¿Ymé­xi­co?

El mundo de Cordoba - - ACCIÓN -

Bmal, irre­gu­lar o ló­gi­co, us­ted ya de­be de te­ner la res­pues­ta a la ac­tua­ción de la Se­lec­ción Me­xi­ca­na de Fút­bol, que tras con­quis­tar el pri­mer si­tio de ese He­xa­go­nal de co­cos y zan­cos, le dio el aval y el bo­le­to pa­ra asis­tir el año en­tran­te a la Co­pa del Mun­do a ve­ri­fi­car­se en Ru­sia.

Sien­do pa­ra nues­tro con­cep­to el ac­tual re­pre­sen­ta­ti­vo az­te­ca en una can­cha de­ma­sia­do in­fla­do, y sos­te­ni­do den­tro de la enési­ma ilu­sión de que aho­ra si va a tras­cen­der de ma­ne­ra his­tó­ri­ca en un even­to de esas ca­rac­te­rís­ti­cas, que de ha­cer­lo, por fin le da­ría el lu­gar que han so­ña­do nues­tros ta­ta­ra­bue­los y abue­los a tra­vés del tiem­po.

No pu­dien­do ter­mi­nar en for­ma in­vic­ta e in­ma­cu­la­da su la­bor, los dis­cí­pu­los de Juan Car­los Oso­rio, siem­pre co­lo­ca­do en la pi­co­ta por al­go mas que ele­men­tos de la San­ta In­qui­si­ción del ba­lón, su­frien­do al cie­rre de su tra­ba­jo su úni­ca de­rro­ta, esa que le dio vi­da y res­pi­ra­ción de bo­ca a bo­ca a su si­mi­lar de Hon­du­ras, pa­ra vi­vir su pos­tre­ra aven­tu­ra en los ve­ri­cue­tos del re­pe­cha­je, pen­san­do en una par­ti­ci­pa­ción ca­si má­gi­ca pa­ra Ru­sia 2018, vol­vie­ron a ha­cer sur­gir las du­das y las in­cer­ti­dum­bres por do­quier, ha­bien­do ya ca­lla­do si­quie­ra por un mo­men­to ese gru­po de pa­le­ros, que in­sis­tie­ron has­ta el can­san­cio que ya se te­nia una real se­lec­ción pa­ra aspira mí­ni­mo al oro, al in­cien­so y la mi­rra en el gran even­to que se ave­ci­na, aho­ra so­lo es­con­dien­do la co­la y la len­gua por el es­pa­cio de una se­ma­na, en don­de ya co­no­cién­do­se co­mo se dan las co­sas en to­do lo re­fe­ren­te al fút­bol en nues­tra na­ción, to­do se ol­vi­da­ra y re­tor­na­ra la ca­de­na de men­ti­ras a cam­pear por sus res­pe­tos.

Su­po­nién­do­se que ya se ha ga­na­do al­go en los as­pec­tos de mo­ti­va­ción y ac­ti­tud por par­te de nues­tros se­lec­cio­na­dos, si­tua­cio­nes que al ca­re­cer de ellas en la ma­yo­ría de las Co­pas del Mun­do en don­de ha par­ti­ci­pa­do el ba­lom­pié az­te­ca pro­fe­sio­nal, los hi­zo es­tar es­con­di­dos por rin­co­nes, so­lo as­pi­ran­do a bien po­co den­tro de los ob­je­ti­vos y me­tas que cum­plir, pe­ro to­da­vía tem­blan­do de los pies a la ca­be­za mas de un se­rio e in­te­li­gen­te afi­cio­na­do (aun­que us­ted no lo crea, exis­ten) por esa mano pe­ca­do­ra que sos­tie­ne la va­ra de man­do en la pre­sen­cia de Juan Car­los Oso­rio, co­mo que el mon­te to­da­vía no es del oré­gano so­ña­do y desea­do des­de tiem­pos in­me­mo­ria­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.