Tor­ti­tas de hua­zontle y re­que­són

Es­ti­ma­do lec­tor, hoy les pre­sen­ta­mos unas de­li­cio­sas tor­ti­tas de hua­zontle y re­que­són que en­can­ta­rá a sus co­men­sa­les, las pue­de ser­vir acom­pa­ña­das de arroz blanco. ¡Buen pro­ve­cho!

El Mundo de Orizaba - - EL MUNDO SOCIALES -

La bue­na com­pa­ñía y la di­ver­sión lle­ga­rán hoy si con­si­gues sa­car -

Ingredientes.

•3 ta­zas de hua­zontle lim­pio.

•3 cu­cha­ra­das de ha­ri­na de ama­ran­to.

•3 cla­ras de hue­vo ba­ti­das.

•1 1/2 ta­za de re­que­són se­co.

•Sal.

Pre­pa­ra­ción:

•Lim­piar el hua­zontle, re­ti­ran­do las ra­mas y ho­jas. Blan­quear­lo en agua con sal; co­lar y pa­sar a agua he­la­da.

•Es­cu­rrir. En­ha­ri­nar, com­bi­nar con el hue­vo e in­te­grar el re­que­són. For­mar las tor­ti­tas y freír. En aquel tiem­po, Je­sús di­jo a sus dis­cí­pu­los: “Con el di­ne­ro, tan lleno de in­jus­ti­cias, gá­nen­se ami­gos que, cuan­do us­te­des mue­ran, los re­ci­ban en el cie­lo. El que es fiel en las co­sas pe­que­ñas, tam­bién es fiel en las gran­des; y el que es in­fiel en las co­sas pe­que­ñas, tam­bién es in­fiel en las gran­des. Si us­te­des no son fie­les ad­mi­nis­tra­do­res del di­ne­ro, tan lleno de in­jus­ti­cias, ¿quién les con­fia­rá los bie­nes ver­da­de­ros?. Y si no han si­do fie­les en lo que no es de us­te­des, ¿quién les con­fia­rá lo que sí es de us­te­des?.

No hay cria­do que pue­da ser­vir a dos amos, pues odia­rá a uno y ama­rá al otro, o se ape­ga­rá al pri­me­ro y des­pre­cia­rá al se­gun­do. En re­su­men, no pue­den ser­vir a Dios y al di­ne­ro”.

Al oír to­das es­tas co­sas, los fariseos, que son aman­tes del di­ne­ro, se bur­la­ban de Je­sús. Pe­ro él les di­jo: “Us­te­des pre­ten­den pa­sar por jus­tos de­lan­te de los hom­bres; pe­ro Dios co­no­ce sus co­ra­zo­nes, y lo que es muy es­ti­ma­ble pa­ra los hom­bres es de­tes­ta­ble pa­ra Dios”.

Pa­la­bra del Se­ñor.

Dios no quie­re que vi­va­mos en la mi­se­ria ni pri­ván­do­nos de los ne­ce­sa­rio pa­ra nues­tro sus­ten­to, el cris­tiano siem­pre bus­ca una ma­ne­ra dig­na de vi­vir con su fa­mi­lia, por eso el tra­ba­jo es im­por­tan­te y for­ma par­te del plan de Dios pa­ra con no­so­tros. Pe­ro no de­be­mos ol­vi­dar el men­sa­je de Je­sús, no­so­tros so­mos ad­mi­nis­tra­do­res de los bie­nes y las ri­que­zas, ya que es­tás tie­nen una fun­ción so­cial, es de­cir, ellos han si­do pa­ra el bien de to­dos nues­tros her­ma­nos en la hu­ma­ni­dad.

Si us­ted só­lo pien­sa en acu­mu­lar bie­nes, pen­san­do cuan­do mu­cho en la he­ren­cia que de­ja­rá a los hi­jos, dé­se cuen­ta que Dios no le dio bie­nes y tra­ba­jo só­lo pa­ra eso. Tal vez us­ted es­té gas­tan­do di­ne­ro que Dios le dio a ad­mi­nis­trar en fun­ción de otros que no lo tie­nen, por eso se­ña­la hoy el Evan­ge­lio que el di­ne­ro no es su­yo, de us­ted es el ser ge­ne­ro­so, el ayu­dar a los que no tie­nen (aun­que pien­se que son flo­jos), pues los bie­nes de la tie­rra son pa­ra to­dos.

Dios al crear el mun­do no creo po­bres y ri­cos, ni cla­se me­dia al­ta ni me­dia ba­ja; so­mos los hom­bres que con nues­tras in­jus­ti­cias, egoís­mos, ro­bos, abu­sos quie­nes he­mos des­trui­do el plan de Dios. Oja­lá Je­sús le to­que el co­ra­zón y us­ted no se cie­rre a re­fle­xio­nar en las pa­la­bras que hoy Dios le di­ri­ge, son pa­ra us­ted.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.