La úl­ti­may nos va­mos

El Mundo de Orizaba - - EL MUNDO ACCIÓN -

Los días sin hue­lla (de la bue­na) con­ti­núan en el sen­de­ro ma­rean­te de Carlos El Gu­llit Pe­ña, un fut­bo­lis­ta que po­seía gran­des cua­li­da­des en la can­cha, echa­das a per­der por él mis­mo, em­bar­ca­do en el vi­cio del al­coho­lis­mo, he­cho que ya lo tie­ne mar­gi­na­do por el pro­pio fútbol me­xi­cano ren­ta­do, so­bre to­do cuan­do la or­ga­ni­za­ción del Ne­ca­xa lo des­pi­dió sin car­na­val ni com­par­sa, te­nien­do que re­tor­nar a Es­co­cia a re­por­tar­se con el equi­po de los Ran­gers, en don­de se pre­veé que se­rá har­to com­pli­ca­do el he­cho de que re­ci­ba una nue­va opor­tu­ni­dad co­mo ti­tu­lar de esa on­ce­na.

To­do un ca­so la ca­rre­ra y los tro­pie­zos de Carlos, una real jo­ya al ini­cio de su ca­rre­ra, so­bre to­do ju­gan­do pa­ra el León, lue­go de que fue des­cu­bier­to por el club Pa­chu­ca, en don­de co­men­zó lo que pa­re­cía una ca­rre­ra asom­bro­sa y lle­na de ta­len­to por to­das par­tes, con la Fie­ra fue un real ído­lo, trans­for­mán­do­se to­do lue­go de su éxo­do, to­can­do a los equi­pos de Gua­da­la­ja­ra y Cruz Azul en don­de sus cons­tan­tes des­ma­nes sir­vién­do­se la del es­tri­bo y -otra más-, so­lo sir­vie­ron pa­ra el de­te­ni­mien­to se­co de esa cur­va que ca­si ya to­ca­ba el cie­lo.

Ha­bien­do te­ni­do el va­lor su­fi­cien­te y ne­ce­sa­rio Pe­ña en de­cla­rar en más de una oca­sión, en que es­ta­ba en las ga­rras del al­coho­lis­mo, por lo cual lle­va­ba un tra­ta­mien­to con­tra esa cla­se de vi­cio en una clí­ni­ca de reha­bi­li­ta­ción, por cier­to pro­pie­dad del ex bo­xea­dor Julio Cé­sar Chávez, en don­de pa­re­cía que el fut­bo­lis­ta sa­lía po­co a po­co del fon­do de un si­nies­tro abis­mo, sien­do con­tra­ta­do con el Ne­ca­xa en la tem­po­ra­da ac­tual, en don­de ju­gó es­ca­sos mi­nu­tos, tal vez por no ha­llar la ge­ma ex­tra­via­da en­tre sus pier­nas, o aca­so por re­tor­nar de nue­vo al le­van­ta­mien­to de la co­pa.

His­to­rias te­rri­bles con mu­chos gra­dos de al­cohol al­re­de­dor que se si­guen te­jien­do en el ba­lom­pié az­te­ca ren­ta­do, no sir­vien­do las ex­pe­rien­cias lle­va­das al ca­bo por otros ju­ga­do­res, co­mo aquel Cé­sar An­dra­de per­dien­do una de sus pier­nas en un te­rri­ble ac­ci­den­te de trán­si­to, cuan­do con­du­cía su vehícu­lo con ex­ce­so de ve­lo­ci­dad, y de co­pas con­su­mi­das, en la ciu­dad de Gua­da­la­ja­ra.

Cé­sar edi­tí un li­bro lue­go de su ac­ci­den­te ti­tu­la­do -El par­ti­do más difícil de mi vi­da- que hu­bie­ra si­do co­rrec­to que Carlos Pe­ña lo hu­bie­se leí­do en in­nu­me­ra­bles oca­sio­nes.

to­mas­se­tien@gmail.com n FER­NÁN­DEZ « A MA­NE­RA DE CO­MEN­TA­RIO »

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.