Pen­dien­te, ela­bo­ra­ción de censo

El Informador - - El tema -

Ra­fael Ro­drí­guez, de 51 años, tu­vo un pro­ble­ma con su her­mano cuan­do vi­vía en Tla­jo­mul­co, por lo que al fi­nal lo echa­ron de la ca­sa. “Fui una per­so­na que no me he res­pon­sa­bi­li­za­do de mi per­so­na, no hi­ce una bue­na ad­mi­nis­tra­ción en cuan­to a un tra­ba­jo, eco­no­mía, en­ton­ces me vi en si­tua­ción de ca­lle, de in­di­gen­cia”.

Él es de los po­cos que vo­lun­ta­ria­men­te so­li­ci­tó apo­yo en un al­ber­gue; sin em­bar­go, es só­lo una mí­ni­ma frac­ción del grue­so de per­so­nas in­di­gen­tes, cu­ya can­ti­dad no es me­di­da y que aún no se con­tem­pla me­dir, ad­mi­tió Ri­car­do Aparicio Ji­mé­nez, di­rec­tor Ad­jun­to de Aná­li­sis de la Po­bre­za del Con­se­jo Na­cio­nal de Eva­lua­ción de la Po­lí­ti­ca de Desa­rro­llo So­cial (Co­ne­val).

Acen­túa que la Se­cre­ta­ría de Desa­rro­llo So­cial tie­ne en­tre sus atri­bu­cio­nes iden­ti­fi­car a las po­bla­cio­nes en si­tua­ción de po­bre­za, pe­ro de acuer­do con el con­cep­to que mar­ca el Es­ta­do Me­xi­cano en la Ley Ge­ne­ral de Desa­rro­llo So­cial, a gran­des ras­gos en­glo­ba a las per­so­nas con un in­gre­so pre­ca­rio y que ade­más no cuen­tan con los más mí­ni­mos de­re­chos fun­da­men­ta­les.

Pe­ro la me­di­ción de po­bre­za, se­gún esa ley, no in­di­ca que se reali­cen con­teos en las ca­lles. “Eso no se ha­ce en nin­gún la­do del mun­do (la me­di­ción de in­di­gen­cia), en to­dos los paí­ses la me­di­ción de po­bre­za se ha­ce en las vi­vien­das”.

Acla­ra que en Mé­xi­co, co­mo en to­dos los paí­ses, sí se ha­cen cen­sos pa­ra me­dir la can­ti­dad de per­so­nas en si­tua­ción de ca­lle, pe­ro se en­fo­can en los gru­pos que desem­pe­ñan sus ac­ti­vi­da­des en la vía pú­bli­ca. “El con­cep­to es de per­so­nas en si­tua­ción de ca­lle, no de in­di­gen­cia en el sen­ti­do que se usa en la me­di­ción de po­bre­za a ni­vel mun­dial”.

Ri­car­do Fletes Co­ro­na, aca­dé­mi­co de la Uni­ver­si­dad de Gua­da­la­ja­ra, se­ña­la que la fal­ta de un censo so­bre es­te sec­tor se de­be a la in­sen­si­bi­li­dad e in­vi­si­bi­li­dad ha­cia es­tas per­so­nas y a una fal­ta de re­cur­sos y de vo­lun­tad pa­ra aten­der es­te pro­ble­ma.

“El Es­ta­do tie­ne la obli­ga­ción de ve­lar por los de­re­chos hu­ma­nos de to­das las per­so­nas, es­tas per­so­nas in­di­gen­tes son se­res hu­ma­nos con de­re­chos y el Es­ta­do tie­ne la res­pon­sa­bi­li­dad, no es que quie­ra o no, es una obli­ga­ción. En to­do ca­so, que cam­bien la Cons­ti­tu­ción”.

En es­te sen­ti­do, Aparicio des­ta­ca que en tér­mi­nos de de­re­chos fun­da­men­ta­les, la po­lí­ti­ca pú­bli­ca tie­ne la res­pon­sa­bi­li­dad y atri­bu­ción de aten­der a es­ta po­bla­ción.

No es muy gran­de en tér­mi­nos cuan­ti­ta­ti­vos, no re­pre­sen­ta un por­cen­ta­je muy ele­va­do de la po­bla­ción, pe­ro tie­nen los mis­mos de­re­chos fun­da­men­ta­les que cual­quier otro me­xi­cano, en­ton­ces en ese sen­ti­do sí son ob­je­to de la aten­ción de la po­lí­ti­ca pú­bli­ca Ri­car­do Fletes Co­ro­na, aca­dé­mi­co de la Udeg.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.