Más ex­pul­sio­nes por ley in­dí­ge­na

Cua­tro fa­mi­lias y tres hom­bres han si­do ex­pul­sa­dos de Atzompa; an­tes, el pue­blo les re­ti­ra sus de­re­chos a la edu­ca­ción, al agua, al Pro­gre­sa y has­ta ir a mi­sa

El Mundo de Orizaba - - PORTADA - Ray­mun­do Gar­cía G.

Vi­vió en Atem­pa, So­le­dad Atzompa, 34 años, y sir­vió a su co­mu­ni­dad du­ran­te dos dé­ca­das en di­fe­ren­tes cargos; pe­ro el pa­sa­do 14 de ju­lio Sa­lo­món, jun­to con su fa­mi­lia, tu­vo que de­jar su tie­rra, ca­sa y pa­tri­mo­nio, al ser uno de los des­pla­za­dos por acuer­dos ba­sa­dos en las nor­mas de Usos y Cos­tum­bres.

Po­co an­tes fue san­cio­na­do con una mul­ta de más de 10 mil pe­sos, que no pu­do pa­gar al acu­mu­lar 32 fal­tas en el tem­plo ca­tó­li­co de San­tia­go Após­tol, don­de pres­ta­ba ser­vi­cio. En­ton­ces le cor­ta­ron el su­mi­nis­tro de agua po­ta­ble, le prohi­bie­ron ins­cri­bir a sus hi­jos en la es­cue­la de la lo­ca­li­dad, asis­tir a las reunio­nes de la igle­sia y a las jun­tas de Prospera, em­plear el pan­teón, en­tre otras, vio­lan­do así va­rios de sus de­re­chos ci­vi­les.

En los úl­ti­mos dos años, cua­tro fa­mi­lias y tres in­di­vi­duos (un pro­me­dio de 30 per­so­nas in­clu­yen­do hi­jos y es­po­sas) han si­do ex­pul­sa­dos de esa co­mu­ni­dad, al no po­der cum­plir con los cargos en-

Me sien­to hu­mi­lla­do, re­cha­za­do, vio­la­do de mis de­re­chos uni­ver­sa­les y los de mis hi­jos; me sien­to hu­mi­lla­do por el pue­blo, por­que he ser­vi­do 11 años co­mo ca­te­quis­ta a la Igle­sia ca­tó­li­ca y aho­ra, por no po­der ha­cer un ser­vi­cio, me ex­pul­san’.

Sa­lo­món de los San­tos Ex­ve­cino de So­le­dad Atzompa

co­men­da­dos, de­jan­do atrás su pa­tri­mo­nio y su cul­tu­ra pa­ra ‘pro­bar suer­te’ y adap­tar­se a un en­torno ur­bano al que no es­tán acos­tum­bra­dos.

Usos y Cos­tum­bres

Sus­ten­ta­da en el Ar­tícu­lo Se­gun­do de la Cons­ti­tu­ción, se le de­no­mi­na Sis­te­ma de Usos y Cos­tum­bres a la for­ma de au­to­go­bierno prac­ti­ca­da en va­rios mu­ni­ci­pios de po­bla­ción in­dí­ge­na.

Sin em­bar­go en la prác­ti­ca en mu­chos lu­ga­res, la co­mu­ni­dad im­po­ne al in­di­vi­duo sus nor­mas, y quien no las cum­ple se ha­ce acree­dor a cas­ti­gos se­ve­ros, los cua­les es­tán prohi­bi­dos por la Fe­de­ra­ción y por or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les, ex­pli­ca el in­ves­ti­ga­dor de la Uni­ver­si­dad Pe­da­gó­gi­ca Na­cio­nal, Agus­tín Gar­cía Már­quez.

Por eso Sa­lo­món de los San­tos, pa­dre de nue­ve hi­jos, el 14 de ju­lio, car­gan­do lo ne­ce­sa­rio él y su fa­mi­lia sa­lie­ron de Atem­pa de­jan­do atrás su pa­tri­mo­nio y más de 30 años de re­cuer­dos.

La fa­mi­lia par­tió a Chi­con­cuac, a ren­tar un cuar­to pa­ra hos­pe­dar­se y el pa­dre se­guir con su tra­ba­jo; y el hi­jo ma­yor tu­vo que de­ser­tar de la uni­ver­si­dad.

Vi­vió en Atem­pa, So­le­dad Atzompa, 34 años, sir­vió a su co­mu­ni­dad du­ran­te dos dé­ca­das en di­fe­ren­tes cargos; pe­ro el pa­sa­do 14 de ju­lio Sa­lo­món, jun­to con su fa­mi­lia, tu­vo que de­jar su tie­rra, ca­sa y pa­tri­mo­nio, al ser uno de los des­pla­za­dos por acuer­dos ba­sa­dos en las nor­mas de Usos y Cos­tum­bres.

En los úl­ti­mos dos años, cua­tro fa­mi­lias y tres in­di­vi­duos (un pro­me­dio de 30 per­so­nas in­clu­yen­do hi­jos y es­po­sas) han si­do ex­pul­sa­dos, al no cum­plir con los cargos en­co­men­da­dos, de­jan­do atrás su pa­tri­mo­nio y su cul­tu­ra.

Usos y cos­tum­bres

Sus­ten­ta­da en el Ar­tícu­lo Se­gun­do de la Cons­ti­tu­ción Política Me­xi­ca­na, se le de­no­mi­na Sis­te­ma de Usos y Cos­tum­bres a la for­ma de au­to­go­bierno prac­ti­ca­da en va­rios mu­ni­ci­pios de po­bla­ción in­dí­ge­na.

En Ve­ra­cruz exis­te la Ley de De­re­chos y Cul­tu­ra In­dí­ge­na del Es­ta­do de Ve­ra­cruz que plan­tea que los usos y cos­tum­bres en co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas se pue­de apli­car.

Sin em­bar­go, en la prác­ti­ca en mu­chos lu­ga­res, la co­mu­ni­dad im­po­ne al in­di­vi­duo sus nor­mas, y quien no las cum­ple ave­ces son acree­do­res has­ta de cas­ti­gos se­ve­ros, los cua­les es­tán prohi­bi­dos por la Fe­de­ra­ción y has­ta por or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les, ex­pli­có el in­ves­ti­ga­dor de la Uni­ver­si­dad Pe­da­gó­gi­ca Na­cio­nal, Agus­tín Gar­cía Már­quez.

Ubi­ca­da en la Sie­rra de So­le­dad Atzompa, zo­na cen­tro del es­ta­do de Ve­ra­cruz, con 420 ha­bi­tan­tes, Atem­pa es una co­mu­ni­dad in­dí­ge­na nahua. La má­xi­ma au­to­ri­dad es el agen­te mu­ni­ci­pal, sin em­bar­go los acuer­dos que ri­gen las ac­ti­vi­da­des de los in­dí­ge­nas se to­man en asam­blea don­de par­ti­ci­pan los va­ro­nes con­tri­bu­yen­tes (ma­yo­res de 15 años y que ya no estudian) y los re­pre­sen­tan­tes de los di­ver­sos co­mi­tés.

En 2011 la Asam­blea apro­bó mul­tas por 10 mil pe­sos al año a quien aban­do­ne el car­go; y en 2016 ava­ló expulsar del pue­blo a quien se nie­gue acep­tar un car­go.

A las jun­tas de asam­blea asis­ten la ma­yo­ría. De­be es­tar reuni­da el 50 más uno por cien­to de los ha­bi­tan­tes, pa­ra que ten­ga va­li­dez.

Ahí son po­cos los que ha­blan y pro­po­nen o im­po­nen, la ma­yo­ría ca­lla y el si­len­cio re­sul­ta ser su peor aval.

Fue­ra 4 fa­mi­lias

Des­de que se im­ple­men­tó di­cho acuer­do, cua­tro fa­mi­lias de Atem­pa y tres in­di­vi­duos (un pro­me­dio de 30 per­so­nas in­clu­yen­do a los hi­jos y es­po­sas) han si­do des­pla­za­das de su co­mu­ni­dad al no cum­plir con los cargos en­co­men­da­dos ni pa­gar las mul­tas.

En 2017 la fa­mi­lia de Eva­ris­to “X”, vo­cal de patronato de Agua Po­ta­ble, fue des­pla­za­do y se fue a vi­vir a Pe­ro­te. Ber­nar­do “X”, quien era vo­cal de la Igle­sia, aho­ra vi­ve en la Ciu­dad de Mé­xi­co.

Es­te 2018 fue ex­pul­sa­da la fa­mi­lia de Sa­lo­món de los San­tos y la fa­mi­lia de Pán­fi­lo “X vo­cal de Agua Po­ta­ble, es­te úl­ti­mo se re­fu­gió en Pe­ro­te.

La asam­blea tam­bién ex- pul­só a Fa­bián “X”, vo­cal de la Es­cue­la Pri­ma­ria.

Y aun­que ya no vi­vía ahí pe­ro se­guía apor­tan­do sus con­tri­bu­cio­nes, la asam­blea de­ci­dió expulsar a Cle­men­te “X” y fi­nal­men­te al hi­jo de Sa­lo­món, Fi­del de los San­tos, quien de­jó de es­tu­diar pa­ra apo­yar a su pa­pá, y ya con­si­de­ra­do con­tri­bu­yen­te.

Due­lo cul­tu­ral

Es el dra­ma de los des­pla­za­dos in­ter­nos, na­cen en un lu­gar, crean una se­rie de re­la­cio­nes so­cia­les, ca­pi­tal cul­tu­ral, so­cial y eco­nó­mi­co. De­ben aban­do­nar to­do y re­ini­ciar su vi­da, eso sig­ni­fi­ca un pro­ce­so de due­lo cul­tu­ral muy in­ten­so, hay quie­nes no lo­gran su­pe­rar­lo, ade­más lle­gan a un lu­gar don­de no tie­nen nin­gu­na re­la­ción y de­ben re­cons­truir esas re­la­cio­nes so­cia­les, con­se­guir un em­pleo, un lu­gar don­de vi­vir, adap­tar­se a cier­tas cos­tum­bres, y la par­te emo­cio­nal, etc. es un dra­ma te­rri­ble, di­fí­cil pa­ra ellos de su­pe­rar, ex­pu­so Agus­tín Gar­cía Marquez.

Expulsar está prohi­bi­do por la ley

Por eso las ex­pul­sio­nes es­tán prohi­bi­das en Mé­xi­co, na­die pue­de expulsar a otra per­so­na de su lu­gar de ori­gen a no ser que me­die al­gu­na or­den de un juez.

En la re­gión hay va­rios mu­ni­ci­pios que aún ex­pul­san fa­mi­lias, co­mo So­le­dad Atzompa, Xo­xo­cotla, Te­qui­la, Zon­go­li­ca, es lo que se lla­ma des­pla­za­dos in­ter­nos.

Na­da por en­ci­ma de la Cons­ti­tu­ción

Es­tán cla­ro múl­ti­ples vio­la­cio­nes a los de­re­chos cons­ti­tu­cio­na­les de es­tas per­so­nas: a la edu­ca­ción, sa­lud, al pa­tri­mo­nio, al agua; y por otro la­do hay una fal­ta a las creen­cias re­li­gio­sas, al im­pe­dir in­gre­sar al tem­plo y ac­ce­der a los sa­cra­men­tos.

“Hay una se­rie de cues­tio­nes que no se es­tán res­pe­tan­do, es muy cla­ro que los usos y cos­tum­bres no pue­den es­tar por en­ci­ma de es­tos de­re­chos ga­ran­ti­za­dos a ni­vel fe­de­ral e in­ter­na­cio­nal”, apun­tó el in­ves­ti­ga­dor.

Me sien­to re­cha­za­do, vio­la­do de mis de­re­chos uni­ver­sa­les y los de mis hi­jos; hu­mi­lla­do por el pue­blo, por­que les he ser­vi­do, es­tu­ve 11 años sir­vien­do co­mo ca­te­quis­ta y aho­ra por no po­der ser­vir me ex­pul­san”. Sa­lo­món de los San­tos Vi­cen­te HU­MI­LLA­DO POR EL PUE­BLO

II La fa­mi­lia de Sa­lo­món de los San­tos tu­vo que aban­do­nar So­le­dad Atzompa, el pue­blo los des­te­rró.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.