El abo­ga­do jo­ro­ba­do

DR. JOSÉ ANTONIO MÁR­QUEZ GON­ZÁ­LEZ. MIEM­BRO DEL SE­MI­NA­RIO DE CUL­TU­RA ME­XI­CA­NA, CO­RRES­PON­SA­LÍA EN ORI­ZA­BA.

El Mundo de Orizaba - - EL MUNDO SOCIALES -

Po­ca gen­te sa­be que Juan Ruiz de Alar­cón y Men­do­za era abo­ga­do, y no so­la­men­te que fue­se abo­ga­do, sino que ade­más era ex­per­to en am­bos de­re­chos, es de­cir, en de­re­cho ci­vil y en de­re­cho ca­nó­ni­co. Y me­nos aún sa­brá el pers­pi­caz lec­tor que el li­cen­cia­do Juan es­tu­dió en la Uni­ver­si­dad de Sa­la­man­ca. Y to­da­vía me­nos, su­pon­go, po­drá ima­gi­nar que es­tu­vo en Se­vi­lla li­ti­gan­do en ma­te­ria mer­can­til y ca­nó­ni­ca.

Tam­bién es muy pro­ba­ble que es­tu­vie­se en el Puer­to de Ve­ra­cruz desem­pe­ñan­do al­gún car­go di­plo­má­ti­co o li­ti­gan­do en de­re­cho pe­nal, de pa­so por la ciu­dad.

Juan na­ció pro­ba­ble­men­te en 1572 y no, se­gún se creía has­ta aho­ra, en 1580 o 1581, en el pue­blo que en­ton­ces se lla­ma­ba Real de Mi­nas de Tax­co.

Pe­ro lo me­jor fue que no vi­vió de su ofi­cio. An­tes bien, se hi­zo es­cri­tor de obras de tea­tro, dra­mas, no­ve­las, co­me­dias, et­cé­te­ra, ha­cien­do sus pri­me­ras pu­bli­ca­cio­nes en Ma­drid y Bar­ce­lo­na, con una cier­ta po­pu­la­ri­dad que le per­mi­tió re­ci­bir in­gre­sos re­gu­la­res y pro­cu­rar­se al­gu­nas co­mo­di­da­des, co­mo ofre­cer ter­tu­lias en su ca­sa y has­ta ser pro­pie­ta­rio de un co­che.

A la edad de 28 años to­ma un bar­co pa­ra Es­pa­ña, se ma­tri­cu­ló en la Uni­ver­si­dad de Sa­la­man­ca en cua­tro años de in­ten­so es­tu­dio y prác­ti­ca le­gal, con una só­li­da for­ma­ción ju­rí­di­ca que le per­mi­tió, a su re­gre­so en 1609, ob­te­ner el tí­tu­lo de li­cen­cia­do en de­re­cho en una reunión académica de 21 si­no­da­les

Si us­ted vi­si­ta Tax­co, va­ya a la igle­sia de San­ta Prisca. Se tra­ta de una vie­ja edi­fi­ca­ción de prin­ci­pios del si­glo XVIII. En es­ta igle­sia hay un re­tra­to de Juan, quien apa­re­ce muy bien ves­ti­do con un li­bro en la mano de­re­cha y la otra des­can­san­do par­si­mo­nio­sa­men­te en el es­cri­to­rio. El li­ti­gan­te es­tá ves­ti­do con tra­je os­cu­ro, de bo­to­nes fo­rra­dos y os­ten­ta una in­có­mo­da go­le- ra de co­lor blanco que acen­túa vi­si­ble­men­te su bar­bi­lla pro­nun­cia­da ha­cia aba­jo y los lar­gos bi­go­tes re­tor­ci­dos en los ex­tre­mos, ex­hi­bien­do ya con el pa­so de los años un ca­be­llo ca­da vez más es­ca­so.

Juan te­nía las ce­jas li­ge­ra­men­te ar­quea­das, era na­ri­gón y se de­ja­ba los bi­go­tes re­tor­ci­dos en los ex­tre­mos con una bar­bi­ta de chi­vo pul­cra­men­te re­cor­ta­da en­ci­ma de la go­le­ra, se­gún se usa­ba a prin­ci­pios del si­glo XVII.

En su con­jun­to, to­do ello le da­ba un as­pec­to in­qui­si­ti­vo, pe­ro lo ca­rac­te­rís­ti­co de su fi­gu­ra era sin du­da la do­ble jo­ro­ba que des­gra­cia­da­men­te te­nía en el pe­cho y en la es­pal­da. Con ella na­ció y por es­ta ra­zón Jua­ni­to era ob­je­to de bur­las des­de cha­vi­to. “Su fi­gu­ra lo desayu­da”, re­za­ba una car­ta de re­co­men­da­ción ex­pe­di­da en su fa­vor por al­gún co­le­ga que real­za­ba sus mé­ri­tos y que no po­día evi­tar la os­ten­si­ble de­for­ma­ción.

Su for­ma­ción ju­rí­di­ca se re­ve­la fá­cil­men­te en las obras es­cri­tas, por ejem­plo, en Ga­nar ami­gos, don­de la tra­ma se desen­vuel­ve en el di­le­ma de un hom­bre que de­be ven­gar el ase­si­na­to de su her­mano.

Una vez de­di­ca­do a la li­te­ra­tu­ra, Juan de­jó de ejer­cer la abo­ga­cía. Mu­rió en 1639 a la edad de 59 años. A des­pe­cho de su for­ma­ción ju­rí­di­ca es­pe­cia­li­za­da, Juan Ruiz de Alar­cón es con­si­de­ra­do hoy co­mo una de las más gran­des fi­gu­ras de la Co­lo­nia, al la­do de sor Jua­na, su con­tem­po­rá­nea de fi­nes del si­glo XVI y prin­ci­pios del XVII, y la be­llí­si­ma mu­jer que ador­na nues­tros mo­der­nos bi­lle­tes de 200 pe­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.