Re­fle­xión

El Mundo de Tehuacán - - PORTADA - • Re­né Ce­sa

Al­bert Ca­mus ha des­cri­to co­mo po­cos el va­cío de la vi­da mo­nó­to­na de ca­da día. Es­cri­be así en El mito de Sí­si­fo: «Le­van­tar­se, tran­vía, cua­tro ho­ras de ofi­ci­na o de ta­ller, co­mi­da, tran­vía, cua­tro ho­ras de tra­ba­jo, des­can­so, dor­mir, y el lu­nes­mar­tes-miér­co­les-jue­ves­vier­nes-sá­ba­do, siem­pre el mis­mo rit­mo, si­guien­do el mis­mo ca­mino de siem­pre. Un día sur­ge el “por­qué” y to­do vuel­ve a co­men­zar en me­dio de ese can­san­cio te­ñi­do de ad­mi­ra­ción».

No es di­fí­cil sin­to­ni­zar con los sen­ti­mien­tos del es­cri­tor exis­ten­cia­lis­ta francés. A ve­ces es la vi­da mo­nó­to­na de ca­da día la que nos plan­tea en to­da su cru­de­za los in­te­rro­gan­tes más hon­dos de nues­tro ser: «To­do es­to, ¿pa­ra qué? ¿Por qué vi­vo? ¿Va­le la pe­na vi­vir así? ¿Tie­ne sen­ti­do es­ta vi­da?».

El ries­go es siem­pre la hui­da. En­ce­rrar­nos en la ocu­pa­ción de ca­da día sin más. Vi­vir sin in­te­rio­ri­dad, sin es­pi­ri­tua­li­dad. Ca­mi­nar sin brújula. No re­fle­xio­nar. Per­der in­clu­so el de­seo de vi­vir con más hon­du­ra, profundidad.

No es tan di­fí­cil vi­vir así. Bas­ta ha­cer lo que ha­cen ca­si to­dos. Se­guir la co­rrien­te. Vi­vir de ma­ne­ra me­cá­ni­ca. Sus­ti­tuir las exi­gen­cias más ra­di­ca­les del co­ra­zón por to­da cla­se de «ne­ce­si­da­des» su­per­fluas. No es­cu­char nin­gu­na otra voz. Per­ma­ne­cer sor­dos a cual­quier lla­ma­da pro­fun­da.

El re­la­to de la cu­ra­ción del sor­do­mu­do es una lla­ma­da a la aper­tu­ra y la co­mu­ni­ca­ción. Aquel hom­bre sor­do y mu­do, en­ce­rra­do en sí mis­mo, in­ca­paz de sa­lir de su ais­la­mien­to, ha de de­jar que Je­sús tra­ba­je sus oí­dos y su len­gua. La pa­la­bra de Je­sús re­sue­na tam­bién hoy co­mo un im­pe­ra­ti­vo pa­ra ca­da uno: «¡Ábre­te!».

Cuan­do no es­cu­cha los an­he­los más hu­ma­nos de su co­ra­zón, cuan­do no se abre al amor, cuan­do, en de­fi­ni­ti­va, se cie­rra al Mis­te­rio úl­ti­mo que los cre­yen­tes lla­ma­mos «Dios», la per­so­na se se­pa­ra de la vi­da, se cie­rra a la gra­cia y cie­ga las fuen­tes que le po­drían ha­cer vi­vir.

La so­le­dad se ha con­ver­ti­do en una de las pla­gas más gra­ves de nues­tra so­cie­dad. Los hom­bres cons­tru­yen puen­tes y au­to­pis­tas pa­ra co­mu­ni­car­se con más ra­pi­dez. Lan­zan sa­té­li­tes pa­ra trans­mi­tir to­da cla­se de on­das en­tre los con­ti­nen­tes. Se desa­rro­lla la te­le­fo­nía mó­vil y la co­mu­ni­ca­ción por Internet. Pe­ro mu­chas per­so­nas es­tán ca­da vez más so­las.

El con­tac­to hu­mano se ha en­fria­do en mu­chos ám­bi­tos de nues­tra so­cie­dad. La gen­te no se sien­te ape­nas res­pon­sa­ble de los de­más. Ca­da uno vi­ve en­ce­rra­do en su mun­do. No es fá­cil el re­ga­lo de la ver­da­de­ra amis­tad.

Hay quie­nes han per­di­do la ca­pa­ci­dad de lle­gar a un en­cuen­tro cá­li­do, cor­dial, sin­ce­ro. No son ya ca­pa­ces de aco­ger y amar sin­ce­ra­men­te a na­die, y no se sien­ten com­pren­di­dos ni ama­dos por na­die. Se re­la­cio­nan ca­da día con mu­cha gen­te, pe­ro en reali­dad no se en­cuen­tran con na­die. Vi­ven con el co­ra­zón blo­quea­do. Ce­rra­dos a Dios y ce­rra­dos a los de­más.

Se­gún el re­la­to evan­gé­li­co, pa­ra li­be­rar al sor­do­mu­do de su en­fer­me­dad, Je­sús le pi­de su co­la­bo­ra­ción: «Ábre­te». ¿No es es­ta la in­vi­ta­ción que he­mos de es­cu­char tam­bién hoy pa­ra res­ca­tar nues­tro co­ra­zón del ais­la­mien­to?

Sin du­da, las cau­sas de es­ta fal­ta de co­mu­ni­ca­ción son muy di­ver­sas, pe­ro, con fre­cuen­cia, tie­nen su raíz en nues­tro pe­ca­do. Cuan­do ac­tua­mos egoís­ta­men­te nos ale­ja­mos de los de­más, nos se­pa­ra­mos de la vi­da y nos en­ce­rra­mos en no­so­tros mis­mos. Que­rien­do de­fen­der nues­tra pro­pia li­ber­tad e in­de­pen­den­cia cae­mos en el ries­go de vi­vir ca­da vez más so­los.

Sin du­da es bueno apren­der nue­vas téc­ni­cas de co­mu­ni­ca­ción, pe­ro he­mos de apren­der, an­tes que na­da, a abrir­nos a la amis­tad y al amor ver­da­de­ro. El egoís­mo, la des­con­fian­za y la in­so­li­da­ri­dad son tam­bién hoy lo que más nos se­pa­ra y aís­la a unos de otros. Por ello, la con­ver­sión al amor es ca­mino in­dis­pen­sa­ble pa­ra es­ca­par de la so­le­dad. El que se abre al amor del Pa­dre y a los her­ma­nos no es­tá so­lo. Vi­ve de ma­ne­ra solidaria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.