos de sus mi­la­gros y men­tes abier­tas pa­ra re­ci­bir los rau­da­les de luz de sus pa­la­bras.

Pa­ra ellos, cer­ca­nos a Él, ge­ne­ro­sos al de­jar sus re­des, sus bar­cas, su tra­ba­jo, sus ca­sa, sus fa­mi­lias.

“Y us­te­des, ¿quién di­cen que soy yo?” An­tes de pre­sen­tar la res­pues­ta pron­ta, vi­go­ro­sa, ins­pi­ra­da, de Si­món Pe­dro, Cris­to eterno siem­pre vi­vo y pre­sen­te ha­ce esa mis­ma pre­gun­ta al hom­bre apre­su­ra­do del si­glo XXI.

Pa­ra ti, es­tu­dian­te en la Uni­ver­si­dad; pa­ra ti, obre­ro de fren­te em­pa­pa­da por el su­dor; pa­ra el ama de ca­sa, el in­te­lec­tual, el em­pre­sa­rio, el po­lí­ti­co, el ar­tis­ta, pa­ra to­dos, va di­ri­gi­do el “¿quién soy yo?”. Es sa­lu­da­ble no traer a es­ta pá­gi­na las mu­chas res­pues­tas de los en­fer­mos de so­ber­bia; y tam­po­co las res­pues­tas va­nas y vacías de los ig­no­ran­tes.

La gran res­pues­ta de Si­món, el pes­ca­dor de Ga­li­lea, es: “Tú eres el Me­sías”. Así di­ce, en el Evan­ge­lio de San Mar­cos. San Ma­teo tie­ne am­plia ex­po­si­ción de ese mo­men­to so­lem­ne, y así ha trans­mi­ti­do la res­pues­ta: “Tu eres el Me­sías, el Hi­jo de Dios vi­vo” (Ma­teo 16, 16)”. És­ta ha si­do la res­pues­ta de vein­te si­glos de cris­tia­nis­mo.

Cris­to en­car­na­do, en su hu­ma­ni­dad y su di­vi­ni­dad, es el cen­tro de es­ta re­li­gión, el cris­tia­nis­mo. To­da re­li­gión tie­ne tres ele­men­tos: el in­te­lec­tual, el ri­tual o sa­cra­men­tal y el per­so­nal o mís­ti­co. Cris­to es “el cen­tro de la re­li­gión cris­tia­na.

Es el ele­men­to in­te­lec­tual, por­que su doc­tri­na es Él mis­mo, es el dog­ma y la re­ve­la­ción, la reali­dad de Dios en que se cree.

Es el cen­tro de la re­ve­la­ción, es Em­ma­nuel -Dios con no­so­tros-. Es el ele­men­to ri­tual, o sa­cra­men­tal, en el sa­cri­fi­cio de la mi­sa, don­de Cris­to vi­ve el mis­te­rio de su pa­sión, su muer­te y su re­su­rrec­ción, y de dis­tin­tas ma­ne­ras es­ta en los de­más sa­cra­men­tos; y la mis­ma Igle­sia, cuer­po mís­ti­co de Cris­to, se pro­lon­ga en el tiem­po.

El Cris­to his­tó­ri­co es el mo­de­lo, el ejem­plar per­fec­to a quien se­guir en el em­pe­ño de vi­da in­te­rior, de per­fec­ción, don­de su­gie­re, re­fre­na, mo­de­la, acon­se­ja y amo­nes­ta. Cris­to lo lle­na to­do. Es la sín­te­sis doc­tri­nal, ri­tual y es­pi­ri­tual. “Que te co­noz­can a ti, úni­co Dios ver­da­de­ro, Y al que en­vias­te, Je­su­cris­to”

Cris­to que­dó en el cen­tro de las vi­das de sus se­gui­do­res y exi­gió fe en Él; en dis­tin­tas ma­ne­ras lla­ma: “Ven­gan a mi to­dos los que es­tán can­sa­dos, los que es­tán ago­bia­dos, y los ali­via­ré.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.