‘Nos qui­ta­ron un pe­da­zo de co­ra­zón’

El mundo de Cordoba - - EXPEDIENTE -

Ca­si sie­te me­ses han pa­sa­do de su des­apa­ri­ción, tiem­po que de­jó de de­di­car­se a su pro­fe­sión, ser estilista en la ciu­dad de Cór­do­ba, don­de se lo lle­va­ron en pre­sen­cia de sus pa­dres el 11 de fe­bre­ro de 2017.

Es Jo­sé Fer­nan­do Paz Díaz Or­daz, na­ci­do el 19 de enero de 1971. Es el sép­ti­mo de nue­ve her­ma­nos.

A los 46 años fue des­apa­re­ci­do, una fa­mi­lia, sus pa­dres, se que­da­ron sin el sus­ten­to que él les da­ba pro­duc­to de su pro­fe­sión, pe­ro más aún de lo eco­nó­mi­co, se que­da­ron sin su pre­sen­cia, sin sus ale­grías u ocu­rren­cias.

“Él era el sos­tén de mis pa­dres, sol­te­ro, una per­so­na que siem­pre veía a quien ayu­dar, muy no­ble… buen hi­jo, her­mano, tío, pri­mo, cu­ña­do, ami­go”, co­men­ta un fa­mi­liar cer­cano.

Jo­sé Fer­nan­do es estilista, a sus 46 años ya es­ta­ba pen­san­do en guar­dar di­ne­ro pa­ra su ve­jez ya que de­cía se can­sa­ba mu­cho.

“Es el amor de to­dos no­so­tros, nos qui­ta­ron un pe­da­zo de co­ra­zón, el tío com­pla­cien­te, el al­cahue­te que nos lla­ma­ba la aten­ción si al­go es­ta­ba mal, pe­ro tam­bién nos aplau­día si es­ta­ba bien”, se­ña­la.

Él es muy ami­gue­ro y con­fia­do. En es­te pro­ce­so do­lo­ro­so pa­ra la fa­mi­lia, los ami­gos se es­fu­ma­ron, “pe­ro él sa­be que su fa­mi­lia lo es­pe­ra­mos con los bra­zos abier­tos pa­ra se­guir sien­do la fa­mi­lia uni­da que siem­pre fui­mos”.

Él sa­be que su fa­mi­lia lo es­pe­ra­mos con los bra­zos abier­tos pa­ra se­guir sien­do la fa­mi­lia uni­da que siem­pre fui­mos”.’ CO­MEN­TA UN FA­MI­LIAR CER­CANO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.