‘Pier­de Mé­xi­co IN­DE­PEN­DEN­CIA’

Pre­vio al fes­te­jo 208 de la In­de­pen­den­cia de Mé­xi­co, el his­to­ria­dor Ar­man­do Ló­pez Ma­cip con­si­de­ró que la pa­tria aho­ra es con­tro­la­da por el Ban­co Mun­dial

El Mundo de Orizaba - - LOCAL - Adriana Es­tra­da El Mun­do de Ori­za­ba

La in­de­pen­den­cia de Mé­xi­co se ha que­da­do en la his­to­ria, pues en la ac­tua­li­dad el país ya no go­za de in­de­pen­den­cia, don­de es con­tro­la­do eco­nó­mi­ca­men­te por or­ga­ni­za­cio­nes que “dic­tan” al má­xi­mo man­da­ta­rio lo que de­be y no ha­cer­se o apli­car­se en el país.

El his­to­ria­dor y miem­bro de la Aca­de­mia de His­to­ria y Geo­gra­fía, Ar­man­do Ló­pez Ma­cip con­si­de­ró que en la ac­tua­li­dad Mé­xi­co ya no tie­ne in­de­pen­den­cia, pues es el Ban­co Mun­dial y la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coope­ra­ción y el Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co lo ma­ne­jan eco­nó­mi­ca­men­te.

La In­de­pen­den­cia de Mé­xi­co fue la con­se­cuen­cia de un pro­ce­so po­lí­ti­co y so­cial que se re­sol­vió a tra­vés de las ar­mas, que pu­so fin al do­mi­nio es­pa­ñol en los te­rri­to­rios de Nue­va Es­pa­ña.

La gue­rra de in­de­pen­den­cia tu­vo su an­te­ce­den­te en la in­va­sión de Fran­cia a Es­pa­ña en 1809 y se ex­ten­dió des­de el Gri­to de Do­lo­res, el 16 de sep­tiem­bre de 1810 has­ta la en­tra­da del Ejér­ci­to Tri­ga­ran­te a la Ciu­dad de Mé­xi­co, el 27 de sep­tiem­bre de 1821.

Ori­za­ba en la gue­rra

La ciu­dad de Ori­za­ba fue to­ma­da en 1812 co­mo una ac­ción mi­li­tar du­ran­te la Gue­rra de In­de­pen­den­cia de Mé­xi­co, lle­va­da a ca­bo el 28 de Oc­tu­bre de ese año, cuan­do los in­sur­gen­tes co­man­da­dos por el ge­ne­ral Jo­sé Ma­nuel Mo­re­los de­rro­ta­ron a las fuer-

zas rea­lis­tas del je­fe Jo­sé An­to­nio An­dra­de.

Fue en si­glo XIX cuan­do las fuer­zas de Na­po­león in­va­de­nes­pa­ña­se ge­ne­ró un va­cío de po­der por­que el rey Fer­nan­do sép­ti­mo fue sus­ti­tui­do por Jo­sé Bo­na­par­te, her­mano de Na­po­león Bo­na­par­te. En con­se­cuen­cia los pue­blos ame­ri­ca­nos bus­ca­ron go­ber­nar­se so­los.

Fue en­ton­ces cuan­do Jo­sé Ma­ría Mo­re­los lle­gó a Ori­za­ba, que­rien­do con­quis­tar la zo­na mon­ta­ño­sa del sur y su­r­es­te, por lo que cor­tó la co­mu­ni­ca­ción en­tre la Ca­pi­tal con el puer­to de Ve­ra­cruz, ve­nían con él los se­gui­do­res de Juan Moc­te­zu­ma Cor­tés, el pá­rro­co de Mal­tra­ta y Ma­riano de la Fuen­te -que fun­dió las cam­pa­nas pa­ra ha­cer un ca­ñón-, sien­do Ori­za­ba un bas­tión de la

in­sur­gen­cia pe­ro tam­bién de la rea­lis­tas que te­nían una guar­ni­ción en la ciu­dad.

Mien­tras que Mo­re­los, es­tan­do en Teh­qu­xan se en­te­ró de la si­tua­ción de de­fen­sa que ha­bía en Ori­za­ba, por lo que de­ci­dió ha­cer la to­ma del te­rri­to­rio don­de se en­con­tra­ban gran­des su­mas de di­ne­ro pro­pie­dad del go­bierno vi­rrei­nal, sa­lien­do de Tehua­cán el 25 de oc­tu­bre con un ejér­ci­to in­sur­gen­te con­for­ma­do por más de 10 mil hom­bres, arri­ban­do a Ori­za­ba el 18 de oc­tu­bre de 1812 cuan­do la de­fen­día el co­ro­nel rea­lis­ta Jo­sé An­to­nio An­dra­de, que con­ta­ba con unos 600 hom­bres.

Des­ta­có que Mo­re­los to­mó con una ha­bi­li­dad ex­tra­or­di­na­ria a Ori­za­ba ata­can­do­lo por tres flan­cos di­fe­ren­tes, des­ta­can­do el Ce­rro del Bo­rre­go y Ja­la­pi­lla, lo­gran­do de­rro­tar al ejér­ci­to rea­lis­ta con lí­de­res de la re­gión.

Las tro­pas in­sur­gen­tes avan­za­ron has­ta la Ga­ri­ta, don­de el co­ro­nel An­dra­de es­pe­ra­ba el com­ba­te, fue en ese mo­men­to que más fuer­zas in­sur­gen­tes fue­ron re­ci­bi­das por des­car­gas de ar­ti­lle­ría y fu­si­le­ría, pro­vo­can­do ba­jas. Mo­re­los re­ti­ró sus tro­pas y rehi­zo su aco­me­ti­da, es­pe­ran­do que las fuer­zas de San­ta Ca­ta­ri­na y San Cris­tal to­ma­rán po­si­cio­nes, ini­cian­do el ata­que fron­tal.

Mo­re­los abrió fue­go ha­cia Ori­za­ba des­de el Ce­rro del Bo­rre­go, fue en­ton­ces que el rea­lis­ta Jo­sé An­to­nio An­dra­de sa­lió de la ciu­dad, sien­do las 11 de la ma­ña­na cuan­do se pro­du­jo la en­tra­da de Mo­re­los a Ori­za­ba.

La to­ma de San­ta An­na

Es en 1821 cuan­do se pro­cla­ma el plan de Igua­la, cuan­do An­to­nio Ló­pez de San­ta An­na es el je­fe de la pla­za de Ori­za­ba del ejér­ci­to rea­lis­ta y el com­ba­te de la ga­ri­ta de la an­gos­tu­ra, lo­gran­do de­rro­tar a un ejér­ci­to in­sur­gen­te pe­ro cuan­do tie­nen no­ti­cias de que ya vie­ne pa­ra Ori­za­ba Jo­sé Joa­quín Gue­rre­ro, cam­bia de bando de rea­lis­ta a in­sur­gen­te, sien­do Ori­za­ba el es­ce­na­rio.

San­ta An­na es man­da­do a to­mar las lo­ca­li­da­des de la cos­ta a fa­vor de la In­de­pen­den­cia y la ba­ta­lla fi­nal se desa­rro­lla del 15 al 21 de ma­yo de 1821 en Cór­do­ba don­de re­sis­te la tro­pa del cam­pa­men­to rea­lis­ta que originalmente es­ta­ba en Ori­za­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.