De­gri­to agri­to

El mundo de Cordoba - - ACCIÓN -

La di­fe­ren­cia­ción en­tre gri­tos los trae el pro­pio abe­ce­da­rio del al­ma, exis­tien­do ala­ri­dos de ale­grías, com­bi­na­das con re­mem­bran­zas his­tó­ri­cas, co­mo el gri­to que se lan­zó en to­da nues­tra na­ción ape­nas la no­che del quin­ce de sep­tiem­bre pa­sa­do, evo­can­do la ges­ta del pa­dre de la pa­tria Mi­guel Hidalgo y Cos­ti­lla, otros de do­lor, de mie­do y pe­na, co­mo los que se han lan­za­do de­trás de la lle­ga­da de hu­ra­ca­nes, sis­mos y de­más mo­vi­mien­tos de la ma­dre na­tu­ra­le­za, da­dos sin pre­vios avi­sos en la ma­yo­ría de las oca­sio­nes, y tam­bién los que pro­vo­ca el de­por­te, en es­te caso el pro­pio fut­bol, de­trás del cla­mor del gol, con­quis­ta má­xi­ma del ba­lom­pié ex­pre­sa­da con al­ma, vi­da y co­ra­zón.

Com­bi­nan­do la se­rie de re­cuer­dos, los más amar­gos que la hiel con los gra­tos, los de­co­ra­dos con el tem­ple de una na­ción que se su­po le­van­tar fi­nal­men­te lue­go del caos, muer­te y des­truc­ción lle­ga­da por el te­rre­mo­to del año de 1985, ahí sur­gió la his­to­ria de que el pro­pio fut­bol nun­ca mue­re de to­do, cuan­do con­tra to­do ti­po de pro­nós­ti­cos Mé­xi­co un año des­pués, rea­li­za­ría su se­gun­da Co­pa del Mun­do, esa del 86 que quedo fi­ja en el ani­mo, co­ra­zón y vi­sión de una na­ción, que sin ol­vi­dar del to­do a sus muer­tos, pu­do en­con­trar un oa­sis de­por­ti­vo a sus ma­les, den­tro de la ac­ti­vi­dad de un tor­neo que ja­mas se ol­vi­da­ra por to­do lo que de­jo de­por­ti­va­men­te ha­blan­do a su al­re­de­dor.

Por ejem­plo en el Mé­xi­co 1986 la Se­lec­ción Me­xi­ca­na de Fut­bol lo­gró por pri­me­ra y úni­ca vez has­ta el mo­men­to, la lle­ga­da de un quin­to par­ti­do en una Co­pa del Mun­do de los gran­des, sin ol­vi­dar los sú­pers shows, tan­to de a ver­dad ple­na co­mo con tru­cos del di­vo Die­go Ar­man­do Ma­ra­do­na, con to­do y su mano de Dios.

Es­ta­dios ca­pi­ta­li­nos ile­sos, co­mo el Az­te­ca y el Mé­xi­co 86, el bello y fun­cio­nal bún­ker de gue­rra de los aho­ra ali­caí­dos Pu­mas de la Universidad, apar­te de pa­la­bras sos­te­ni­das, aun en la ad­ver­si­dad y en los es­com­bros, de que el fut­bol es­ta­ba de pie, den­tro de una épo­ca en don­de apa­re­cía co­mo hé­roe de tra­je lar­go del fút­bol y sus de­ri­va­dos, el lue­go ata­ca­do y ca­si pa­sa­do por las armas por el asun­to de los ca­chi­ru­les que im­pi­die­ron co­mo cas­ti­go de FIFA la lle­ga­da de Mé­xi­co a una co­pa del mun­do, Ra­fael del Cas­ti­llo, ocu­pan­do quien lo di­ría el lu­gar cen­tral en el Co­mi­té Or­ga­ni­za­dor del Mun­dial Mé­xi­co 86.

Los tiem­pos cam­bian, y tan­to que hay hé­roes que se vol­vie­ron vi­lla­nos y vi­lla­nos en co­lo­sos de car­tón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.