El li­bro de un hom­bre so­lo

El Mundo de Tehuacán - - PORTADA - • Gino de Gas­pe­rín

Chi­na, ese in­men­so país de más de mil mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, vi­vió en la se­gun­da mi­tad del si­glo XX (1966-1976) una in­men­sa re­vo­lu­ción eco­nó­mi­ca, po­lí­ti­ca y “cul­tu­ral” en­ca­be­za­da por Mao Ze­dong (Tse Tung). Esa re­vo­lu­ción, pre­ce­di­da por el lla­ma­do “Gran Sal­to ade­lan­te” (1958), pre­go­na­da co­mo una al­ter­na­ti­va al mar­xis­mo de los paí­ses de atrás de la cor­ti­na de hie­rro y al ca­pi­ta­lis­mo oc­ci­den­tal, se con­vir­tió en una ver­da­de­ra catástrofe: mu­rie­ron de hambre mi­llo­nes de chi­nos y fue­ron con­cul­ca­das to­das las li­ber­ta­des en aras de una su­pues­ta su­pre­sión de cla­ses y de la con­se­cuen­te “dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do”, que pron­to se re­ve­ló co­mo una gran dic­ta­du­ra del Par­ti­do. Fi­nal­men­te, to­do cul­mi­nó con la muer­te de Mao y aho­ra Chi­na tie­ne el per­fil de un país con­su­mis­ta e im­pe­ria­lis­ta, glo­ba­li­za­do y tras­na­cio­nal.

Es­ta épo­ca, sus re­vo­lu­cio­nes y las tri­bu­la­cio­nes de un hom­bre “re­bel­de”, for­man la mé­du­la de El li­bro de un hom­bre so­lo, es­cri­to por Gao Xing­jian, quien re­ci­bió el No­bel de Li­te­ra­tu­ra en el año 2000. Tes­ti­mo­nio que, le­jos de su­mar­se a una li­te­ra­tu­ra de ma­sa­cres y la­men­tos, des­cri­be las tri­bu­la­cio­nes del mis­mo au­tor ba­jo la ti­ra­nía del maoís­mo con par­si­mo­nia, ecua­ni­mi­dad y un silencioso e in­men­so do­lor.

Des­pués de pre­sen­ciar y vi­vir la caí­da y ani­qui­la­mien­to de to­dos sus co­no­ci­dos y ami­gos, acu­sa­dos unos y otros de per­te­ne­cer a al­gu­na de las “ca­te­go­rías ne­gras” (te­rra­te­nien­tes, cam­pe­si­nos ri­cos, con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios, enemi­gos pú­bli­cos y de­re­chis­tas), la muer­te de su ma­dre en una de las co­mu­nas de “re­edu­ca­ción por el tra­ba­jo” y de ver a su pa­dre aco­sa­do por car­gar en su pa­sa­do un fa­vor que hi­zo a un com­pa­ñe­ro de tra­ba­jo y que es ca­ta­lo­ga­do de al­ta trai­ción, Gao bus­ca­rá so­bre­vi­vir en ese mun­do de opre­sión adop­tan­do la “más­ca­ra” de pa­ya­so: ala­ban­do y gri­tan­do los es­ló­ga­nes que le per­mi­tan elu­dir la per­se­cu­ción, la di­fa­ma­ción y, fi­nal­men­te, el lin­cha­mien­to po­lí­ti­co. Sin em­bar­go, lle­ga­rá el mo­men­to en que su papel de com­par­sa ya no le sea su­fi­cien­te y, per­se­gui­do de cer­ca por los es­bi­rros del Par­ti­do, se re­fu­gia­rá en una co­mu­na agrí­co­la, tra­ba­jan­do en los arro­za­les has­ta que su in­tere­sa­da amis­tad con un lí­der po­lí­ti­co lo­cal lo lle­va a ejer­cer de maes­tro im­pro­vi­sa­do de una aban­do­na­da es­cue­la ru­ral.

Fra­ca­sa­do en su ma­tri­mo­nio, sus bre­ves y es­po­rá­di­cas re­la­cio­nes con mu­je­res le sir­ven de vál­vu­las de es­ca­pe. Mien­tras vi­ve en la Chi­na con­ti­nen­tal, es­tos en­cuen­tros for­tui­tos siem­pre se dan de for­ma clan­des­ti­na y a sal­to de ma­ta, pues el Par­ti­do lo con­tro­la to­do, in­clu­so la vi­da se­xual de las per­so­nas. Pe­ro, una vez ubi­ca­do en el ex­te­rior, sus fre­cuen­tes e im­pe­tuo­sas vi­ven­cias eró­ti­cas re­ve­la­rán la bús­que­da y afian­za­mien­to de su li­ber­tad, de su es­pí­ri­tu re­bel­de, de su in­ten­so amor a la vi­da.

La no­ve­la es na­rra­da en for­ma au­to­bio­grá­fi­ca, en don­de el pro­ta­go­nis­ta se des­do­bla en un “él” que re­pre­sen­ta el pa­sa­do y un “tú” re­pre­sen­tan­do el pre­sen­te. En ella Gao nos ha­bla de mi­les de in­di­vi­duos que son ve­ja­dos por las ca­la­mi­da­des po­lí­ti­cas, la­va­dos del ce­re­bro e idio­ti­za­dos por una “doc­tri­na” de ín­do­le to­ta­li­ta­ria. Di­ce: “Se pue­de es­tran­gu­lar a un hom­bre, pe­ro, sea cual sea su de­bi­li­dad, no se pue­de es­tran­gu­lar su dig­ni­dad. Si el hom­bre es hom­bre es por­que po­see un mí­ni­mo de dig­ni­dad per­so­nal que na­die pue­de ani­qui­lar. Aun­que el hom­bre sea co­mo un gu­sano, sa­be­mos que ese in­sec­to tie­ne una dig­ni­dad; si lo aplas­ta­mos, an­tes de mo­rir pue­de ha­cer­se el muer­to, de­ba­tir­se, in­ten­tar huir, y la dig­ni­dad del in­sec­to no se pue­de des­truir (...) Si no hay otro mo­do de pro­te­ger­la, si no lo ma­tan ni se sui­ci­da, si no tie­nes ga­nas de mo­rir, so­lo le queda la huí­da” (pág.483).

Gao huye de Chi­na, huye de la má­qui­na ani­qui­la­do­ra que pre­ten­de usur­par­le ese re­duc­to de con­cien­cia de la exis­ten­cia y, ubi­ca­do en un es­pa­cio li­bre, sin ti­rano a la vis­ta, aun­que ya vie­jo, se sien­te con la su­fi­cien­te ener­gía pa­ra “trans­for­mar lo po­dri­do en al­go ma­ra­vi­llo­so”. Por eso, la no­ve­la, aun­que cru­da y tris­te, es un can­to de amor a la vi­da, en el que el au­tor ex­po­ne la tra­ge­dia de la de­bi­li­dad de la na­tu­ra­le­za hu­ma­na y mues­tra la gran com­pa­sión que sien­te por esa de­bi­li­dad. Por es­te mo­ti­vo nun­ca juz­ga a quie­nes guar­dan ate­rro­ri­za­do si­len­cio an­te las falsas acu­sa­cio­nes y an­te las abo­mi­na­cio­nes que se co­me­ten a propósito de las “de­pu­ra­cio­nes” del Par­ti­do.

Cuan­do, una vez muer­to Mao, des­fi­la pa­ra ver por pri­me­ra y úni­ca vez a quien les lle­nó la vi­da de pe­na­li­da­des a mi­llo­nes de chi­nos, Gao sim­ple­men­te di­rá: “des­de lue­go, no eres mi ami­go” y, en paz con­si­go mis­mo y con su pa­sa­do, bus­ca­rá en el exi­lio re­em­pren­der la vi­da por la que siem­pre lu­chó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.