Un año des­pués de Duar­te

El mundo de Cordoba - - OPI­NIÓN - AU­RE­LIO CON­TRE­RAS MO­RENO au­re­lio­con­tre­ras@gmail.com Twitter: @ye­yo­con­tre­ras

La ma­ña­na del 12 de oc­tu­bre de 2016, Ja­vier Duar­te de Ochoa apa­re­ció sor­pre­si­va­men­te en el no­ti­cie­ro ma­tu­tino de Te­le­vi­sa, con­du­ci­do por el pe­rio­dis­ta Car­los Lo­ret Mo­la, pa­ra anun­ciar que so­li­ci­ta­ría li­cen­cia de­fi­ni­ti­va co­mo go­ber­na­dor de Ve­ra­cruz pa­ra en­fren­tar las acu­sa­cio­nes que des­de en­ton­ces ya pe­sa­ban, des­de el ám­bi­to penal, en su con­tra.

La his­to­ria es co­no­ci­da. Duar­te no se de­fen­dió de na­da, sino que tres días des­pués de su anun­cio, em­pren­dió la fuga lue­go de en­te­rar­se de que la Pro­cu­ra­du­ría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca li­bra­ría una or­den de aprehensión pa­ra su cap­tu­ra, la cual ocu­rrió seis me­ses des­pués en un ho­tel de Gua­te­ma­la.

Pa­ra ese mo­men­to, Ja­vier Duar­te y su go­bierno eran una som­bra, una ca­ri­ca­tu­ra, una bro­ma ma­ca­bra que le ha­bía cos­ta­do a Ve­ra­cruz mi­les de muer­tos y des­apa­re­ci­dos, la quie­bra eco­nó­mi­ca y el com­ple­to des­man­te­la­mien­to de sus ins­ti­tu­cio­nes, que ya no eran ca­pa­ces de cum­plir con nin­gu­na de sus res­pon­sa­bi­li­da­des.

Duar­te ya es­ta­ba de­rro­ta­do, así que lo úni­co que le que­dó por ha­cer fue huir, en un úl­ti­mo ac­to de ab­so­lu­ta irres­pon­sa­bi­li­dad, de­jan­do ti­ra­do al es­ta­do, a me­nos de dos me­ses de que con­clu­ye­ra su pe­rio­do cons­ti­tu­cio­nal. Ni si­quie­ra ese ges­to intentó te­ner. Aun­que a la luz de lo que se su­po des­pués, fue en­ga­ña­do por el se­cre­ta­rio de Go­ber­na­ción pa­ra que de­ja­ra el car­go y fa­ci­li­tar su aprehensión.

Ha­ce un año, la caí­da de Ja­vier Duar­te fue fes­ti­na­da por bue­na par­te de los ve­ra­cru­za­nos, quie­nes cre­ye­ron que al fin se ce­rra­ría esa eta­pa do­lo­ro­sa, bes­tial­men­te co­rrup­ta y vio­len­ta de la his­to­ria de Ve­ra­cruz. Que con la lle­ga­da de la al­ter­nan­cia en el po­der y de un nue­vo ré­gi­men se re­com­pon­drían las ins­ti­tu­cio­nes, se res­ta­ble­ce­ría el or­den y se re­cu­pe­ra­ría, al me­nos, la se­gu­ri­dad.

Pe­ro un año des­pués de que Ja­vier Duar­te de­jó la gu­ber­na­tu­ra, en el es­ta­do de Ve­ra­cruz muy po­co ha cam­bia­do. Ca­si na­da. Per­sis­ten vi­cios en­rai­za­dos en el co­ra­zón del sis­te­ma po­lí­ti­co, sin im­por­tar cuál sea el par­ti­do que go­bier­ne. Por­que a nin­guno le in­tere­sa ter­mi­nar con los mis­mos.

En el ré­gi­men del “cam­bio” se man­tie­nen las prác­ti­cas an­ti­de­mo­crá­ti­cas. Un par­ti­do, Ac­ción Na­cio­nal, que ava­sa­lla a sus opo­nen­tes en el Con­gre­so, sin si­quie­ra ha­ber ob­te­ni­do en las ur­nas ese po­der. Un Po­der Eje­cu­ti­vo que no es­cu­cha, que re­pri­me y que no re­suel­ve de­man­das so­cia­les mí­ni­mas, y que por el con­tra­rio, las des­ca­li­fi­ca y las cri­mi­na­li­za. Un Po­der Ju­di­cial so­me­ti­do a lo que se le dic­te des­de palacio de go­bierno. Exac­ta­men­te igual a co­mo se ha­cía du­ran­te el duar­tis­mo.

En ma­te­ria eco­nó­mi­ca, el es­ta­do si­gue en quie­bra. No hay di­ne­ro cir­cu­lan­do. La eco­no­mía de las fa­mi­lias es­tá por los sue­los y tam­po­co hay obra pú­bli­ca tras­cen­den­te que ayu­de a que flu­yan los re­cur­sos. Con to­do y que al go­bierno es­ta­tal se le apro­bó la re­es­truc­tu­ra­ción de los pa­si­vos que re­ci­bió de la ad­mi­nis­tra­ción es­ta­tal. Si aca­so, lo úni­co que lo­gra­ron fue re­gu­la­ri­zar el pago de sa­la­rios a la bu­ro­cra­cia. Cla­ro, a la que que­dó des­pués de los des­pi­dos ma­si­vos eje­cu­ta­dos al prin­ci­pio del bie­nio y a la que lle­gó a ocu­par su lu­gar.

Y por su­pues­to, la in­se­gu­ri­dad se ha dis­pa­ra­do, a pe­sar de que el hoy go­ber­na­dor se pre­sen­tó en cam­pa­ña co­mo un ex­per­to en el te­ma. Pe­ro en los he­chos, Ve­ra­cruz vi­ve una olea­da de­lin­cuen­cial mu­cho peor que la del duar­tis­mo, por­que los cri­mi­na­les es­tán ata­can­do a la po­bla­ción ci­vil, que en mu­chas ciu­da­des, in­clui­da la ca­pi­tal, tie­ne te­rror de sa­lir a la ca­lle an­te la in­cer­ti­dum­bre de si lo­gra­rá vol­ver con bien a su ca­sa.

No, no hay nos­tal­gia por el pa­sa­do. Los do­ce años del fi­de-duar­tis­mo fue­ron una épo­ca ne­gra que no de­be vol­ver ja­más. Aun­que na­da nos lo ga­ran­ti­za, an­te la cor­ta me­mo­ria que suele te­ner la ciu­da­da­nía de nues­tro país y nues­tro es­ta­do. Sin em­bar­go, a un año de que se fue Ja­vier Duar­te, na­die pue­de de­cir que es­ta­mos me­jor. Quien lo ha­ga, mien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.