‘LA VO­CA­CIÓN NA­CE EN LA FA­MI­LIA’

El mundo de Orizaba - - LOCAL - JAC­QUE­LI­NE AVILÉZ

Si Eduar­do Cer­van­tes Merino no hu­bie­se aten­di­do el lla­ma­do de Dios pa­ra ser sa­cer­do­te, se­gu­ra­men­te se­ría psi­có­lo­go o ten­dría una ca­rre­ra pro­fe­sio­nal re­la­cio­na­da con las cien­cias hu­ma­nas.

El co­no­cer el com­por­ta­mien­to del ser hu­mano, las per­cep­cio­nes y las in­quie­tu­des de su ge­ne­ra­ción, cap­tu­ra­ron la aten­ción del hoy Obis­po de Ori­za­ba du­ran­te sus años ju­ve­ni­les.

Sin em­bar­go, su vo­ca­ción a una vi­da con­sa­gra­da al ser­vi­cio a Dios sur­gió en tres mo­men­tos, co­mo él lo de­fi­ne: Cuan­do fue mo­na­gui­llo, al par­ti­ci­par en gru­pos ju­ve­ni­les ca­tó­li­cos y al rea­li­zar es­tu­dios de li­cen­cia­tu­ra en Psi­co­lo­gía Edu­ca­ti­va du­ran­te cur­sos de ve­rano en los años de 1973 a 1979.

Mon­se­ñor Eduar­do re­la­ta que es­to fue en­trar a un mun­do di­fe­ren­te de lo que ha­bía es­tu­dia­do du­ran­te el se­mi­na­rio me­nor y ma­yor, al igual que fue un des­cu­brir las in­quie­tu­des de su ge­ne­ra­ción y ver la ne­ce­si­dad que tie­nen los se­res hu­ma­nos a ni­vel es­pi­ri­tual.

A ni­vel per­so­nal, Eduar­do Cer­van­tes se con­si­de­ra abier­to al diá­lo­go, de es­cu­char a pe­sar de te­ner un fuer­te tem­pe­ra­men­to, y man­te­nien­do siem­pre la ilu­sión de ha­cer un mun­do me­jor y fe­liz, pues es un con­ven­ci­do de que los va­lo­res del Evan­ge­lio hu­ma­ni­zan por­que “quien co­no­ce a Jesús y a su Evan­ge­lio se ha­ce más hu­mano”.

Una vi­da nor­mal y de­di­ca­da a Dios

Na­ci­do el 13 de oc­tu­bre de 1953 en la Ciu­dad de Mé­xi­co, el Obis­po des­cri­be a su fa­mi­lia co­mo nor­mal, que vi­vían su fe cris­tia­na y ser­vían in­can­sa­ble­men­te en la Igle­sia.

Sus pa­dres, Mar­ce­lino Cer­van­tes Sosa y Ma­ría Ocotlán Merino Pa­la­fox, le in­cul­ca­ron el va­lor de la vi­da y del creer en el Dios ver­da­de­ro.

“Hay per­so­nas que a lo me­jor tu­vie­ron más cla­ri­dad des­de el ini­cio (so­bre la vo­ca­ción cris­tia­na), no es mi ca­so. La vo­ca­ción na­ce des­de el am­bien­te fa­mi­liar, vi­vía­mos un am­bien­te to­tal­men­te ca­tó­li­co en la ca­sa”, re­la­ta.

En su ca­so, ha­cía par­te del gru­po de mo­na­gui­llos, eta­pa cru­cial cuan­do des­cu­brió que su fe cre­cía; y par­ti­ci­pó tam­bién en el gru­po que es­tu­vo en di­ver­sos lu­ga­res de Ve­ra­cruz que se lla­mó Jor­na­das de Vi­da Cris­tia­na.

“Mi vo­ca­ción fue en eta­pas, no fue de un gol­pe. Has­ta que des­pués uno en­tien­de que es el lla­ma­do de Dios... Aquí la in­quie­tud que yo te­nía era el es­tu­dio de la Psi­co­lo­gía, por mi cuen­ta me gus­ta­ron tam­bién los es­tu­dios de So­cio­lo­gía”, di­ce.

Tam­bién in­sis­te en que sus pa­dres es­tu­vie­ron con­ten­tos du­ran­te to­do el pro­ce­so y lo apo­ya­ron has­ta cuan­do qui­so desis­tir.

Ser­vi­cio a Dios ale­gre

A pe­sar de ello, el pre­la­do ase­gu­ra que es­te tiem­po al ser­vi­cio de Dios ha si­do fe­liz y que lo más gra­ti­fi­can­te ha si­do po­der lle­var per­so­nas a que se en­cuen­tren con Jesús.

Es­to aun cuan­do en es­tos años de vi­da sa­cer­do­tal han si­do mo­men­tos de con­tras­tes, pues tie­ne un aba­ni­co muy am­plio de ac­ti­vi­da­des, pe­ro en to­das hay con­tac­to con los fie­les.

“En­tra uno en con­tac­to en to­dos los ni­ve­les de las per­so­nas: eco­nó­mi­co, in­te­lec­tual, de cla­se so­cial y de mo­men­tos emo­cio­na­les. A ve­ces uno es­tá acom­pa­ñan­do en el do­lor y en el su­fri­mien­to cuan­do al­guien mue­re, o es­tás con ellos en el hos­pi­tal, oyen­do un dra­ma de vi­da don­de hu­ma­na­men­te no se tie­nen res­pues­tas, y de ahí te pa­sas a que hay una quin­cea­ñe­ra o pri­me­ras co­mu­nio­nes y to­dos es­tán con­ten­tos”, de­ta­lla.

Lla­ma­do al obis­pa­do

La de­sig­na­ción co­mo Obis­po fue una gran sor­pre­sa. Cer­van­tes Merino nun­ca es­pe­ró ser lla­ma­do a es­te ser­vi­cio, se en­con­tra­ba de pá­rro­co de la ca­te­dral de Tux­pan des­de ha­cía años, al igual que coor­di­na­ba va­rios tra­ba­jos dio­ce­sa­nos y un pues­to na­cio­nal.

Cuan­do re­ci­bió la no­ti­fi­ca­ción del obis­pa­do, su reac­ción fue que­dar­se ca­lla­do.

“Me sor­pren­de mu­cho cuan­do lla­man y me di­cen que el Pa­pa Fran­cis­co me ha­bía nom­bra­do Obis­po de Ori­za­ba.

Des­pués tu­ve mie­do por­que na­die, bueno al me­nos yo, tie­ne la ca­pa­ci­dad hu­ma­na pa­ra pro­ce­sar es­to tan rá­pi­do... Es una res­pon­sa­bi­li­dad tan se­ria, tan im­por­tan­te al ser guía de la co­mu­ni­dad, de te­ner un pro­yec­to en el nom­bre de Jesús pa­ra ir y to­do lo que im­pli­ca des­de la fe ca­tó­li­ca el ser Obis­po... Lue­go, pre­gun­té qué hay que ha­cer y aquí es­ta­mos”, na­rra.

Cuan­do las per­so­nas a su al­re­de­dor su­pie­ron es­to fue de mu­cha ale­gría pa­ra to­dos pe­ro al mis­mo tiem­po hu­bo tris­te­za, natural cuan­do mue­ven a un sa­cer­do­te de co­mu­ni­dad. En el ca­so de su fa­mi­lia y sus más fie­les se­gui­do­res, la no­ti­cia fue de mu­cha ale­gría y sa­tis­fac­ción por su tra­ba­jo du­ran­te to­dos es­tos años en Tux­pan.

Sin em­bar­go, aho­ra in­sis­te en que Dios le ilu­mi­nó pa­ra en­trar en con­tac­to con to­dos los rin­co­nes de Ori­za­ba y co­no­cer las ne­ce­si­da­des y a las per­so­nas de pri­me­ra mano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.