El­club­de Pan­cho

El Mundo de Orizaba - - ACCIÓN -

Ya lo di­jo Na­po­león Bo­na­par­te y no pro­pia­men­te en un jue­go de fút­bol, o aca­so re­ci­bien­do un in­sul­to por su ba­ja es­ta­tu­ra de al­gu­nos de sus va­ria­dos enemi­gos, -el cie­lo se ve más gran­de y her­mo­so gra­cias a mi ta­ma­ño fí­si­co-, por lo cual Die­go Lai­nez, ese sí en con­di­cio­nes de enano en cues­tio­nes de juegos in­ter­na­cio­na­les, su­frió un par de re­ve­ses, ha­bien­do vo­la­do de nor­te a sur y de es­te a oes­te la ce­le­bre fo­to­gra­fía en don­de un zaguero grin­go, que no tie­ne ca­so gas­tar un va­lio­so es­pa­cio en la co­lum­na pa­ra es­cri­bir un nom­bre de bra­vu­cón de can­ti­na, se bur­ló de su es­ta­tu­ra fí­si­ca, pa­re­cien­do el ju­ga­dor del se­lec­cio­na­do de los Es­ta­dos Uni­dos Gu­lli­ver, mien­tras que el ju­ga­dor del Amé­ri­ca ase­me­ja­ba a un co­mi­té de bien­ve­ni­da tras lle­gar el ri­val al país de los muy ba­ji­tos de es­ta­tu­ra.

Co­mo se ha co­men­ta­do en otra co­lum­na, pa­ra na­da el ta­ma­ño fí­si­co con­lle­va a fut­bo­lis­tas a ser to­do o na­da, ya ha­bién­do­se co­lo­ca­do el ejem­plo de Die­go Ar­man­do Ma­ra­do­na, in­clu­si­ve de me­nor es­ta­tu­ra fí­si­ca que Lai­nez, te­nien­do que en­trar tam­bién en eso Ma­nuel Fran­cis­co Dos San­tos el nun­ca ol­vi­da­do del to­do Ga­rrin­cha, que pa­ra na­da era un gi­gan­te, te­nien­do ade­más las pier­nas chue­cas o tor­ci­das co­mo re­cuer­do del ha­ber con­traí­do la po­lio­mie­li­tis en edad in­fan­til, mi­dien­do seis cen­tí­me­tros más su pier­na de­re­cha que la iz­quier­da, y si al­guien o mu­chos tra­ta­ron de in­ti­mi­dar­lo por ese de­fec­to fí­si­co, pues Ga­rrin­cha siem­pre ter­mi­nó rien­do a car­ca­ja­das y po­nien­do de ca­be­za a sus mar­ca­do­res con sus ex­tra­or­di­na­rias gam­be­tas y dri­blings.

Ha­bién­do­se com­pues­to en Mé­xi­co aque­lla fes­ti­va can­ción ti­tu­la­da Pan­cho Ló­pez en los años se­sen­tas, en ella se na­rra­ba la his­to­ria de un ser -chi­qui­to pe­ro ma­tón-, el club de­di­ca­do a tan ex­tra­ño pe­ro inol­vi­da­ble per­so­na­je en el cam­po del fút­bol, prác­ti­ca­men­te lo inau­gu­ró el ju­ga­dor cor­do­bés Chu­cho Her­nán­dez, de cor­ta es­ta­tu­ra fí­si­ca, pe­ro un ex­tra­or­di­na­rio ex­tre­mo que no por na­da está co­lo­ca­do en­tre los diez me­jo­res goleadores de los Ti­bu­ro­nes Ro­jos de to­dos los tiem­pos.

No sa­bien­do si en su épo­ca de oro cuan­do des­tron­ca­ba za­gue­ros a su real an­to­jo cuan­do con­for­ma­ba la de­lan­te­ra con Jo­sé Luis Aus­sin y Ma­riano Ubi­racy sin ol­vi­dar a Hu­go Frank, al­guien lo tra­tó de in­ti­mi­dar, y si eso pa­só, Chu­cho se la ri­fa­ba con cual­quie­ra, apar­te de que era un es­pec­tácu­lo el ver en ac­ción al or­gu­llo pe­ren­ne de los rum­bos del In­ge­nio de San Mi­gue­li­to.

Fal­tán­do­le so­lo a Chu­cho el som­bre­ro del gran Cor­zo, y el sa­ber me­ter la mano en­tre pe­cho, co­ra­zón y al­ma, en ac­ti­tud de gran es­tra­te­ga de gue­rra de to­dos los tiem­pos, sin pa­de­cer nin­gún Wa­ter­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.