Ni tu peor enemi­go pue­de ha­cer­te tan­to da­ño co­mo tus PEN­SA­MIEN­TOS...

El mundo de Cordoba - - SOCIALES - Te­re GÓ­MEZ « UNA ME­JOR MA­NE­RA DE VI­VIR»

Por otra par­te, si el mis­mo hom­bre o mu­jer cuan­do ob­ser­van su men­te son cons­cien­tes que los pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos los in­va­den y en ese mo­men­to co­mien­zan con la re­pe­ti­ción de afir­ma­cio­nes po­si­ti­vas, van a im­pe­dir que esos pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos se vuel­van y sus men­tes es­ta­rán pro­gra­mán­do­se pa­ra el éxi­to, por­que es­ta­mos di­se­ña­dos pa­ra ser lo que pen­sa­mos que so­mos.

Aho­ra, Tú no pue­des con­du­cir los ma­los pen­sa­mien­tos de tu ce­re­bro y for­zar­te a te­ner bue­nos pen­sa­mien­tos. Así no fun­cio­na la ley de atrac­ción, lle­va­mos años de con­di­cio­na­mien­tos, es­tí­mu­los so­cia­les ne­ga­ti­vos, que es­tán arrai­ga­dos en nues­tro sub­cons­cien­te, cam­biar esos pa­tro­nes es un tra­ba­jo de disciplina dia­rio que te lle­va­ra un tiem­po de en­tre­na­mien­to has­ta po­der do­mi­nar­los

y sus­ti­tuir­los por es­truc­tu­ras de pen­sa­mien­tos po­si­ti­vos.

Y aquí es don­de en­tra en jue­go la len­gua, la Pro­gra­ma­ción Neu­ro­lin­güís­ti­ca, la úni­ca for­ma en que pue­des sus­ti­tuir a los pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos.

La per­so­na en el mis­mo ejem­plo que he­mos es­tu­dia­do po­dría co­men­zar a vo­ca­li­zar sus te­mo­res: Oh, sí, pro­ba­ble­men­te no me lla­men, es­toy de­ma­sia­do es­to o aque­llo pa­ra es­te tra­ba­jo. Ade­más, no creo que es­tar su­fi­cien­te­men­te ca­pa­ci­ta­do... al ma­ni­fes­tar con las pa­la­bras esos pen­sa­mien­tos lo es­ta­rá de­cre­tan­do y así se ma­ni­fes­ta­ra en su vi­da.

El po­der de la pa­la­bra uni­da a sus pen­sa­mien­tos do­mi­nan­tes ha pro­gra­ma­do el fra­ca­so.

La bue­na no­ti­cia es que, al igual que la pa­la­bra es po­de­ro­sa pa­ra mal­tra­tar y des­truir, tam­bién tie­ne un gran po­der si se usa en for­ma po­si­ti­va pa­ra cons­truir.

Dios nos do­tó de es­ta po­de­ro­sa he­rra­mien­ta pa­ra crear o des­truir. La fe es creer en lo que no se pue­de ver, el so­ni­do no se pue­de ver, la ener­gía de vi­da (ki) no se pue­de ver, el amor no se pue­de ver, las co­sas más im­por­tan­tes de nues­tra vi­da so­lo la sen­ti­mos.

Así que, si te en­cuen­tras con una si­tua­ción di­fí­cil, ha­blar de tu pro­ble­mas una y otra vez só­lo ma­ni­fes­ta­rá esa vibración en tu vi­da, ob­ser­va tu men­te y co­mien­za el cam­bio ha­cia lo po­si­ti­vo, co­mien­za ha­blar de lo bien que te sien­tes y lo bien que te va en la vi­da, y sos­tén en el tiem­po es­te en­tre­na­mien­to po­si­ti­vo y te sor­pren­de­rás con los re­sul­ta­dos.

De es­ta ma­ne­ra, po­nes en mo­vi­mien­to el me­ca­nis­mo más po­de­ro­so usan­do el po­der de tu men­te pa­ra crear vi­bra­cio­nes po­si­ti­vas y el re­sul­ta­do se­rá la vic­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.