Ad­vier­ten por ries­gos del DIU

El mundo de Orizaba - - LOCAL - JÉSSICA IGNOT

Em­ba­ra­zar­se cuan­do se tie­ne el Dis­po­si­ti­vo In­traute­ri­no (DIU) pa­re­cie­ra ser al­go in­só­li­to y has­ta de ri­sa, pe­ro no lo es cuan­do cau­sa de­ga­rra­mien­to de mem­bra­nas y pro­vo­ca un na­ci­mien­to pre­ma­tu­ro con múl­ti­ples com­pli­ca­cio­nes.

Jac­que­li­ne Villanueva tie­ne 29 años, vi­ve en Te­ca­ma­lu­can, en Acul­tzin­go, y dio a luz a Juan Pa­blo, un be­bé de 27 se­ma­nas de ges­ta­ción con un pe­so de ape­nas só­lo 800 gra­mos.

A ella le fa­lló el DIU y se em­ba­ra­zó, mo­ti­vo por lo que su em­ba­ra­zo fue cla­si­fi­ca­do de al­to ries­go; cre­yó que cui­dán­do­se bas­ta­ría, pe­ro no fue así.

Con­for­me el em­ba­ra­zo fue avan­zan­do, el ries­go tam­bién; el DIU rom­pió las mem­bra­nas y pro­pi­ció que tu­vie­ra un par­to pre­ma­tu­ro.

“Yo me em­ba­ra­cé con DIU, ras­gó las mem­bra­nas; es­ta­ba pa­ra­da, se me rom­pie­ron las mem­bra­nas y me vi­ne a hos­pi­ta­li­zar, me tu­vie­ron 4 días mien­tras me po­nían va­cu­nas pa­ra que ma­du­ra­ran los pul­mo­nes del be­bé; el día 7 de agos­to de 2017 me hi­cie­ron la ce­sá­rea pa­ra que mi ni­ño pu­die­ran na­cer”, re­la­ta la ma­má.

El be­bé na­ció en pa­ro, tu­vo dos pa­ros res­pi­ra­to­rios; los mé­di­cos le di­je­ron que el pro­nós­ti­co era gra­ve, pues el be­bé ni si­quie­ra lle­ga­ría con vi­da al área de neo­na­tos.

Juan Pa­blo es­tu­vo 50 días in­tu­ba­do y lle­va en to­tal 95 días in­ter­na­do en el área de neo­na­tos y tie­ne una preal­ta, es de­cir, es­tán por lle­var­lo a ca­sa.

El pe­que­ño tu­vo al­gu­nas com­pli­ca­cio­nes co­mo bron­co­dis­pla­sia, cri­sis con­vul­si­vas y el re­flu­jo.

Ya le hi­cie­ron es­tu­dios pa­ra ve­ri­fi­car si tie­ne pro­ble­mas vi­sua­les, pe­ro no los tie­ne. Tam­bién ha si­do va­lo­ra­do por neu­ro­pe­dia­tría pa­ra de­ter­mi­nar si la pre­ma­tu­rez le de­ja­ría se­cue­las.

Juan Pa­blo ha ga­na­do pe­so, ya pe­sa 2.3 ki­los y na­ció pe­san­do 800 gra­mos.

Es­ta si­tua­ción ha cam­bia­do la vi­da de la fa­mi­lia, in­clu­so de la co­mu­ni­dad en don­de vi­ve; ella tie­ne un hi­jo ma­yor que has­ta an­tes del na­ci­mien­to de Juan Pa­blo era hi­jo úni­co.

Sin em­bar­go, cuan­do ella fue da­da de al­ta lle­gó a su ca­sa sin el pe­que­ño Juan Pa­blo, lo que pro­pi­ció un con­flic­to emo­cio­nal con su otro hi­jo por­que ade­más, tie­ne que de­jar­lo por las ma­ña­nas pa­ra po­der ella ir a las vi­si­tas con el re­cién na­ci­do.

De­bi­do a que de in­me­dia­to fue a ver al be­bé y no guar­dó ni un día de re­po­so, se le bo­ta­ron los pun­tos por­que se tras­la­da­ba en ca­mión.

“Has­ta aho­ri­ta mi be­bé no tie­ne se­cue­las pe­ro me di­cen que lo ten­go que lle­var a te­ra­pia y es­ti­mu­la­ción tem­pra­na pa­ra que no se vean re­fle­ja­das al­gu­nas se­cue­las cuan­do él va­ya cre­cien­do”, des­ta­có.

Aun­que el pe­que­ño es­tá es­ta­ble y en ca­sa, le in­di­ca­ron que de­be res­trin­gir las vi­si­tas de­bi­do a que su sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co aún es muy ba­jo, no de­be re­ci­bir mu­chas vi­si­tas pa­ra no ex­po­ner­lo a enfermedades.

Yo me em­ba­ra­cé con DIU, ras­gó las mem­bra­nas y me vi­ne a hos­pi­ta­li­zar, me tu­vie­ron 4 días mien­tras me po­nían va­cu­nas pa­ra que ma­du­ra­ran los pul­mo­nes del be­bé’. JAC­QUE­LI­NE VILLANUEVA MA­MÁ DE BE­BÉ PRE­MA­TU­RO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.