LI­BRA

(Del 24 de sep. al 23 de oct.)

El mundo de Tecamachalco - - Tu Buena Estrella -

Las emo­cio­nes es­ta­rán por en­ci­ma de to­do. Hoy se­réis va­sa­llos de vues­tro co­ra­zón y que­da­réis a las ór­de­nes de su convenir. En cuan­to al di­ne­ro, es pro­ba­ble que re­ci­báis una ma­la no­ti­cia.

l hom­bre me­di­ta cuan­do al­go le preo­cu­pa de ver­dad, pe­ro tam­bién cuan­do las co­sas que le ocu­rren son fran­ca­men­te sen­sa­cio­na­les y lo se­gun­do es mi ca­so. In­ten­to bus­car un por qué a to­dos aque­llos acon­te­ci­mien­tos que me han en­dul­za­do la vi­da to­dos es­tos años atrás y me doy cuen­ta de que to­do for­ma par­te de un par de pa­la­bras…

Es­cri­bir Fe­liz­men­te. La es­cri­tu­ra es una lar­ga in­tros­pec­ción, es un via­je ha­cia las ca­ver­nas más os­cu­ras de la cons­cien­cia, una len­ta me­di­ta­ción. Yo es­cri­bo a tien­tas en el si­len­cio y por el ca­mino des­cu­bro par­tí­cu­las de ver­dad, pe­que­ños cris­ta­les que ca­ben en la pal­ma de una mano y jus­ti­fi­can mi pa­so por es­te mun­do.

Aque­llas es­cri­tu­ras en mis co­mien­zos no era tan bue­na, fue me­jo­ran­do con el tiem­po, igual que la fru­ta cuan­do ma­du­ra. Mis úl­ti­mos es­cri­tos son más ex­pre­si­vos, cam­bian­tes, son co­mo el re­pi­car de las cam­pa­nas, sus vi­bra­cio­nes son ca­pa­ces de ha­cer es­ca­par a acen­tos hon­dos, gra­ves, li­via­nos, agu­dos y som­bríos.

Así te lo he trans­mi­ti­do to­dos los días que es­cri­bo pa­ra ti. Nun­ca las cam­pa­nas di­cen lo mis­mo. Y nun­ca lo que di­cen lo di­cen de la mis­ma ma­ne­ra. En mis tex­tos he no­ta­do al­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.