Don Ra­fael, un ejem­plo de re­in­te­gra­ción

El Informador - - El tema -

Ra­fael Ro­drí­guez, de 51 años, es­tá pró­xi­mo a de­jar la in­di­gen­cia pa­ra lle­var su vi­da por su cuen­ta. El hom­bre cuen­ta que se vio obli­ga­do a vi­vir de es­ta ma­ne­ra des­pués de que tu­vo pro­ble­mas fa­mi­lia­res, tras lo que bus­có vo­lun­ta­ria­men­te apo­yo en el Cen­tro de Aten­ción In­te­gral a Per­so­nas en Si­tua­ción de In­di­gen­cia (Ca­dip­si).

“Soy te­me­ro­so de la ca­lle, es­pe­cial­men­te con es­ta si­tua­ción del ase­sino que es­tá ma­tan­do in­di­gen­tes. Dor­mir en ban­que­tas, en par­ques, me da mie­do. Me di­je­ron de es­te lu­gar, el Ca­dip­si, que es­ta­ba en ave­ni­da Las Pal­mas y me en­con­tré que lo es­ta­ban cons­tru­yen­do y me die­ron es­ta nue­va ubi­ca­ción y aquí es­toy”.

Él atra­ve­só el pro­ce­so pa­ra po­der in­gre­sar, que con­sis­tió en un examen psi­co­ló­gi­co, uno fí­si­co con un mé­di­co pa­ra des­pués ob­te­ner el pa­se por par­te de una tra­ba­ja­do­ra so­cial.

“Al te­ner su fir­ma ya me que­dé y pos­te­rior­men­te nos brin­dan una bol­sa de tra­ba­jo, pe­ro yo por mi cuen­ta con­se­guí mi em­pleo. He tra­ba­ja­do du­ran­te es­te pe­rio­do, no­más me que­da una se­ma­na, se me ven­ce el 15 de no­viem­bre y ya ten­go un lu­gar don­de que­dar­me”:

Pa­ra per­ma­ne­cer en el Ca­dip­si se les da un mes y si no tu­vie­ron pro­ble­mas se da una pró­rro­ga de otro mes. Si hu­bo bue­na con­duc­ta y si cum­plie­ron con las ta­reas que les en­co­mien­dan pa­ra el man­te­ni­mien­to del al­ber­gue en­ton­ces se que­dan los tres me­ses.

“El lu­gar aquí es pa­ra que sea un es­ca­lón, pe­ro aquí se tra­ta de que te pro­vean de te­cho, ali­men­to y cuan­do tra­ba­jas te dan bo­le­ti­tos pa­ra que lle­ves lon­che. Una co­mi­da afue­ra son 40 pe­sos, 15 bo­le­ti­tos son 600 pe­sos que te aho­rras pa­ra cuan­do se cum­plan los tres me­ses ya tie­nes un co­chi­ni­to aho­rra­do”.

Ra­fael con­si­de­ra que la ex­pe­rien­cia en el al­ber­gue fue ne­ce­sa­ria pa­ra que pu­die­ra re­to­mar el rum­bo de su vi­da.

“Aquí fue don­de me en­con­tré, lle­gué en de­pre­sión, de­ses­pe­ra­do, des­ubi­ca­do, y aquí me he en­con­tra­do a mí mis­mo, me for­je me­tas en es­te tiem­po a cor­to pla­zo, me­diano, se cum­plie­ron y aho­ra voy por las de lar­go pla­zo. Ten­go tra­ba­jo, se me va a so­lu­cio­nar la vi­vien­da, el jue­ves es mi úl­ti­mo día y pues dar las gra­cias por es­te pe­rio­do que es­tu­ve aquí y pues, gra­cias”.

Soy te­me­ro­so de la ca­lle, es­pe­cial­men­te con es­ta si­tua­ción del ase­sino que es­tá ma­tan­do in­di­gen­tes. Dor­mir en ban­que­tas, en par­ques, me da mie­do Ra­fael Ro­drí­guez, be­ne­fi­cia­rio del Ca­dip­si.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.