Au­tén­ti­co ame­ri­ca­nis­ta ya­mi­go

El mundo de Cordoba - - ACCIÓN - Tomás Se­tién Fer­nán­dez.

Era un ti­po a to­do dar, un se­ño­rón tan­to en la por­te­ría en sus tiem­pos de ame­ri­ca­nis­ta pio­ne­ro de un gran equi­po, que el día de ayer ce­le­bró su aniversario nu­me­ro 101 de su fun­da­ción, co­mo ya en sus ca­mi­nos den­tro de la ciu­dad de Cór­do­ba en­mar­can­do sus úl­ti­mos años de vi­da, siem­pre jo­via­les y lle­nos de afec­tos a to­dos aque­llos que se les acer­ca­ban so­li­ci­tan­do su sa­lu­do y su char­la siem­pre in­te­li­gen­te y chis­pean­te.

Por eso y mil ra­zo­nes mas Na­cho De La Gar­za se con­vir­tió en to­do un per­so­na­je por las ca­lles y ave­ni­das de nues­tra ciu­dad, pa­re­cien­do que aun lo ve­mos con su atuen­do clá­si­co, pan­ta­lón azul, ca­mi­sa blanca y una cha­que­ta am­plia de ma­tiz ne­gra, ex­tra­ñan­do no ha­ber­lo con­tem­pla­do con los co­lo­res azul y cre­ma del equi­po del Amé­ri­ca.

Po­see­dor de ré­cords im­pre­sio­nan­tes de­fen­dien­do la por­te­ría de su Amé­ri­ca del al­ma, en don­de fue ti­tu­lar a lo lar­go y an­cho de tre­ce tem­po­ra­das (pa­ra na­da fue su­pers­ti­cio­so), en don­de ca­si do­min­go a do­min­go sa­lía en hom­bros de la afi­ción en ba­se a sus gran­des ata­ja­das y la­bo­res, cua­tro tí­tu­los lo­gra­dos siem­pre con su es­cua­dra del al­ma, par­ti­ci­pan­te de la Se­lec­ción Me­xi­ca­na den­tro de la ac­ti­vi­dad de los Jue­gos Olím­pi­cos de Ams­ter­dam en 1928.

Por eso y mas, era un ho­nor el en­con­trar­se en las ca­lles cor­do­be­sas, la ciu­dad en don­de De La Gar­za po­seía una ga­so­li­ne­ra, a ta­ma­ño per­so­na­je, con el cual an­tes de sa­lu­dar­lo con son­ri­sa y ta­lla de ni­ño, ha­bía que re­ve­ren­ciar­lo, no por­que el lo desea­ra, sino por­que la his­to­ria mis­ma lo exi­gía, re­ci­bien­do de ma­ne­ra in­me­dia­ta su mano de­re­cha con la cual des­ar­mo bom­bas de cue­ro, y esa su son­ri­sa que to­da­vía lo­gra di­si­par las ti­nie­blas de un pa­sa­do que nun­ca mas se ira.

¡Fe­li­ci­da­des Don Na­cho, ha­cia el cie­lo mis­mo!.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.