El pa­dri­na­zo priis­ta

El mundo de Orizaba - - OPINIÓN - LUIS VE­LÁZ­QUEZ

1. El pa­dri­na­zo del PRI

Por lo pron­to, los dipu­tados fe­de­ra­les, el ka­re­mis­ta Ta­rek Ab­da­lá y el duar­tis­ta Al­ber­to Sil­va Ramos, han li­bra­do el fue­ro y tam­bién la de­nun­cia pe­nal de la Fis­ca­lía de Ve­ra­cruz pa­ra ser lle­va­dos a pro­ce­so pe­nal por des­vío de re­cur­sos.

El gó­ber azul ya les di­jo. “Los es­pe­ro a la sa­li­da”, ad­vir­tió, y a la sa­li­da de cuan­do el año en­tran­te se les ter­mi­ne el tiem­po le­gis­la­ti­vo y en­ton­ces, al pri­mer mi­nu­to del día co­rres­pon­dien­te sean aprehen­di­dos.

Ta­rek, acu­sa­do del des­vío de unos 26 mil mi­llo­nes de pe­sos, y Sil­va, de más de dos mil mi­llo­nes de pe­sos.

Atrás de tal suer­te po­lí­ti­ca y le­gis­la­ti­va en uno y otro ca­so es­tá el coor­di­na­dor de la ban­ca­da priis­ta en el Con­gre­so de la Unión, Cé­sar Camacho Qui­roz, ex­go­ber­na­dor del es­ta­do de Mé­xi­co y ex­pre­si­den­te del CEN del PRI en el tiem­po aquel del priis­mo cuan­do en el ca­rril po­lí­ti­co se afir­ma­ba que Ta­rek le lle­vó, en abo­ni­tos, mil mi­llo­nes de pe­sos, or­de­na­dos por Duar­te, pa­ra las cam­pa­ñas elec­to­ra­les de otros can­di­da­tos tri­co­lo­res.

Y, bueno, y de ser así, Camacho Qui­roz sa­be que si Ta­rek es lle­va­do al pa­re­dón de la jus­ti­cia en el rei­na­do de Miguel Án­gel Yu­nes Li­na­res, el le­gis­la­dor ori­gi­na­rio de Tres Va­lles, es­tre­lla del bas­quet­boll en Es­ta­dos Uni­dos, “mi hermano” le lla­ma Karime Ma­cías, bien po­dría des­pe­pi­tar y arras­trar­lo al pre­ci­pi­cio.

2. Ope­ra­do­res le­gis­la­ti­vos

El ca­so del desafue­ro de le­gis­la­do­res fe­de­ra­les es­tá en ma­nos de la Co­mi­sión Ins­truc­to­ra de la Cá­ma­ra de Dipu­tados.

Tal co­mi­sión es­tá in­te­gra­da por cua­tro dipu­tados, dos del PRI, uno del PAN y otro del PRD.

Y pa­ra que el desafue­ro pro­ce­da de­be exis­tir ma­yo­ría de votos.

Ri­car­do Ra­mí­rez Nie­to, ori­gi­na­rio de Gua­na­jua­to, es priis­ta y pre­si­den­te de la Co­mi­sión.

San­dra Mén­dez Her­nán­dez es priis­ta y ori­gi­na­ria del Es­ta­do de Mé­xi­co, cre­ci­da a la som­bra de Camacho Qui­roz.

Juan Pa­blo Pi­ña es del PAN y ori­gi­na­rio de Pue­bla.

Y Omar Ortega Ál­va­rez es del PRD y ori­gi­na­rio de la Ciu­dad de Mé­xi­co.

Y en ta­les cir­cuns­tan­cias, los dos priis­tas se han opues­to al desafue­ro, y por tan­to, se ha de­cla­ra­do un em­pa­te, y al dar­se el em­pa­te, mar­cha atrás.

Y por eso mis­mo, Ta­rek y Sil­va la es­tán li­bran­do.

In­clu­so, en el ca­so de Ta­rek hu­bo dos, tres solicitudes de desafue­ro del Fis­cal Jor­ge Winc­kler y fue tor­pe­dea­do, y en el ca­so de Sil­va, en una so­la oca­sión.

Por eso, el go­ber­na­dor Yu­nes fue ca­te­gó­ri­co:

“Los es­pe­ro a la sa­li­da”. Tam­bién, di­ga­mos, es­pe­ra­ría a la sa­li­da a Érick Ale­jan­dro La­gos Her­nán­dez y Jor­ge Ale­jan­dro Car­va­llo Del­fín (“El hi­jo más ruin que he te­ni­do” di­ría su pa­dre), uno y otro miem­bros de la lla­ma­da guar­dia pre­to­ria­na que for­ma­ban con Adol­fo Mo­ta y Al­ber­to Sil­va al­re­de­dor de Ja­vier Duar­te, sin que nun­ca, ja­más, de­ja­ran pa­sar ni el ai­re.

Por eso, que na­die “co­ma an­sias”, por­que la Fis­ca­lía tie­ne cien de­nun­cias pe­na­les en con­tra de igual nú­me­ro de duar­tis­tas y to­da­vía res­ta un año al gó­ber azul pa­ra pro­ce­der.

Bas­ta­ría mi­rar el par de anun­cios pro­mo­cio­na­les del pri­mer in­for­me de go­bierno con Ja­vier Duar­te en­mas­ca­ra­do y di­cien­do a Karime que me­re­ce la cár­cel.

3. So­me­ter­se al es­cru­ti­nio pú­bli­co

En la voz po­pu­lar exis­te la cer­te­za de que los duar­tis­tas se fre­ga­ron la lana.

Y, bueno, si son inocen­tes y es­tán acu­sa­dos por la Fis­ca­lía y el gó­ber azul, en­ton­ces, na­da más digno que so­me­ter­se al es­cru­ti­nio pú­bli­co.

Al­gu­nos duar­tis­tas fue­ron co­lo­ca­dos en pues­tos cla­ves don­de ha­bía pre­su­pues­to que ma­ne­jar, en­tre otras co­si­tas, “pa­ra me­ter la mano al ca­jón”.

Más aún, en­tre ellos se in­ter­cam­bia­ban los car­gos pú­bli­cos cla­ves.

Por ejem­plo:

Érick La­gos: se­cre­ta­rio Ge­ne­ral de Go­bierno y pre­si­den­te del CDE del PRI. Fa­vo­ri­to de Duar­te pa­ra la can­di­da­tu­ra a go­ber­na­dor.

Al­ber­to Sil­va: se­cre­ta­rio de Desa­rro­llo So­cial, vo­ce­ro en dos oca­sio­nes y pre­si­den­te del CDE del PRI. Sú­per fa­vo­ri­to de Duar­te pa­ra la su­ce­sión.

Jor­ge Car­va­llo: se­cre­ta­rio de Desa­rro­llo So­cial y pre­si­den­te del CDE del PRI.

Ta­rek Ab­da­lá: ul­tra con­tra sú­per te­so­re­ro de la se­cre­ta­ría de Fi­nan­zas y Pla­nea­ción, don­de es­ta­ba por en­ci­ma del ti­tu­lar en turno, pues por ahí ca­mi­na­ron seis en to­tal.

Adol­fo Mo­ta: se­cre­ta­rio de Edu­ca­ción. Fa­vo­ri­to de Duar­te pa­ra la si­lla em­bru­ja­da.

Vi­cen­te Be­ní­tez: te­so­re­ro de SE­FI­PLAN y Ofi­cial Ma­yor de la SEV, en­car­ga­do de las re­la­cio­nes con los líderes sin­di­ca­les.

Ja­vier Duar­te los fue re­ci­clan­do en los pues­tos cla­ves pa­ra ma­ne­jar los cen­ta­vos mi­llo­na­rios del era­rio.

4. To­do a su tiem­po...

En el Con­gre­so de la Unión, los vien­tos so­plan a fa­vor de Ta­rek y Sil­va, en­tre otras co­si­tas, por los fa­vo­res dis­pen­sa­dos des­de el duar­taz­go en el sexenio an­te­rior a po­lí­ti­cos del al­ti­plano.

Pe­ro en el ca­so, la yu­ni­ci­dad ha de sen­tar­se en un si­llón tla­co­tal­pe­ño en el co­rre­dor de su ca­sa a es­pe­rar que los tiem­pos se cum­plan el año en­tran­te pa­ra ir en con­tra de ellos.

Y si creen que so­bre­vi­vi­rían a los dos años de Yu­nes Li­na­res, nin­guno pue­de des­car­tar que el pri­mo­gé­ni­to ga­ne la elec­ción de

go­ber­na­dor en las ur­nas el año en­tran­te, y en­ton­ces, con más ra­zón y fu­ria se­rán per­se­gui­dos.

Cla­ro, si el 2018 lo ga­nan Pe­pe Yu­nes Zo­rri­lla (PRI y PVEM) o Cuitláhuac Gar­cía Jiménez (Mo­re­na), en­ton­ces, y en nom­bre de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad la li­bra­rían.

Con to­do, en las re­des so­cia­les el San­to Tri­bu­nal del In­ter­net ya los ha juz­ga­do y de aquí a que sean otra vez can­di­da­tos a un car­go de elec­ción po­pu­lar más fá­cil se­rá ha­llar una agu­ja en un pa­jar.

Aun así, su pa­so en el duar­taz­go les ha­bría per­mi­ti­do en­ri­que­cer­se.

Y el di­ne­ro, ya lo de­cía Ma­ría Fé­lix, “no es to­do... pe­ro ¡có­mo ayu­da!”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.