Se ol­vi­da­ron de go­ber­nar

El mundo de Cordoba - - LOCAL - AU­RE­LIO CON­TRE­RAS MO­RENO Email: au­re­lio­con­tre­ras@gmail.com

Okey. Con­ce­dá­mos­le al go­ber­na­dor Miguel Án­gel Yu­nes Li­na­res que sí fue un lo­gro su­yo la aprehen­sión y pro­ce­sa­mien­to de Ja­vier Duar­te de Ochoa. Que sin sus de­nun­cias, el Go­bierno Fe­de­ral no ha­bría pro­ce­di­do con­tra el co­rrup­to ex man­da­ta­rio, hoy pre­so en el Re­clu­so­rio Nor­te de la Ciu­dad de Mé­xi­co. Ha­ga­mos co­mo que sí pa­sa­ron así las co­sas.

¿Y lo de­más? ¿Qué hay de las de­más pro­me­sas que hi­zo en cam­pa­ña a los ve­ra­cru­za­nos? ¿Qué hay de las ac­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra de­vol­ver la es­ta­bi­li­dad y la se­gu­ri­dad a la en­ti­dad? ¿Qué va a in­for­mar Miguel Án­gel Yu­nes Li­na­res es­te 15 de no­viem­bre, más allá de la cap­tu­ra de Ja­vier Duar­te y de al­gu­nos de sus ex co­la­bo­ra­do­res?

Se­rá muy in­tere­san­te sa­ber­lo. Por­que al me­nos por lo que se pal­pa, lo que se ve y se sien­te a lo lar­go del te­rri­to­rio ve­ra­cru­zano, la per­cep­ción ciu­da­da­na en ge­ne­ral es la de que en su pri­mer año de ad­mi­nis­tra­ción el go­bierno yu­nis­ta ha que­da­do a de­ber. Por mu­cho.

Por su­pues­to, la prin­ci­pal de to­das sus de­bi­li­da­des es­tá en el área de se­gu­ri­dad pú­bli­ca. El ti­tu­lar del ra­mo, Jaime Té­llez Ma­rié, ha de­mos­tra­do en in­nu­me­ra­bles oca­sio­nes no te­ner ca­pa­ci­dad pa­ra el pues­to, y eso se re­fle­ja to­dos los días en las ca­lles de Ve­ra­cruz, de nor­te a sur: ase­si­na­tos, se­cues­tros, asal­tos a dies­tra y si­nies­tra. Y lo “me­jor” que ha po­di­do ha­cer el fun­cio­na­rio fue in­cre­par e in­ti­mi­dar a los re­por­te­ros que lo cues­tio­nan. Com­ple­ta­men­te fue­ra de lu­gar. To­tal­men­te re­ba­sa­do por la mag­ni­tud de lo que aquí su­ce­de.

Pe­ro no só­lo en ma­te­ria de se­gu­ri­dad exis­te esa sen­sa­ción de fal­ta de ca­pa­ci­dad pa­ra lle­var las rien­das de la en­ti­dad. En tu­ris­mo y desa­rro­llo eco­nó­mi­co no se co­no­ce una so­la ac­ción –a me­nos que las es­con­dan muy bien­que de­mues­tre una es­tra­te­gia efi­cien­te de pro­mo­ción del es­ta­do y atrac­ción de in­ver­sio­nes. Ve­ra­cruz si­gue pa­ra­li­za­do en di­chos ru­bros.

En sa­lud, con­ti­núan las mis­mas ca­ren­cias. La in­fra­es­truc­tu­ra hos­pi­ta­la­ria es de ver­güen­za en las re­gio­nes de ma­yor mar­gi­na­ción, don­de tam­po­co hay me­di­ca­men­tos su­fi­cien­tes y a ve­ces ni mé­di­cos. Lo más re­le­van­te que ha sur­gi­do del sec­tor sa­lud es­ta­tal es la de­nun­cia de que a cien­tos de em­plea­dos los co­lo­ca­ron en la nó­mi­na de em­pre­sas “fan­tas­ma”.

Y así po­dría­mos con­ti­nuar con otras áreas y sus de­pen­den­cias. La fa­mé­li­ca obra pú­bli­ca que se lle­va a ca­bo es gra­cias a los re­cur­sos fe­de­ra­les que se trans­fie­ren pa­ra ese pro­pó­si­to. De lo con­tra­rio, no ha­bría ni pa­ra re­pa­rar una ban­que­ta.

La cons­tan­te pa­ra jus­ti­fi­car tan ma­gros re­sul­ta­dos es echar la cul­pa de to­do a Ja­vier Duar­te: “es que así re­ci­bi­mos el es­ta­do”, “es que los duar­tis­tas de­ja­ron un des­ga­rria­te” y to­do un rosario de ex­cu­sas, cuan­do sa­bían per­fec­ta­men­te a lo que se en­fren­ta­rían al asu­mir el go­bierno. Aquí na­die pue­de lla­mar­se en­ga­ña­do.

Es ab­so­lu­ta­men­te cier­to que los do­ce años del fi- de-duar­tis­mo de­rru­ye­ron ins­ti­tu­cio­nal, fi­nan­cie­ra y mo­ral­men­te al es­ta­do de Ve­ra­cruz. Na­die lo nie­ga. De he­cho, pre­ci­sa­men­te por eso Miguel Án­gel Yu­nes Li­na­res ga­nó las elec­cio­nes en 2016, por el har­taz­go po­pu­lar que cas­ti­gó en las ur­nas al par­ti­do que ce­rró los ojos an­te to­dos esos abu­sos. Pe­ro un año des­pués de asu­mir el po­der, ésa ya no es una ex­cu­sa vá­li­da. Es más bien un dis­cur­so des­gas­ta­do que lo que de­mues­tra es in­ca­pa­ci­dad pa­ra go­ber­nar con los re­sul­ta­dos ofre­ci­dos.

Y qui­zás ése sea el fon­do del pro­ble­ma. Que se han de­di­ca­do a se­guir ha­cien­do cam­pa­ña, aho­ra pa­ra ca­ta­pul­tar las am­bi­cio­nes po­lí­ti­cas del hi­jo ma­yor del go­ber­na­dor, ol­vi­dán­do­se de go­ber­nar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.