De­re­cho a na­cer o no na­cer

El mundo de Orizaba - - OPINIÓN - GINO RAÚL DE GASPERÍN GASPERÍN

En la dé­ca­da de los 90,en­fran­cia,na­ció un­ni­ño­con­mal­for­ma­cio­nes. Su ma­dre en­fer­mó de ru­beo­la du­ran­te el em­ba­ra­zo. Cuan­do con­tra­jo la en­fer­me­dad, la preo­cu­pa­da ma­má con­sul­tó a su mé­di­co. Es­te le prac­ti­có los aná­li­sis co­rres­pon­dien­tes pa­ra in­da­gar si el con­ce­bi­do te­nía al­gún da­ño a cau­sa de la en­fer­me­dad ma­ter­na. El mé­di­co equi­vo­có el diag­nós­ti­co, ase­gu­ran­do que el fe­to no ha­bía si­do afec­ta­do. La ma­má, con­fia­da en es­te diag­nós­ti­co, con­ti­nuó su em­ba­ra­zo cuan­do en reali­dad el pro­duc­to es­ta­ba con­ta­gia­do. En con­se­cuen­cia, el ni­ño na­ció con el sín­dro­me de ru­béo­la con­gé­ni­ta.

El ca­so, co­no­ci­do co­mo el “Af­fai­re Pe­rru­che”, por el ape­lli­do del ni­ño, cau­só gran ex­pec­ta­ción, pues los pa­dres, en re­pre­sen­ta­ción le­gal del ni­ño, in­ter­pu­sie­ron una de­man­da con­tra el mé­di­co pues, de ha­ber acer­ta­do su diag­nós­ti­co, se­gu­ra­men­te la ma­dre ha­bría abor­ta­do. El ca­so se in­ter­pre­tó co­mo que el ni­ño es­ta­ba ejer­cien­do su de­re­cho a no na­cer, en el sen­ti­do de que es me­jor mo­rir que na­cer en­fer­mo.

El doc­tor Fran­ces­co Zap­pa­la, ma­gis­ter en De­re­cho Pri­va­do Eu­ro­peo de la “Uni­ver­si­tá de­gli Stu­di La Sa­pien­za” de Ro­ma, Ita­lia, en el do­cu­men­to “Es­ta­tu­to Ju­rí­di­co del Con­ce­bi­do” se­ña­la que es­te ca­so plan­teó el cues­tio­na­mien­to de si un ser hu­mano con­ce­bi­do ya es po­see­dor de de­re­chos, si es un en­te ju­rí­di­co y, por con­si­guien­te, “si es per­so­na con la pre­rro­ga­ti­va de go­zar de de­re­chos fun­da­men­ta­les, en­tre los cua­les el de­re­cho a la vi­da con la con­se­cuen­cia de no po­der su­pri­mir­lo”.

Asi­mis­mo, y en sen­ti­do con­tra­rio, si pue­de exis­tir el de­re­cho a no na­cer. Y tam­bién si es po­si­ble ha­blar de otros de­re­chos, por ejem­plo, si el hi­jo pue­de de­man­dar a sus pa­dres por ha­ber­lo con­ce­bi­do, y con ma­yor ra­zón, si re­sul­ta con al­gu­na ta­ra por irres­pon­sa­bi­li­dad de ellos, por ca­so, si su ma­dre era al­cohó­li­ca o in­ge­ría dro­gas o si se hu­bie­ra ne­ga­do a al­gún tra­ta­mien­to mé­di­co pa­ra evi­tar al­gu­na en­fer­me­dad al hi­jo o si los pa­dres eran de edad avan­za­da o pa­de­cían al­gu­na en­fer­me­dad trans­mi­si­ble al hi­jo y eran sa­be­do­res de los ries­gos de en­gen­drar. In­clu­so, co­mo un ca­so su­ce­di­do en EEUU (ca­so “Ze­pe­ta con­tra Ze­pe­ta”) en que el hi­jo de­man­dó al pa­dre por ha­ber­lo con­ce­bi­do fue­ra del ma­tri­mo­nio, si­tua­ción que le ge­ne­ró mu­chas agre­sio­nes y des­pre­cios en su vi­da pos­te­rior por ser mo­te­ja­do co­mo bas­tar­do.

Re­gre­san­do al ca­so Pe­rru­che, el te­ma se cen­tró en si exis­te o pue­de ha­blar­se con jus­ti­cia del de­re­cho a no na­cer en lu­gar de na­cer con al­gu­na en­fer­me­dad. Los ro­ma­nos te­nían un afo­ris­mo, “im­pro­ba vi­ta mors op­ta­bi­lior”, ‘es más desea­ble mo­rir que una vi­da in­dig­na‘, que pa­re­ce dar­les la ra­zón a quie­nes de­fien­den ese su­pues­to de­re­cho.

En reali­dad, co­mo se­ña­la el doc­tor Zap­pa­la, son asun­tos dis­tin­tos. En el ca­so de los ni­ños que re­sul­tan con al­gu­na en­fer­me­dad o mal­for­ma­ción en ra­zón de la irres­pon­sa­bi­li­dad de los pa­dres o de los mé­di­cos tratantes, las le­yes han fa­vo­re­ci­do a los de­man­dan­tes y han exi­gi­do a los pa­dres o a los mé­di­cos in­dem­ni­za­cio­nes eco­nó­mi­cas. Y, en esos ca­sos, se ha re­cu­rri­do a otro afo­ris­mo del De­re­cho Ro­mano que es­ta­ble­ce “in­fans con­cep­tus pro na­to”, ‘el in­fan- te con­ce­bi­do, co­mo si ya hu­bie­ra na­ci­do’, el cual es, co­mo di­cen los abo­ga­dos, una fic­ción ju­rí­di­ca, es­to es, que “el con­ce­bi­do se con­si­de­ra, sin ser­lo, un su­je­to, su sub­je­ti­vi­dad re­tro­ce­de, es re­tro­ac­ti­va sus­tan­cial­men­te, es de­cir, es el na­ci­do quien la tie­ne cuan­do na­ce, pe­ro (el con­ce­bi­do) la tie­ne re­tro­ac­ti­va­men­te”.

En el do­cu­men­to ci­ta­do, el doc­tor Zap­pa­la se­ña­la que “la sub­je­ti­vi­dad (ju­rí­di­ca) es el éxi­to de la in­clu­sión de un en­te o in­di­vi­duo en el in­te­rior de la so­cie­dad, de lo con­tra­rio no se pue­de atri­buir a las co­sas per­so­na­li­dad ju­rí­di­ca”, y es­ta fic­ción se ha apli­ca­do a cier­tas co­sas que no son su­je­tos ju­rí­di­cos, por ejem­plo, al me­dio am­bien­te, a al­gu­nos ani­ma­les y has­ta a al­gu­nas co­sas co­mo edi­fi­cios o si­tios que se bus­ca sean pro­te­gi­dos. Sin em­bar­go, in­di­ca el doc­tor Zap­pa­la, se tra­ta de un “su­per­fi­cial y fá­cil cri­te­rio”, cuan­do “la me­jor for­ma pa­ra pro­te­ger una en­ti­dad, en lu­gar de re­co­no­cer­la co­mo su­je­to ju­rí­di­co, es re­co­no­cer­la co­mo ob­je­to ju­rí­di­co”, y, en ese ca­so, el ser con­ce­bi­do, aun­que se tra­te de un em­brión, “pue­de ser ob­je­to de pro­tec­ción aun­que no se le con­si­de­re su­je­to de de­re­cho”.

Es­to se apli­ca en al­gu­nos paí­ses que si­guen el mo­de­lo cul­tu­ral ins­pi­ra­do en el In­for­me Wor­nok, co­mo In­gla­te­rra, EEUU y otros, mien­tras que en los paí­ses de la Co­mu­ni­dad Eu­ro­pea al em­brión se le con­si­de­ra ma­yo­ri­ta­ria­men­te co­mo ser hu­mano. Por es­to, cuan­do una mu­jer de Ca­ta­nia, Ita­lia, en el año 2004, pre­ten­dió ne­gar­se a que se le im­plan­ta­ra un em­brión afec­ta­do por la en­fer­me­dad “ta­la­se­mia be­ta”, el mé­di­co, sa­bien­do que le­gal­men­te no po­día sus­pen­der el pro­ce­so, re­cu­rrió al tri­bu­nal de Ca­ta­nia, el cual de­ter­mi­nó que el em­brión, aun en­fer­mo, de­bía ser im­plan­ta­do en la mu­jer pues es­ta “no te­nía el de­re­cho de re­cha­zar o re­vo­car el con­sen­ti­mien­to a la fe­cun­da­ción asis­ti­da una vez que el em­brión ha­bía si­do crea­do, pues es­te, se­gún los paí­ses que no se aco­gen al Re­por­te Wor­nok, ya es vi­da y ser hu­mano y, por lo tan­to, no po­día ser desecha­do por es­tar en­fer­mo”.

Di­fí­cil, sin du­da, y no so­la­men­te des­de el pun­to de vis­ta mé­di­co o éti­co, sino in­clu­so le­gal, es el te­ma de los de­re­chos del con­ce­bi­do. En to­do ca­so, cier­ta­men­te el de­re­cho a no na­cer no es más que una “fic­ción ló­gi­ca”, pues­to que pa­ra ejer­cer ese de­re­cho, ob­via­men­te, se re­quie­re ha­ber na­ci­do y, si se ha na­ci­do, el tal de­re­cho a no na­cer ya no exis­te.

grdgg@li­ve.com.mx

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.