Alar­gan cri­sis en CPO y pri­ma­ria

El mundo de Orizaba - - LOCAL - ADRIANA ES­TRA­DA

A ca­si 60 días de que ocu­rrió el sis­mo del 19 de sep­tiem­bre, es­tu­dian­tes de dos es­cue­las de la ciu­dad se vie­ron afec­ta­dos sin que has­ta el mo­men­to se ten­ga una so­lu­ción de­fi­ni­ti­va a la pro­ble­má­ti­ca que pre­sen­tan los edi­fi­cios que al­ber­ga el Co­le­gio Pre­pa­ra­to­rio de Ori­za­ba (CPO) y la es­cue­la pri­ma­ria Ga­bino Ba­rre­da.

El edi­fi­cio del Co­le­gio Pre­pa­ra­to­rio de Ori­za­ba fue el prin­ci­pal afec­ta­do a cau­sa del mo­vi­mien­to te­lú­ri­co, por lo que lue­go de pro­tes­tas por pa­dres de fa­mi­lia an­te la preo­cu­pa­ción que re­pre­sen­ta la in­fra­es­truc­tu­ra de la es­cue­la pa­ra los es­tu­dian­tes, pi­die­ron que fue­ran re­ubi­ca­dos, sin em­bar­go per­so­nal del INAH que acu­dió a ins­pec­cio­nar ase­gu­ró que el edi­fi­cio no re­pre­sen­ta­ba pe­li­gro pa­ra la po­bla­ción es­tu­dian­til.

Los es­tu­dian­tes to­ma­ron cla­ses ins­ti­tu­cio­nes al­ter­nas, pe­ro vol­vie­ron a pe­dir la re­ubi­ca­ción de la es­cue­la, sin que has­ta el mo­men­to ten­gan un dic­ta­men con­cre­to del edi­fi­cio, pues a de­cir de los pa­ter­fa­mi­lias, las au­to­ri­da­des de la es­cue­la no hn mos­tra­do un dic­ta­men ofi­cial de las ins­pec­cio­nes a la es­cue­la.

Ac­tual­men­te los alum­nos to­man cla­ses en el pa­tio y pa­si­llos de la plan­ta ba­ja de la es­cue­la.

Con­fun­de PC

En tan­to, la pri­ma­ria Ga­bino Ba­rre­da fue clau­su­ra­da por per­so­nal de Pro­tec­ción Ci­vil mu­ni­ci­pal lue­go del sis­mo, cuan­do se reali­zó una ins­pec­ción una se­ma­na des­pués, ar­gu­men­tan­do que el edi­fi­cio era ap­to pa­ra con­ti­nuar la­bo­ran­do y só­lo se emi­tie­ron al­gu­nas re­co­men­da­cio­nes, sin em­bar­go días des­pués fue clau- su­ra­do sin pre­vio avi­so.

Al res­pec­to, los pa­dres de fa­mi­lia han se­ña­la­do que de­bi­do a los ex­tra­ños mo­vi­mien­tos he­chos por Pro­tec­ción Ci­vil mu­ni­ci­pal, te­men que la ad­mi­nis­tra­ción mu­ni­ci­pal quie­ra que­dar­se con el edi­fi­cio, pues a pe­sar de exis­tir un dic­ta­men por par­te de PC es­ta­tal que es­ta­ble­ce el edi­fi­cio pue­de ser ocu­pa­do, y el dic­ta­men de un in­ge­nie­ro que coin­ci­de con el re­sul­ta­do, la coor­di­na­ción de PC se em­pe­ña en no re­abrir la es­cue­la.

El lu­nes, los alum­nos de la pri­ma­ria ma­tu­ti­na, to­ma­ron cla­ses en la ban­que­ta de la es­cue­la, co­mo pre­sión de que su es­cue­la sea rea­bier­ta; pe­ro las au­to­ri­da­des les pi­die­ron otra se­ma­na.

II El CPO vi­ve una odi­sea sin fin: na­die quie­re ha­cer­se res­pon­sa­ble de que los alum­nos vuel­van a sus au­las.

II En la Ga­bino Ba­rre­da los alum­nos to­ma­ron es­te lu­nes cla­ses en la ca­lle.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.